Analizando al político de turno: hoy Ministro de Turismo, Javier Espina

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hola, he vuelto.

Uno cuando se va de viaje, más todavía relacionados a post grados y finalizaciones de estudios complementarios afines a la carrera, ya sean doctorados o MBA, vuelve siempre más lúcido, con nuevas ideas, abierto a pensamientos diferentes, con mayor poder de análisis.

Bueno, no es mi caso. Cobré el último paciente y me fui de gira por Europa. Noches de excesos lograron quitarme varios años de encima. Además, recién llegado a Mendoza, siento que se menos que antes, pero no importa.

En este retorno, voy a comenzar a analizar, mediante un elaborado cuestionario de 10 preguntas previamente estudiadas, lo que ocultan distintas personalidades de la provincia.

Esta vez voy a dejar de lado la farándula para estudiar más a fondo los cerebelos de diferentes políticos. En este primer psicoanálisis se verá analizado ni más ni menos que nuestro ministro de turismo, Javier Espina.

Primero una breve ficha técnica.

Les narraré desde el principio cómo tomé contacto con el ministro.

– Tuuuuuu… Tuuuuuuu… Tuuuuuuu… Hola?
– Si buenas tardes, con el señor Javier Espina por favor
– Un segundo, no me corte (- Viaaaajarrr, viajar no cuesta nada, volarrr, volar no cuest -) ¿Hola si?
– Si, soy yo de nuevo, parece que volvió la llam…
– Un segundo, no me corte (-Viaaaajarrr, viajar no cuesta nada, volarrr, volar no cuest -) ¿Hola si?
– ¿Hola señor Javier Espina?
– No habla su ascensor, he, digo, asesor. No me corte. ¿Quién lo busca?
– El psicólogo Freud Me(-Viaaaajarrr, viajar no cuesta nada, volarrr, volar no cuest -)
– ¿Hola si?
– Con el señor Javier Espina por favor
– Ha mire ud que casualidad, un hombre con su misma voz lo también lo andaba buscando. Un segundo, no me corte (-Viaaaajarrr, viajar no cuesta nada, volarrr, volar no cuest -)
– Tu-tu-tu-tu-tu

Decidí cortar y probar vía redes sociales. Por eso en twitter le mandé un DM que decía:

“Señor Javier Espina, soy un reconocido psicólogo y me gustaría analizarlo.”

A lo que respondió instantáneamente:

“Por favor se lo pido. Mi cel es 15X – XXX563, vivo en la calle xxxxx al 421 y estoy a vuestra merced”

Claramente esto me deja demostrado que muchas veces las redes sociales evitan pérdidas de tiempo. Y que además el señor Javier está inmerso en una esfera de sentimientos reprimidos deseosos por explotar.

Llegó muy puntual y, luego de presentarlo con mi diván (siempre fui de los que presentan a los muebles con personas extrañas) se reposó y comenzaron las preguntas.

A contunuación, cada una de ellas, con su respectiva respuesta y mi análisis de cada una.

1. ¿A dónde salías a bailar en tu juventud?
      Al Diablo, ¡lo mejor!

Bueno, acá podemos ver como un hombre grande extraña sus noches de juerga, descontrol y pérdida de conocimiento. Esto se ve expresado en su innecesaria necesidad de expresar con signos de admiración y euforia su “¡lo mejor!”. Además se le habría piantado un lagrimón.

2. ¿Creés en los extraterrestres?
     Creo que vive gente en otros lados, que no se si son extraterrestres.

Acá no sé muy bien si comprendió la pregunta del todo. Claramente vive gente en otros lados. Es como decir, subir arriba o salir afuera. Acá focalizaré un punto interesante. Hay grandes posibilidades que al ser ministro de turismo, y viajar tanto y por tantos lados, haya perdido la noción espacio – tiempo no sabiendo interpretar que o quienes son realmente extraterrestres.

3. ¿Alguna vez has visto a algún fantasma?
     Estando en política, todos los días, conozco cada uno… mi Dios.

Con esta respuesta, estamos en posición de contar que nuestro ministro de turismo ha visto a “su Dios” afirmando que, además, este Dios es un fantasma.

 4. ¿Con el paso del tiempo crees que tus ex novias están mejor que cuando estabas con ellas?
        Para nada, todas necesitan chapa y pintura.

De manera casi indirecta y sin querer, pero mediante su subconsciente, nos devela una gran noticia: Javier Espina habría estado de novio con un Transformer.

5. ¿Si pudiéramos traer un dinosaurio a Mendoza, que nombre le pondrías?
      Dino.

Acá recae en la respuesta más fácil, rápida y sencilla a una pregunta que realmente buscaba potenciar su nivel de creatividad e imaginación.

6. ¿Creés realmente que es cierto la teoría que dos cabezazos en el área es gol?
      Tengo mis dudas, pero si le queda a Castillon y Ovolo, espero que se cumpla

Javier al parecer es un hombre lleno de dudas, como cuando uno se pregunta si el bicho libélula es alguasil o aguasil. Pero ojo, también demuestra que es un tipo paciente, porque espera, ¿Sentado? ¿Parado?

 7. ¿Si pudieras tener un superpoder cual sería y por qué?
       Volar, porque ando siempre apurado

Siempre apurado. Entonces… ¿por qué no eligió algún superpoder como deteder el tiempo? Quizás tenga algún recuerdo reprimido en su infancia que tenga que ver con los relojes. ¿Será uno de los tantos individuos que posee Tiempofobia?

8. Nombrá 5 discos que marcaron tu vida musical
    Grupos… Pedro y Pablo, Charlie, Fito, León Gieco, la Trova Cubana y muchos más.

Primeramente con esta respuesta pude percibir su dislexia entre la palabra “Grupo musical” y “Músico”. Luego tomé hincapié sobre cómo comenzó la respuesta: “grupos”.  Si yo le pregunto discos, ¿por qué me habla de grupos?

9. ¿Cuál creés que es tu don más potenciado?
      Comunicar.

Esta es una excelente excusa para no resaltar y afrontar su terrible adicción a twitter.

10. ¿Cómo llegaste a conocer esta genialidad llamada El Mendolotudo?
         La verdad ni idea, será Mdz.

Nuevamente las dudas aparecen en la vida de Javier. ¿Quién es? Soy yo. ¿Qué vienes a buscar? A Javier. Ya es tarde. ¿Por qué? Porque todavía no lo termino de analizar. Perdón, esto pasó en mi portero eléctrico y suelo escribir todo lo que pasa a mi alrededor cuando analizo. Vuela una mosca. Me siento. Respiro. Sigo.

Ya casi finalizando, no estaba muy seguro de poder realizar mi diagnóstico, asi que procedí a la utilización de las preguntas de Yapa.

A) ¿A que le tenés miedo?
       A traicionar mis principios.

No entendí lo que quiso decir, pero iba a quedar mal que le preguntara ya que acá el profesional que analiza soy yo, así que la dejé pasar como si nada.

B) ¿Cuál es tu mayor metida de pata?
      Creer que podía pasar un palo a través de una rueda de bicicleta, andando… pobre se mató…

Creo que estoy llegando al fondo de todo esto. Claramente la juventud de Javier fue muy traumática. “Pobre se mató”, con esto nos deja en claro que presenció el suicidio de un amigo suyo, quizás su mejor amigo, su nieri, ese que le confiaba todo.

C) ¿Alguna vez te agarraste a piñas en alguna gresca?
      Si por supuesto, pero siempre uno a uno, en verdad solo recuerdo dos veces, el tema que  el contrincante es hombre público y lo voy a dejar mal.

“Si por supuesto”. Desde el principio me quiere dejar en claro que es un hombre de los de antes, que invitan a duelos con pistolas en el amanecer. “Hombre público”, al parecer esta persona pertenecía a algún gremio estatal, ya que privado no era.

Bueno, he finalizado.

Javier se levanta, se retira y no me paga.

Resultado: Javier claramente posee una cantidad de recuerdos reprimidos que son innumerables. Vivió una infancia difícil viendo morir ante sus propios ojos a un gran amigo luego de volar desde su bicicleta, que quizás por eso le gustaría poseer el don de volar, para viajar en el tiempo y salvarlo. Luego en su juventud haber estado de novio con una robot, seguramente no es fácil, tal y como lo titulo en uno de mis libros “Estar de novio con una robot no es fácil”. Por eso se metió como ministro de turismo para viajar mucho y tratar de alejar estos fantasmas del pasado.  Su permanente miedo de no saber si la gente es extraterrestre o no ha derivado en diversos tics nerviosos. También me dejó en claro que conoce en persona a Dios, o como él lo llama, “su Dios” quién trabaja con él y es un fantasma. En el momento que intenté ondar sobre preferencias musicales, rápidamente me cambió el eje, derivando en “grupos” cuando le pregunté sobre discos. Y claro, si su amiguito lo dejó solo, que más quiere que hacer nuevos grupos de amigos.

Conclusión: Javier necesita nuevos amigos que llenen ese vació existencial que trae desde chico, alejarse de las mujeres robots y entender que “su Dios” también es el de todos los argentinos.

 

También podes leer:
Calle 13: “Hipótesis del Hombre Gladiador” 

El año pasado escribíamos:
Maldito Horóscopo Deluxe