Con María Conchita aprendemos permanentemente

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Haaaaaayy !! …. bueno después de una larga, prolongada y tediosa vuelta alrededor de mis estudios encontre lo que tenía las tres B (bueno, bonito y barato). Si si. En el lugar en donde yo estoy no habían muchas opciones de que estudiar y en donde. Hasta que descubrí que mi Host family y yo estabamos haciendo las cosas como el ogete. Para poder completar el programette tengo que cumplir con 6 creditos americanos universitarios que  en realidad son 72 horas, o sea que lo que necesito basicamente es un mugroso papel que diga» Pepa Honga vino y se sentó X cantidad de horas en una silla y escuchó al profesor y de paso amasó todos los kg de más que viene acumulando desde que llegó» (al margen eso me tiene mal … pero merece comentarlu otro dia). Resumiendo: Yo me había tragado otro cuento y estaba haciendo cualquier cosa menos lo que tenía que hacer.

Volviendo al tema.

Hace un par de semanas atrás me inscribí a Italiano, curso una vez por semana dos horas. Y como todo lugar nuevo una se siente medio nerviosa, a parte de que hasta mapa necesité llevar conmigo porque no me acordaba de como llegar hasta la universidad y después tenia que adivinar cual era el edificio que cohincidiera con el nombre del edificio que yo tenía en mis papeles( y si quieren vuelvo a escribir una vez más la palabra edificio como par repetir).

Bueno, llegué. Estacioné lo más cerca de la puerta que pude, asi por cualquier cosa si hay q correr mi auto está a pocos metros de la salida. Uno nunca sabe cuando necesita sus piernitas. Entré y lo primero que pensé fue «bien ahora tengo q encontrar el curso W317, asique ponete las pilas y poné a funcionar toda la materia gris que tenes adentro de tu cráneo». Había un cartel con todos los numero de los cursos y los pisos. Pero donde zorra estaba el curso que YO buscaba !!!?? Claro y como es de suponer que el gran culo que tengo no sirve para nada, el numero de mi curso no estaba en el cartelito de mierda. Para variar, no es que los numeros siguen una lógica al estilo «primer piso los 100, segundo los 200» NO aca todo como en una ensalada de frutas. Y yo paradita con mi cuadernito y mi cartera pensando «Fue buena idea poner el auto cerca, ahora es una buena situación para correr y dejar de sentirme un puto punto en la sociedad». Por suerte entró una señora con cara de buena y de tener una vida sufriendo, no por algo llevaba un bastón y lápiz rojo sobre su boca. Me preguntó si sabía donde estaba el elevator. Le dije que no, que no tenía idea «es mi priera vez acá y estaba buscando el numero de un curso pero veo que voy a tener que caminar todos los pisos buscandolo», ella se apiado de mí y me preguntó en que clase estaba, asique le conté que a Italiano y ella tambien !! ESAAAAAAA mi primer contacto fue con una mujer de 60 años la cuál iba a ser mi compañera. Buena onda jajaja. Después nos quedamos ahí charlando y llegaron como tres personas más entre 40 y 60 años. Me sentía una desubicada entre gente tan grande, pero me dije «clases para aprender de la vida y de paso cañazo italiano».

Subimos todos juntos como un grupo de universidad. Alguien encontró el curso y llegamos y había como muchas personas más ahí y empecé a sentirme mejor porque habían dos chicas de mi edad y una un poco más grande y mexicana. Fiuuuuuuuuuuuuuuuuu ….

Entró el profesor y se me calló de un solo hondazo la idea del Italiano sexy que te da clases y vos te babeas y pensas cosas… lindas claro, no sean mal pensados. Bueno, todo lo contrario. Profesor de unos 50 años, panza, camisa y bermuda. Comela nena !! Para ese tipo de sueños no hay tiempo!!

Cuando me senté en la mesa me di cuenta que yo era una de las tres personas que no tenían el libro de la clase. Porque SIEMPRE estoy entre el porcentaje que se olvida las cosas o que NUNCA se enteró de ellas. Probablemente porque el día que me fui a inscribir estaba con Torcuato y los chicos y la señora de atención al público no tuvo sexo en toda su vida y estaba resentida porque se le quemó la tostada en el desayuno.

Volviendo otra vez al tema: Sentadita compartieron un libro conmigo, y era raro porque la clase era en inglés e italiano, naturalmente yo escribía mis apuntes en italiano y español y todo empieza a ser un quilombo. No saben lo que me reía cuando intentan hacer la RRRRRRRRRRRRRRRRRR GENIAL ! Si soy muy forra pero me tengo que reir de algo.

Hasta el momento que nos tuvimos que presentar nadie se había dado cuenta que era extranjera, pero el profesor se encargó de decir «Tenemos una Argentina» … Ah macanudo te dicen! Creo que fui el centro de la clase durante 5 minutos. Sentía que mi cara iba a explotar porque estaba completamente roja. Todo porque tenemos una gran corriente inmigratoria de italianos y bla bla bla. Y no faltó el que  me preguntaro que mierda estoy haciendo acá. Y yo repitiendo mi discurso de cómo llegue a este lugar.

La clase se desarrolló de una manera normal, entendí el 85% de ella y el otro 15 % me encargué de preguntarlo. Despues de ser el centro por un rato terminás de perder la verguenza. En realidad la perdes cuando vas al ginecologo, pero por ocaciones vuelve. Es retroactiva creo yo.

Al último todos nos dijimos adios en italiano y salimos del curso.  Una semana despues me enfrente a mis clases de pintura, donde ahí soy la mas chica por un rango de casio 20 años. Eso si, imaginen que ya me mandaron un mail invitandome a un funeral.

ETIQUETAS: