Como sería la revista Cosmopolitan si fuese escrita por El Mendolotudo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El otro día nos llegó una nota para ser publicada en el Mendoza Escribe titulada “10 tips para tener a tu hombre rendido a tus pies”. La verdad que la nota era impecable, bien escrita, sin errores, sin malas palabras, sin agresiones, ni descalificativos, ni mala leche ni nada, tal cual al Enriquito Rosi le hubiese copado.

Pero… estaba de 10 para ser publicada en la Cosmopolitan, no en El Mendolotudo. Por ese motivo me tomé el atrevimiento a “tunear” un poquito la nota original y reversionarla para que quede adaptada a nuestro formato y bajo nuestra estricta línea editorial.

De todas formas va primero el tip de la versión “original” y luego como sería si la publicásemos en el Mendolotudo, cosa que hicimos porque somos re locos y tenemos las uñas re largas:

1- Estarás siempre dispuesta para la acción: Una mujer siempre tiene que estar dispuesta para su amor (como así ellos para nosotras), a menos que verdaderamente no podamos. Basta de dar esas viejas excusas de siempre: “Me duele la cabeza” o “Estoy muy cansada.” Pegate un buen revolcón y verás como sus efectos sedativos aliviarán todo dolor y harán que entres en un estado de calma y relajación, lo que te ayudará a tener un sueño feliz y reparador.

1- Tener la cochera abierta las 24hs para que él entre el auto y pruebe estacionar varias veces: Una mujer siempre tiene que tener la cochera disponible para que su marido estacione el auto (ya sea un fitito, una limousine o un camión recolector) a menos que verdaderamente el recinto este clausurado. Basta de dar esas viejas excusas de siempre: “Me están arreglando la vereda” o “Estoy de franco.” Levantá las barreras y vas a ver como el ingreso del vehículo aliviará todo malestar y hará que entres en un estado de calma y relajación, lo que te ayudará a tener un sueño feliz y reparador y hasta quizás le abrís una nueva entrada a la playa por colectora.

2- Usarás lencería hot: Nada de ponerte esas remeras gastadas que usas para dormir, dejalas para cuando estés sola. Si vas a tener una noche de combate pues, ¡prepárate para la guerra! Tienes que lucir hermosa y provocativa, sexy y sensual. ¿Quieres sorprenderlo y provocarlo más aún? Transfórmate en otra usando disfraces hot, tales como el de policía, guerrillera, colegiala… Te aseguro que él dará rienda suelta a su imaginación.

2- Invitalo a una fiesta de disfraces: Armale una fiesta de disfraces por la noche, pero nada de ponerte esas remeras gastadas de los Pinipón que usas para dormir, dejalas para cuando estés sola o para comer helado y verlo a Marcelo Ortiz. Si vas a tener una noche de combate pues, ¡preparate para la guerra! Tenes que lucir perra y provocativa, sexy y sensual, cual suripanta wiskera de antro de Tunuyán. Transfórmate en otra usando disfraces hot, tales como el de policía, guerrillera, colegiala… Te aseguro que él dará rienda suelta a su imaginación y te va a llenar el barrio de wachines.

3- Te depilarás totalmente el cavado: No existe nada más espantoso, antiestético, desagradable e incómodo que tener pelos ahí, en nuestra amiguita, eso ya quedó atrás, dejalo para tu mamá o tu abuela. ¡Sorpréndelo! Tienes que deshacerte de una buena vez, de todo pelo inservible. ¡Ellos los odian, sabelo! Cuando te le presentes, lo dejarás atónito. ¡Te adorará, mejor dicho “la” adorará! No podrá dejar de tocarte y se maravillará con la suavidad de tu piel, embarcándose en un mar de, quizás para él, nuevas y hermosas sensaciones.

3- Mantené el jardín bien podado y regadito: No existe nada más espantoso, antiestético, desagradable e incómodo que tener las champas crecidas en nuestro jardincito. Eso ya quedó atrás, dejalo para tu mamá o tu abuela que no tenían tiempo para dedicarse a la jardinería. ¡Sorpréndelo! Tenes que deshacerte de una buena vez, de toda crencha crecida o yuyo salvaje. ¡Ellos los odian, sabelo! Cuando le muestres el jardincito así… ¡Te va a adorar, mejor dicho “lo” adorará! No podrá dejar revolcarse en el suelo y se maravillará con la suavidad de tu césped, embarcándose en un mar de, quizás para él, nuevas y hermosas sensaciones. Es fija que te riega la maceta, te renueva la tierra y te  llena de semillas y plantitas.

4- Le susurrarás palabras y frases calientes: Nada más deserotizante para él que escuchar esas frases cursis y románticas al momento de la acción. Olvídate de la chica educadita, fina y delicada que eres y sé más directa y descarada (ojo tampoco el abuso), usando frases hot y palabras cargadas de sensualidad, que sean afrodisíacos dardos al oído. Esto es tan efectivo como acariciarlo para despertar su deseo. ¡Anímate! ¡Lo encenderás al instante!

4- Hace de cuenta que estas en la cancha y tu equipo se va al descenso: Nada más absurdo para el delantero que erra un gol que escuchar esas frases cursis y poco fobaleras al momento de la acción. Olvídate de la chica educadita, fina y delicada que sos y sé más directa y descarada (ojo tampoco el abuso), usando frases bien cochinas y palabras cargadas de groserías, que le levanten el ánimo al jugador o que al menos lo intimiden, como “¡metela forro!”, “¡haceme un gol de mitad de cancha!”, “¡cuidado que vas a hacer el gol en contra cochino!”, “¡aguanta la jugada que termina bien, mal garchado!”. Esto es tan efectivo como tirarle piedras para despertar su sed de victoria. ¡Anímate! ¡Lo encenderás al instante y seguramente te mete mínimo un 2 a 1!”

5- Verás películas xxx con él: A él le encantará compartir una de estas contigo. Nada de hacerte la santita, la tímida, la que cierra los ojos haciéndole creer que no querés mirar. ¡Por favor! ¡Si te morís de ganas! ¡Si te gustan tanto como a él! ¿Quieres ver a tu hombre arder en llamas? Pues no sólo verás la peli completita y atenta a los detalles, sino que imitarás a la protagonista y se lo harás saber diciéndole que le harás todas y cada una de las cosas que hizo la señorita.

5- Mirá películas de acción con él: A él le encanta ver películas porno solo y compartir una de acción con vos. Nada de hacerte la santita, la tímida, la que cierra los ojos haciéndole creer que no querés mirar. ¡Por favor! ¡Si te morís de ganas de cagarte a tiros con esos extraterrestres o romperle la mandíbula a ese boxeador ruso! ¡Si te gustan tanto como a él los tiritos y las piñas! ¿Quieres ver a tu hombre arder en llamas? Pues no sólo verás la peli completita y atenta a los detalles, sino que imitarás al bueno y se lo harás saber diciéndole que le harás todas y cada una de las cosas que le hizo el malo.

6- Le pondrás onda al sexo oral: Nada más desesperante para él que quieras y pretendas arreglarlo con unas pocas lamiditas y nada más. ¡No lo decepciones así! Él espera mucho más de vos, de manera que le harás una sesión como Dios manda hasta que él te diga “basta”, o hasta que veas que no aguante más. No olvides que es el momento en el que él se entrega por completo a vos. ¡Hacelo feliz!

6- Aprendé bien a comer chupetines: Nada más frustrante para un fabricante de chupetines que ver una mina que no sepa como se come, o que se lo deje en la boca hasta que se disuelva. ¡No lo decepciones así! Él espera mucho más de vos, de manera que le harás una ingestión como Fort manda hasta que él te diga “basta, bien lamido”, o hasta que veas que no aguante más de felicidad. No olvides que él le pone mucha onda a la elaboración, certifica normas ISO, tiene a sus empleados contentos, ayuda al pueblo donde está la fábrica y es un buen jefe. Si te ve comer bien el chupetín, seguramente le pondrá más empeño al producto y hasta lo rellene de yogur, para que sorbas el contenido.

7- Te tragarás el néctar del amor: Pocas cosas son más excitantes que esa deliciosa lluvia cósmica caiga sobre tu boca. ¡No lo desilusiones! Ni se te ocurra levantarte e ir a escupirla al baño, es lo peor que le puedes hacer, sería como clavarle una daga en su corazón. Más bien lo miras fijamente a los ojos, ya que él va a estar pendiente de lo que hagas, entonces te tragas el manjar. En ese momento se dará cuenta de cómo eres y quién eres… simplemente la mejor.

7- Te comerás la miel del panal: Pocas cosas son más ricas que esa deliciosa lluvia cósmica entrando a tu boca. ¡No la desparrames que hay poca y la abeja reina tarda en producir más! Ni se te ocurra ponérsela a un postre o al té, es lo peor que le podes hacer, sería como clavarle una daga en su corazón al pobre apicultor. Más bien lo miras fijamente a los ojos, ya que él va a estar pendiente de lo que hagas, entonces te la comes pura o te la untas en una tostada. En ese momento se dará cuenta de cómo sos y quién sos… simplemente la mejor come miel de Mendoza.

8- Probarás el sexo anal: ¿Sos de esas que se niegan rotundamente sin siquiera haberlo probado? ¿Por qué al menos no intentarlo? ¿Por qué negarte a lo que podría ser una experiencia maravillosa? Qué tal si después pienses “Tonta de mí, de lo que me estaba perdiendo.” En todo caso tené en cuenta que siempre podrás interrumpir todo aquello que te haga sentir mal o que no lo disfrutes. Ellos se enloquecen de tan sólo imaginarse la idea. Si él ya dejó de insistir sobre el tema debido a tu actitud negativa, es el momento de que te animes a proponérselo. No lo prives de una de las cosas que seguramente más adorará hacerte.

8- Dale la llave del local del fondo: ¿Sos de esas que se niegan rotundamente sin siquiera haberlo probado? ¿Por qué al menos no intentarlo? ¿Por qué negarte a lo que podría ser una experiencia maravillosa? ¿Por qué no le das la llave para que entre él y no te joda más? Qué tal si después penas “Tonta de mí, de lo que me estaba perdiendo, todo el día como una boluda abriendo yo cuando podría haber pasado solo” En todo caso tené en cuenta que siempre podrás interrumpir todo aquello, quitándole la llave o cambiando la cerradura. Ellos se enloquecen de tan sólo imaginarse la idea. Si él ya dejó de insistir sobre el tema debido a tu actitud negativa, es el momento de que te animes a proponérselo y llames al cerrajero. No lo prives de una de las cosas que seguramente más adorará hacer. ¡Además le podes pedir que te lo lave!

9- Le revelarás tus fantasías: Ellos mueren por saber con qué fantaseamos, qué tipo de cosas o situaciones nos gustaría cumplir. ¡Animate a contarle aquello que tanto deseas y le parecerá tan excitante que hará lo imposible por hacértelo realidad. Pero es importante hacer una aclaración y esto es crucial, ni loca cometas el gravísimo error de dar nombres, o mencionar a ese actor de cine que tanto te gusta y que te derrites por él, o a ese cantante que no puede estar más bueno y que se mueve tan sexy, ese que te afloja las rodillas y calienta tus sábanas. Porque si tu chico es sensible a esto, le romperás el corazón, estarías atentando contra su ego y no le será grato saber que su mujer se maquina con otros tipos.

9- Contale de viajes fantásticos: Ellos mueren por saber con qué lugares fantaseamos, qué tipo de cosas o situaciones nos gustaría cumplir, como pasearte por el Cañón del Colorado, que se adentre en tu bosque salvaje, escalar sus sierras y montañas, que sus ríos inunden tus cuencos vacíos, que sus vientos azoten tus dunas. ¡Animate a contarle aquellos viajes que tanto deseas y le parecerá tan excitante que hará lo imposible por hacértelo realidad! Pero es importante hacer una aclaración y esto es crucial, ni loca cometas el gravísimo error de nombrar lugares específicos, o mencionar a esa playa de cine que tanto te gusta y que te derretis por ir, o a esa ciudad que no puede estar más buena y que se mueve tan sexy, esa que te afloja las rodillas y calienta tus sábanas. Porque si tu chico no tiene guita para garparte tus lujos, le romperás el corazón, estarías atentando contra su ego y no le será grato saber que su mujer sueña con lugares que no puede pagar.

10- Harás silencio después del acto: ¿Terminó la batalla? ¡Pues cierra la boca! Ellos detestan que le hablemos, si pudieran amordazarnos para que en ese momento reine el silencio, lo harían, no te gastes en decirle esas frases cursis. ¡Ni siquiera te escucha! Él ya sabe cuánto lo amas y lo enamorada que estás, pero, ¿qué necesidad tienes de recordárselo justo cuando acaba de aterrizar de su viaje al paraíso? Más bien relájate en silencio y prolonga el increíble momento que acabas de pasar. No gastes energía hablando, mejor recupéralas para un segundo round.

10- No le hables al general una vez que eyectó los misiles: ¿Terminó la batalla? ¿Disparó todos sus misiles? ¡Entonces cerrá la boca! El general detesta que le hablemos, si pudieran amordazarnos para que en ese momento reine el silencio, lo harían, no te gastes en decirle esas frases cursis. ¡Ni siquiera te escucha! Él ya sabe cuántos van a morir y lo acongojada que estás, pero, ¿qué necesidad tenes de recordárselo justo cuando acaba de lanzar toda su artillería pesada? Más bien relájate en silencio y prolonga el increíble momento que acaba de pasar. No gastes energía hablando, mejor recupéralas para el contrataque. Seguramente habrá más de un soldado que debas reanimar y quizás esta vez puedan luchar sin casco.

Versión Original escrita por Lore para la sección:

Versión Tunneada…

También podes leer:
Cinco negocios garronazo que no te debes poner jamás

El año pasado escribíamos:
El poder del reggeae en los niños

ETIQUETAS: