Guerrero: ¿Está mi hijo/a poseído/a por el maligno?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Señores Padres de familia, señoras de los padres y consecuentemente madres de familia… En un mundo bombardeado por imágenes profanas, porno, música metal pesado rock dub-step y tentaciones malvadas, corremos el riesgo de que nuestros retoños se vean afectados por los ataques de Belceboss.
Hay muchas señales a las cuales debemos estar atentos para saber bien si nuestros futuros clérigos están con el oscuro en su interior.
Estas pueden ser algunas de ellas:

Lenguaje extraño: Prestemos atención a una serie de palabras que nuestros hijos pueden utilizar poniendo en evidencia sólida como  un lingote de oro de que están siendo habitados por la legión del mal.
-«Bolú» (Viene de Bolus->Belus->Disco de Burzum->Black Metal=MALO)
-«Culiau» (Invocación al sexo sin amor ateo fuera del matrimonio)
-«Ah Ré…» (Lo que gritan los jinetes del apocalipsis)
-«Aguante v8!» (Esta frase amerita exorcismo directo)
-«Buen día» (Burla a Dios, la Misa y las Ostias)

Belus, el disco más satánico de Burzum (Black Metal Ateo Satánico de Noruega)

Vestimenta extraña: Hay que estar muy muy atentos a los atuendos que cubren a nuestros hijos ya que algunos son prácticamente la piel escamada de Mefistófeles.
– Camperas de cuero. (Representan la piel del diablo)
– Tapados de cuero. (Representan la piel del pene del diablo)
– Pantalones de cuero (representan la piel del escroto del diablo)
– Remeras de bandas satánicas. (Nightwish, HIM, Marcela Morelo, etc)
– Botas, Borcegos. (Representan los cascos de las patas de chivo)
– Pañoletas. (Estos no son satánicos, pero son de jipi sucio)
– Accesorios. (Tachas, púas, sartenes, cadenas, cebollas, anillos…)

¡Así no!

Jugar al fútbol: este deporte fue inventado por Satán. Si usted ve a su hijo jugando un partido de futbol, preocúpese… si usted lo ve hacer un gol de chilenita desde mitad de cancha evadiendo a todos los defensores y dejando «de cara» al portero clavando la pelota en el ángulo del arco… ahí ya directamente báñelo con agua bendita y llévelo, ¡urgente!, al primer cura que encuentre para que le practique un exorcismo, porque evidentemente esta poseído por el Maligno.

Tocar el Violín muy rápido: El violín es un hermoso instrumento, pero cuando Lucifer toma un cuerpo, le encanta tocar Power metal… si su hijo es bien educado y por lo tanto jamás tuvo una guitarra eléctrica ni un bajo o ningún instrumento de esos diseñados por el diablo y optó (Católicamente) por tocar el Violín, el Demonio que habita en él lo obligara a tocar solos de Malmsteen, Kerry King o temas de Dragon Force, Paganini, Vivaldi (que es muy satánico Vivaldi) y tocar más de 350 notas por minuto. Será admirado por la escena Metal y se perderá en un mundo de drogas, porro, alcohol, fornicación atea y rock.

Pararse desnudo sobre la mesa del comedor haciendo cuernitos con las manos, poner los ojos blancos gritando mientras se orina sobre la tele: Hay una posibilidad que nuestro hijo este ebrio… lo que tal vez no implique una posesión, es recomendable observar atentamente la escena en busca de alguna otra señal maligna.

Silbar: Los silbidos son el lenguaje de los servidores del infierno, un poseso puede escuchar silbidos a lo lejos y decodificar los mensajes que su señor, Luzbel, quiere comunicarles.

El mundo está lleno de señales hermanos, con «la Pandilla de J.C», mi grupo juvenil de la Iglesia comandados por el Reverendo Hernán Diego Pedriel seguiremos buscando las señales de Lucifer, porque no le tenemos miedo, ¡el reverendo H.D.P, Dios, Jesús, La Virgen, El Papa
y San Cipriano nos defienden!

¡FFFFUUEEERA DIABLO ROJO DE NUESTROS HIJOOOOSSS!
¡¡NO VAS A CORROMPERLOS!! ALGUN DIA LLEGARAN A SER CLERIGOS, CURAS ¿Y HASTA PORQUE NO? PAPAS!!
Un abrazo Católico.

También podés leer:
El Papa ¡Un verdadero trabajador!

El año pasado escribíamos:
Héctor Pascales, el meteorólogo mala onda

ETIQUETAS: