9 actitudes de galán que derriten a cualquier mujer

En un mundo dirigido por el reggaeton, las fotos hot, la cola de la Kardashian, las infidelidades y el libertinaje social, se hace más fácil adoptar un comportamiento inadaptado, pero ¡atención caballeros! Las mujeres nos merecemos respeto y galantería de vuestra merced. Hoy en día muuuuchas de las buenas maneras de antaño han desaparecido del mapa de la vida cotidiana y la verdad, es lamentable. Señores, si ustedes comparten éste punto de vista, acá les dejo las 9 actitudes a tomar para cambiar las cosas.
1. Abrirnos la puerta y dejarnos entrar

Esta es una regla de elegancia de base y por lo tanto, numerosos canallas la pasan por alto. La teoría dice que el hombre pasa antes para hacer el esfuerzo de abrir la puerta y para prevenir a la mujer de cualquier daño que pueda haber al interior. El verdadero gentleman debe también tenerla una vez que la pasó al solo fin de que la mujer pueda pasar sin que se le cierre en la cara.

2. Darnos el último bocado

Muchos afirman que la comida es sagrada para un hombre. Por eso, cuando el Príncipe encantador a nuestro lado piensa dejarnos el último bocado, significa que él nos ama más que a cualquier delicia culinaria. Por más que se transforme en un momento irrepetible, para nosotras es maravilloso.

3. Pasar tiempo con nuestra familia

Un hombre que muestra interés por nuestras (muchas veces desfavorecidas) fotos de infancia, que lleva a jugar al futbol a nuestro hermanito, que elogia la comida de nuestra madre, es un HOMBRE, así, con mayúsculas. Así, nuestro ‘querido’ muestra que su mujer es lo más importante para él y que su familia le importa, también. Son los pequeños gestos que dicen grandes cosas sobre sus intenciones. No conozco a ninguna mujer a la cual estos pequeños gestos no la derritan.

4. Mirar juntos « películas de mujeres »

Cuando un caballero mira voluntariamente una película, serie o emisión de televisión de mujeres con su señorita sabiendo que eso le encanta, gana muchos puntos, sobre todo si lo hace sin pelear, poner cara de asco o sin esperar ALGO a cambio.

5. Enviarnos flores

No les hablo de un bouquet de $500 para el día de los enamorados. Me refiero más que nada a esa rosa, orquídea, flores de paraíso sombrilla o clavelillo que el caballero toma entrando a la casa porque él piensa siempre en su mujer y quiere hacerla feliz. Las mujeres amamos estas iniciativas… ¡piensen, piensen… PIENSEN!

6. En la vereda, caminar del lado de la acequia – En la calle, ponerse del lado de la marcha de los autos

La primera que vez que un hombre haga esto, la mujer va a quedar sorprendida. Posteriormente, ella se va a preguntar si alguien ha ya pensado en cuidarla de esa manera. En efecto, muy pocas personas lo hacen y por lo tanto es un signo de protección innegable. El hombre se posiciona sobre el exterior de la vereda o del lado de la marcha de los autos para estar en el frente de batalla por si existe algún peligro y así guardarnos en seguridad. Muy romántico, ¿verdad?

7. Besarnos la frente

Lo que es seguro, Señoritas, es que si vamos a una cita romántica y el hombre actúa de esa manera, significa que él tiene una gran afección por una (y quizás, también sentimientos). Y si estamos en una relación de mucho tiempo ya, este gesto significa protección, respeto y amor.

8. Bajarse en la estación de servicio para cargar combustible

Un poco parecido al hecho de caminar del lado exterior de la vereda, hacer esto puede sorprender también a la mujer la primera vez que suceda. En teoría, que sea el hombre que haga el esfuerzo de levantare, de abrir el tanque y mejor aún, pagar la cuenta es de un verdadero gentleman. El sentido es que lo hace también para que la mujer no pueda eventualmente ensuciarse las manos o la ropa bajando a la estación, y mucho menos, dejar que se sienta incómoda ante las miradas libidinosas de los hombres que frecuentan las estaciones.

9. Ayudarnos a ponernos el saco

Evidentemente, las mujeres somos capaces de vestirnos solas, pero ésta no es la idea. Es terriblemente gentil y muy elegante sostener el abrigo de la dama de la espalda para pueda pasar los brazos en las mangas más fácilmente. Igualmente, es de caballero que el hombre nos de su chaqueta o sweater si tenemos frío sin siquiera tener que pedírselo.

Con estos pequeños gestos de atención, un hombre muestra que él está presente para su mujer y que él la ama. La lista es interminable y las actitudes son hermosas. ¡Atención Señores! Ésta pequeña guía del perfecto caballero es preferible aplicarla lo más pronto posible… ¡Nosotras lo merecemos!

 

ETIQUETAS: