Hoy les traemos la vivencia de una extraditada en Bs As

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Navegando y surfeando en la web, dí con esta señorita, Miss Suricata. Mucho me hizo acordar de nuestra amada, adorada y querida María Conchita desde EEUU. Pero algo diferente encontré. Y es la visión de una mendocina dentro de nuestro propio pais. Acá les dejo una de sus notas. (Además encontré una nota nuestra en su blog)

.

Run away home

Estos últimos días pienso y re-pienso la idea de volver -¿algún día?- a vivir en Mendoza.
Algo que según mi amiga se transformó en una obsesión para mi, a pesar de yo no sentirlo así. O sí. Quizás.

Sé que todo (TODO, así con mayúsculas, fue ‘TODO’) aquello que dejé hoy ya no está. Seis (S.E.I.S. – 6 – se.i.s) años bastaron para que algunos de mis lugares desaparecieran, la mayoría de los amigos se alejaran (por h, por b, por distancia, por fiaca, por momentos no compartidos, vaya a saber); los recuerdos se fueran desvaneciendo (bueno, los recuerdos feos, los lindos siempre están), las cosas cambiaron un montón en estos 6 (seisss!!!!) años lejos de Mendoza.

Yo cambié? Claro, . No soy ni un poquito de esa que se despidió de la montaña mirando para atrás desde el auto, llorando a moco tendido y sintiendo que nunca más sentiría un viento zonda. La vida en B.Aliens me dio otra mirada, me ofreció oportunidades, me dejó conocer gente (a pesar de haberme negado rotundamente a ello los primeros tiempos), lugares, situaciones, y miles de etcéteras más.

En Mendoza quedaron mis afectos. Mi familia. Amigos que hoy cuento con los dedos de mi mano (es como dicen por ahí, que en la distancia te das cuenta quiénes son los que realmente están, estuvieron y estarán). Mis recuerdos, mi infancia, mi escuela, mis salidas, mis jodas adolescentes, mis travesuras. Mis montañas…. mis montañas :-(((((((. Las tortitas raspaditas, los churricos, el pan con manteca y azúcar, el olor a estufa a leña en el invierno, y a flores recién saliditas de la primavera. A hojas secas en otoño, a calor agobiante en verano. El silencio sepulcral de la hora de la siesta, el horario entrecortado y los almuerzos en familia. Los domingos en el parque, los jueves en Apeteco (JUA!). Las ganas de arreglarme y pinturrajearme la cara. El quedirán, laquemecontaron y demás dimesydiretes. Doña, Don, Señor, Señora, Usted, pando, topa, copante, tillera, chascas, engarilla…….

Veinticinco. (25)
Vs.
Seis. (6)

Cómo sería volver a Mendoza hoy? Cómo me sentiría allí? Cómo hago para contarles que tengo amigas que parieron en su casa y no me parece aberrante, y también amigos gays que tienen ganas de adoptar. Que me junto con mujeres que dan la teta a más de un hijo y hasta estoy en contra de las posiciones ultra anticuadas mendocinas sobre algunos temas? Me aceptarán? Mi hija será ‘la porteña’? Y yo, ‘la que se fue y volvió’? A él le pegarán por hablar con la ‘sh’? Y si se me pegó un poco la tonada? Seré desterrada de mi tierra? Me aceptarán sin los artículos antes de los nombres? Volveré a tener [email protected]? O me transformaré en un extraño ser encapsulado en su casa rindiendo culto a las montañas?

25 Vs. 6.
runawayhome

ETIQUETAS: