Poema a la mujer Mendolotuda

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Novel escritora, paladina de la justicia y defensora acérrima de los derechos femeninos! Etarra argentina, con vista hacia el frente y sabedora de sus dotes fisicos y culturales. 

Poseedora de una belleza tal, que hasta los jilgueros que la cruzan a su vuelo, tímidos cambian sus curso para no ser opacados por los halos de sus destellos. 

Caminante de conocimientos, aventurera del pensamiento, buscadora de verdades irredimibles y seductora de incorruptibles mentes sagaces. 

Redentora de la femineidad perdida en la noche de los estereotipos pétreos, capitana de causas en ciernes que con su sola presencia maduran hasta el florecimiento. 

Motor pujante de ideas propias y ajenas, enloquecedora de mentes sedentarias, nómade espiritual, lider natural. 

Aromas a desafío, recreación para la vista entrenada, trofeo de popes, asesina de injustos, sicaria de incultos, noble de corazón. 

Lírica en sus palabras, que convierten cualquier texto burdo y robado en poesía postmoderna que descansa en ideales y en ideas. 

Mujer sabida y sabia… niña para con los niños, adultera para con los adultos, sensualidad exudada entre poros abiertos por la mente. 

Conductora del tren de la locura cuando se recorren lento y callado cada uno de los centímetros de su cuerpo, destripadora de infieles, amazona… 

No quedan ya lugares para los tímidos ni los pusilánimes, y sospecho que tampoco para los débiles, maestra de la calle, profesora de catedráticos, experta en provocación. 

Solo sus caricias recuerdo en mis delirios provocados, traerla a la memoria es abrirse a las lágrimas que reflejan el dolor de su ausencia. 

Su solo recuerdo estremece mis entrañas, dejando el gusto amargo que siento cada vez que la veo partir… 

Firmeza y seguridad en su andar, mientras bailan sus caderas al ritmo de tus ojos y pensás otra vez mas… ¿será real? ¿Será mi imaginación? ¿O tan solo será un personaje?

También podes leer:
Vete Dimia

El año pasado escribíamos:
¿Cómo sería la Vendimia de no ser en Mendoza?

ETIQUETAS: