Flojas, Putas o Prostituas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde el comienzo de los tiempos el tener relaciones sexuales es una necesidad, ya sea por placer o para mantener la especie. Por ende flojas, putas y prostitutas las ha habido y las habrá siempre.

Aunque cotidianamente todos usamos esas palabras como sinónimos, a mi parecer describen 4 tipos de mujeres muy diferentes (Si se contar, ya les voy a explicar porque 4). Son diferencias sutiles pero importantes, que en cierta manera te hacen ser un gato barato, una vendida, una artista o toda una verdadera mujer.

Una mujer “floja” es una calienta pava que se hace la que sabe mucho y no sabe nada, se caracterizan por ser histéricas, vestirse de una manera que ellas creen que es “provocadora” aunque la mayoría de las veces parecen salidas de un circo o de la jungla porque lo que usan no sirve ni de taparrabos. Meten mano donde sea, se dejan tocar pero hasta cierto punto, se enojan si hablan mal de ellas y ponen estados en facebook del tipo “que digan lo que quieran, son todas envidiosas” sin embargo disfrutan siendo el centro de atención aunque esto les cueste su reputación. Todas en algún momento de nuestra vida pasamos por esta etapa y si no lo hicieron es porque fueron unas ñoñas reprimidas. Este ciclo de la vida suele comenzar a los 12 y terminar a alrededor de los 17 en las mujeres que lo vivieron como “una parte de la adolescencia”, mientras que las “otras” se saltan a  un paso mas allá y pasan a ser putas o prostitutas (ya voy a explicar porque yo no considero sinónimo una de la otra, aclaro antes de que se quejen.)

Una «puta« es una mujer a la que le pagan por tener sexo, lo haga bien, lo haga mal o directamente no haga nada y se deje hacer todo, a esta “dama de la noche” la levantan por ahí, la suben al auto, a la moto o al caño de la bici y ¡Pumba! “hacemos lo que tenemos que hacer, lleva cambio por las dudas y si te he visto no me acuerdo” es el dicho de la noche. Podes encontrar desde lo mas baqueteada en el acceso este al lado del cartel que dice cruce de vacas, hasta las mas “nuevitas”, que de nuevitas no tienen mucho.

A diferencia de las dos anteriores la “prostituta hace de el sexo un arte, sabe lo que hace, sabe cómo hacerlo, se arriesga, le gusta innovar y hacer disfrutar al hombre. Y acá es  donde yo divido a los dos tipos de prostitutas: Por un lado las que brindan un servicio, pero no un servicio pedorro como las “putas”, sino algo con estilo, algo de nivel; obviamente a cambio de dinero. Por otro lado estamos “la mayoría”, todas las mujeres lo demuestren o no, en el fondo llevan una “gauchita innata “, a algunas les cuesta más sacarla que a otras pero toda verdadera mujer tiene un sexto sentido sexual que en algún momento de su vida la lleva a hacer cosas diferentes ya sea para complacer a su hombre o para satisfacerse ella misma, hay cosas que las hacemos por instinto, otras porque lo aprendemos de libros o internet o incluso películas porno (porque no me digan que nunca vieron una) otras tantas porque nos lo piden. Y así nos vamos transformando en lo que yo llamaría una “prostituta con amor” o “prostituta amante” ya que lo que nos diferenciaría de las demás prostis sería que nosotros no lo hacemos por dinero sino que hay algún tipo de sentimiento el que nos lleva a estar con cierta persona.

Quién mejor para describir a este ultimo tipo de mujer que Sabina. Dice en una de sus canciones: “La buena reputación es conveniente dejarla a los pies de la cama, hoy tienes la oportunidad de ser una mujer además de una dama”…

Ahora seguramente alguna va a decir “yo no soy ni floja, ni puta, ni prostituta”, en tal caso yo te invito a formar parte del grupo de las “Cornudas”.

Saludos mis estimados.

También podes leer:
Cuando ellos dicen – Parte 2

El año pasado escribíamos:
10 tipos de hombres que realmente valen la pena


ETIQUETAS: