¡Sorprendente! Inventan en Dorrego un revolvedor con forma de destornillador

La vida está llena de sorpresas. Justamente ayer iba caminando por plena Plaza Independencia y una paloma me propició de una «sorpresa». Sorpresa es un chiste fácil (no hace falta que haga referencia a ello). Sorpresa es eso que nos encontramos cuando vemos a la luz del día a la chica que conocimos la noche anterior en el boliche. Y sopresas nos dá la vida, la vida nos dá sorpresas… como este nuevo invento.

El del colega, ingeniero él, Granadino Sempron (dorreguino por naturaleza) ha inventado un dispositivo que ayudará a quien lo use para revolver su propia comida o la del que quiera, a sin tener que recurrir a las tan comunes cucharas de distinto material. El artefacto, que tiene la forma de un destornillador, viene en dos modelos: con punta de estrella o plana. “Además el mango es de plástico porque así no pasa la corriente”, explicaba el inventor a los medios.

Sempron se ha sorprendido cuando los periodistas que han acudido a la presentación del producto -ligeramente más caro que un destornillador- le han preguntado si servía para colgar estanterías: “Tornillos no lo sé, lo que está claro es que sirve para desatornillar comida pegada…jo…jo…jo.”, ha dicho entre risas.

Concebir el revolvedor actual no ha sido fácil. Sempron pasó un año desarrollando un prototipo que, según él, funcionaba mejor que el actual. Creyó, sin embargo, que podía provocar rechazo entre los consumidores dado que era idéntico a un tipo de cuchara marciana.

En un futuro, el ingeniero espera lanzar al mercado unos batidores  con forma de cucharilla de helado, un papel que no es de diario para encender asados y unos pañuelos descartables con forma de servilletas descartables.

ETIQUETAS: