Típicos personajes de una fiesta de disfraces

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace un par de años, las fiestas de disfraces estuvieron muy de moda en Mendoza. Evento o agasajo, los anfitriones utilizaban esta temática. Afortunadamente, como toda gran moda, eso pasó y hoy en día, a pesar que no es algo vigente en su plenitud, de vez en cuando nos topamos con alguna.

Y como en todo lugar y reunión, siempre nos vamos a encontrar con especímenes particulares. Acá les detallaré los principales:

1. La rica de uniforme
Estas señoritas de ante mano saben que basta con una minifalda estilo escocesa, una camisa con la mitad de los botones prendidos, una corbata y un par de colines para ser las deseadas de la noche. Generalmente no se les toca un pelo a lo largo de toda la fiesta, ya que su único objetivo es calentar entrepiernas masculinas y alguna que otra femenina. También cuentan: las policías, secretarias, gatitas, mucama y alguna que otra heroína.

Photobucket

2. El tonto mala onda
Este es el tipo de personas que no hay que invitar jamás, por más que sea el novio de tu amiga, el hermano de la que organiza o el dueño de la casa. Mientras que la mayoría de los invitados se rompe el lomo para alquilar un disfraz o crearlo con utensilios hogareños, este tontito cae sin disfraz. Y no solo eso, si no que arrastra con él a algún amigo falto de personalidad para que no lo deje en banda y ser el único “bien vestido”.

3. El facherito boludazo
Pseudo trabadito nivel tres meses de gym, está deseoso por mostrar sus primeros musculitos que ni él sabía que tenía. Elije disfraces que llevan poco atuendo, sin importar la época del año. Los preferidos por estos salamines son: el boxeador, el salvavidas, tarzán en su peor época, luchador de catch mexicano.

Photobucket

4. El de la producción hollywoodense
Este flaco desde el primer momento que se enteró de la fiesta, hace meses atrás, no hizo más que buscar mil opciones de disfraces. Después de encontrar alguna que le parezca, recorrió todas las tiendas donde se pueden alquilar, pero claramente ninguno está a su altura y nivel, asi que decide hacerlo por su propia cuenta. Pide licencia en el laburo, deja de comer con la familia y hasta resigna las salidas de los 3 fines de semanas previos a la fiesta para hacer lo mejor de lo mejor. En la fiesta se torna histérico, ya que al llamar la atención por la excelencia de su producción todos quieren sacarse una foto con él, y al grito de “no me lo toquen que se desarma” se queda en un rincón donde le dé la luz cual objeto de museo. Encontramos a personajes de películas de ciencia ficción, muebles de hogar y alguna temática popular.

Photobucket

5. La inocente palomita
Estas señoritas pasan desapercibidas gran parte de la noche. Muchas veces se las recuerda recién al ver las fotos. Elijen disfraces de abejita, hada madrina, doctora o enfermera. Pero ojo, son la mejor opción para tirotear. Contrariamente a las ricas de uniforme, éstas si van al frente.

6. El todo por dos pesos
Infaltables y hasta necesarios para potenciar el resto de los disfraces. Hay dos ramas de estos pesonajes: los ratas y los que decidieron 27 minutos antes asistir a la fiesta. Los ratas jamás se les cruzaría gastar un peso en alquilar un disfraz o utilizar algo de valor que tengan en la casa. Los más elegidos son: súper héroes, elementos cotidianos del hogar, algún personaje medio pelo.  Los indecisos que lo dejaron para último momento ni siquiera se gastan en armarse algo. Se visten con lo que encuentran en el placar y asumen ser “algo”. Los destacados son: hippie, rockero, político.

Photobucket

7. Los indescifrables
Estos personajes se pasan más tiempo de la fiesta explicando que o quienes son que bailando o tomando algún trago. De producción media, llegaron totalmente ilucionados al lugar pensado que iban a robar todas las miradas y lo único que lograron es que el resto los mire de reojo y de forma extraña intentando adivinar qué quisieron hacer.

Photobucket

8. Ingeniosos 100%
Los verdaderos vedettes de la noche. Pueden ser armados con un alto presupuesto o simplemente con dos boludeces. Algunas veces utilizados en pareja para que sea más gracioso y llamativo. No les interesa si su disfraz termina en óptimas condiciones y listo para la basura. El objetivo es hacer reír a la gente y claramente lo logran. Acá algunos ejemplos:

Photobucket
Photobucket
Photobucket

Fuente de las imágenes:
www.terra.es
www.dogguie.com 

También podes leer:
Un 20N más parecido al 17O que al 8N 

El año pasado escribíamos:
101 Personas odiosas (del 71 al 80)

ETIQUETAS: