Crónicas de un Mendolotudo: paseo inusual con un perro alzado

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1290

Día nublado, con lluvia, un poco fresco, al Mendolotudo le gusta este clima, es como lindo para pasear.

Sale del trabajo, se caga de frío porque no lleva campera, va caminando por Colón, siente ese vientito de invierno en la cara, aunque ya estamos en Noviembre y debería hacer calor.

Cuando llega a su casa le da de comer a su perro, mira tele, duerme una siesta, cuando se levanta se le da por ir a caminar, va saliendo y su perro lo mira con cara de “Sacame a pasear infelíz”

Van caminando por Pelegrini hacia el parque central, hay cierta pinta de domingo.

¿Pueden creer que hay gente a la que le gusta salir a correr con lluvia?

Suelta al perro para que corra tranquilo mientras el camina por el pasto mojado, el perro se embarra, se moja de pies a cabeza, va y le salta al Mendolotudo, le embarra la camisa.

-Perro pelotud*.

 333344

Hay dos viejitos sentados en un banco y observan como el perro está haciendo [email protected]@ mientras el Mendo espera con una bolsita en la mano, lo miran y le dicen:

– ¿Qué haces? Los perros no deben ensuciar en el parque, que asquerosidad.

– Es que no puede sentarse en el inodoro de la casa- Responde.

– Por lo menos levanta eso.

– Si, para algo tengo la bolsita…- Le dice con una sonrisa falsa- Viejo chot*- dice entre dientes.

Sigue caminando con su perro, le pone la correa y viene un segundo tipo con otro comentario.

-No podes ir con ese perro sin bozal, ¿Querés que mate a alguien?

– Si, la verdad, tiene razón, este perro se lo robé al diablo, es re malo.

El Mendolotudo sigue caminando con su perro. Pasan a unos metros de un nene chiquito que jugaba a la pelota y la madre lo alza, lo mira mal y le dice.

-El parque es para niños, no para animales.

– Bueno, avísele a la policía, me deberían llevar preso.

La señora se va enojada, diría que hasta puteando. El Mendo ríe, sigue caminando y suelta al perro otra vez.

Llegando al reloj de sol se le acercan dos mujeres bien vestidas con faldas largas.

-Hola, ¿Te gustan los animales?

<<No, tengo un perro porque me lo voy a comer para navidad>> – Sarcásticamente piensa el Mendolotudo.

– Si, me encantan.- Las mira durante un momento y [email protected] son testigos de Jehovah- Perdón, pero me tengo que ir.

Llama a su perro y le pone la correa, pero lo detienen y le dan dos folletos.

– En el cielo hay espacio para vos y tu perro, vas a poder jugar con él y con todos los animales del señor.

Por suerte pasa un perro y el perro del Mendo pega un tirón.

– Perdón, el perro quiere irse.

Cuando ve que se alejan, suelta al perro de vuelta.

El perro del Mendo se pone a jugar con un cachorro, un labrador, también embarrado.

Tiene collar, así que su dueño debe estar por acá pero no hay nadie que este mirando al perro o que tenga una correa, son los únicos perros de todo el parque.

Comienza a caminar buscando al dueño del perro mientras los cachorros juegan embarrados.

– ¡Bacooooo!- Una chica con pecas, se acercó al perro para ponerle la correa.

La chica, muy linda, lo saluda amablemente y le pide disculpas.

Cuando se agacha para ponerle la correa al perro, se le sube el perro del Mendo con intenciones sexuales. Rápidamente el Mendolotudo agarra al perro, le pone la correa y se van casi corriendo con vergüenza y mucha risa, dejando atrás la puteada de la chica que se había caído al barro.

Padilla

ETIQUETAS: