Zooficina: la fauna laboral que nos bancamos a diario

El mundo laboral es un universo muy amplio, lleno de gente que te puede caer bien, mal o más o menos. Cada oficina o lugar de trabajo tiene sus particularidades: está la gente que es colaboradora, la que es simpática, la que habla mal de todos,etc. Haciendo un paralelismo con cualquier ecosistema, podríamos encasillar cada uno de estos seres con un animal específico, con características únicas que lo hacen fácilmente detectable. Acá vamos a nombrar a algunos de ellos y te vas a dar cuenta que todos o la gran mayoría están en tu laburo.

LA VÍBORA (reptilius habladorus)

Animal que abunda en todo ecosistema laboral. La mina se encarga de hablar mal de todos dependiendo de quien la escuche. Se sabe la vida de todos y tiene una opinión de todos los animales. Le encanta escuchar conversaciones y después contarlas a los otros. Vieja solterona con poca actividad sexual. Le encanta Arjona.

LA MORSA (gordinis pajus)

El clásico gordo estaqueado a su silla. Se clava una docena de tortitas cada mañana, y labura sin molestar a nadie. Es el tipo que todos quieren, el gordo bueno. Fanático de series y películas tipo Star Wars. Se baja porno a escondidas. Vive con la madre.

EL GAVILAN (pajerus violinis)

El clásico espécimen en constante ánimo de copular. El tipo vive para cortejar al resto de las hembras de la oficina con el sólo objetivo de ponerla. Vive tirando palos a todas, dejándoles mensajitos, regalando chocolates. Todas lo consideran un pajero y no le dan ni la hora, pero el tipo insiste a morir. No la pone nunca.

LA ZORRA (bombachus flojus)

Hembra que se dedica a la seducción del resto de la manada. Nadie sabe como con su corta inteligencia llegó al puesto que ocupa, pero los estudiosos revelan que realiza un práctica propia de su especie que consiste en arrodillarse ante el León, o jefe de la manada y lamer ciertas partes corporales para seducirlo. Se viste provocativa y calienta a todos con el fin de sentirse deseada. Sólo concreta si eso supone un ascenso en la escala de poder del ecosistema.

EL CHIMPANCÉ (macacus boludus)

Animal encargado de molestar al resto. Su característica principal es el humor boludo e irritante, casi aniñado. El resto de la manada no lo soporta y es excluido de los after office porque les hace pasar vergüenza todo el tiempo. Se la pasa mandando boludeces por wasap y no labura nunca. Es amigo del jefe.

EL ZORRO (falsus garcus)

De los animales más vivos del ecosistema. Depende con quien este es como se comporta. Actúa según su propia conveniencia y todo lo que hace es para subir en la escala y serrucharle el piso a los que están arriba. Siempre esta afuera de los quilombos, pero aporta desde afuera para crearlos. Se la da de amigo pero es terrible garca.

LA PANTERA (negrus habilidosus)

El clásico que no sabes que hace dentro de la empresa. Se la pasa caminando por los pasillos y en facebook, pero de laburar ni hablar. No pertenece a ningún sector, ni tiene jefe. Pero el negro juega al fútbol como nadie, corre la cancha que da miedo, y hace 3 años que les hace ganar el torneo interempresas,y con eso justifica su presencia.

LA HARPÍA (viejus rompebolus)

Especie milenaria dentro de la compañía. Lleva 40 años trabajando en la empresa y cree saberselas todas. Te trata como si fueras un inútil y esta arriba de todo el mundo destacando los errores y diciendo frases como «esto antes no pasaba» o «años anteriores esto se hacia mejor». Rompebolas por naturaleza. Tienen nombres como Hilda o Miriam.

Estos son algunos de los tantos especímenes que podemos encontrar en nuestros trabajos. Seguramente hay miles más, así que los invito a comentar en la nota los que conozcan. ¡Hasta la próxima!

ETIQUETAS: