Agrupación feminista «Hasta la Histeria Siempre» genera caos en el microcentro mendocino.

Unas 30 personas se reunieron en pleno centro mendocino para reclamar cosas que nadie saber el porqué, lo que sí se realizó con una colorida movilización que alteró el tránsito en una tarde calurosa.

Desde las 17 la agrupación social «Hasta la Histeria Siempre» se concentró en San Martín y Garibaldi, de Ciudad, para resaltar la importancia de los pedidos que realizan habitualmente y no son llevados a cabo. Además, reclamaron la sanción de el «no» cumplimiento de estas solicitudes.

“Nos manifestamos por todos los derechos de las mujeres histéricas (que son todas) y pedimos que se termine la tomada de pelo cuando pedimos un flan con crema a las 5 am y no somos satisfechas por tal motivo. También pedimos en Mendoza el derecho al manejo de fondos maritales para poder hacer lo que se nos antoje cuando se nos antoje», afirmó María Mirameynometoques Alonso, de la agrupación social «Histeria para Todas».

“A pesar de que la presidenta es mujer, las argentinos aun no hemos conquistado ese derecho elemental del llevado de apunte a TODO lo que queramos y que afecta principalmente a mujeres de sectores populares y trabajadores. También pedimos la separación total de la escuela de Psicología Postmodernista con sede en Chacras de Coria» afirmó María.

Al ritmo de redoblantes y tambores de una murga y con cánticos alusivos trataban de sumar mendocinas a esto, pero como hablaban todas a la vez y no se les entendía un pomo, poco claro les llegaba el mensaje a las transeúntes.

La jornada sirvió para instalar en forma pública la situación de hiteriqueo de género, que en la primera mitad de 2010 provocó la separación de 374.283 parejas en todo el país.

Todas coinciden en que la única posibilidad que tienen las mujeres de llevar a cabo sus necesidades sin causa es prometiéndoles una felatio a su pareja.

“Hay que lograr que esas mujeres sean visibles y que no lleguen a hacer cosas con desenlaces sexuales. Lamentablemente en municipios y comisarías no hay oficinas preparadas para denunciar estos casos y una mujer termina obteniendo lo que quiere si promete desenlaces sexuales. Al fin y al cabo los hombres siempre quieren desenlaces sexuales» afirmaba María.

Un stand ubicado en el punto neurálgico de la ciudad repartió folletos a los transeúntes, que entre sonrisas y miradas de asombro se alejaban al ver una movilización de histéricas.

ETIQUETAS: