Informe Católico: Juegos infantiles peligrosos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchos de nosotros miramos atrás en el tiempo y recordamos con una sonrisa aquellos juegos de la infancia que tanto nos divertían y hasta incluso solían meternos en problemas más de una vez. ¡Éramos tan inocentes! Por suerte nuestros padres nos enviaban a la casa del Curita del barrio para confesión de nuestros pecados y otras actividades parte del misterio de la fe. Dios nos perdonaba todo.

Hoy en día las cosas cambiaron. Los video juegos violentos, MTV, El rock pesado (metal) y Satanás hicieron que los más pequeños dejen las sanas travesuras de antaño modificando las reglas de juego para que Mefistófeles sea parte de la decadencia infantil de la nueva era.

Juegos infantiles modificados por culpa de la influencia del maligno (o sea: belcebú).

Cuando los niños no están estudiando o jugando sus juegos de video (GTA 1, 2, 3 y 4, Pac-Man, Counter Strike, Halo, Tetris, etc) se reúnen con sus amiguitos y salen a la calle para entretenerse con los juegos de siempre, pero con sus reglas modificadas por el obrar de Mandinga. Aquí los juegos de otras épocas y sus modificaciones.

Escondidas o escondite

Consiste en dejar inconsciente a uno de los amiguitos y esconderlo en algún lugar. Luego serán los padres que deben salir a buscar al niño extraviado. Si encuentran al niño dentro de las 24 horas todos ganan. Si el niño es encontrado en las próximas 72 horas, el hijo del padre del niño que lo encuentre gana el juego.

Una pobre víctima

Ring raje

Antes este travieso juego consistía simplemente en toca la campana o el timbre de una casa al azar y salir corriendo como poseso para evitar ser atrapado por el pobre vecino que dormía la siesta.

Ahora las reglas implican salir a las 03:00 Am y golpear con una cañería de plomo las puertas y las ventanas, ingresar a la casa, robarse algo y salir corriendo antes de ser atrapados.

¡Linda jodita!

El gallito ciego

Se acostumbraba a vendar los ojos de uno de los compañeritos, marearlo y enviarlo a que agarre a alguno de sus amiguitos para salir victorioso de dicho juego.

En la era de Satanás, los niños queman con un alambre al rojo vivo los ojos de un amiguito y lo envían a una casa abandonada habitada por adictos al crack, heroína y otras drogas pesadas como el porro.

Jóvenes perdidos

La mancha o los encantados

Antes se solía jugar a La mancha en el colegio, había que escapar de uno de nuestros compañeros que traía «la mancha» o tenía el poder de encantar a otros compañeritos para que hagan lo mismo.

Actualmente, gracias a películas instructivas como Harry Potter y discos de Death Metal, hay dos satánicas variantes de este juego.

1) Contagiarse de Lepra y salir con una jeringa llena de nuestra sangre a tratar de pinchar a nuestros amigos.

2) Aprender magia negra y echar hechizos a nuestros compañeros.

¡Que miedo!

Hermanos, esto es terrible y es solo un ínfimo ejemplo. Los más pequeños están cada vez más al lado del caído (Luzbel)… ¡Debemos hacer algo! ¡¡¡Todos juntos podemos acabar con Belceboss y sus enseñanzas  malvadas!!! Compartan esta información antes que sea demasiado tarde.

Un abrazo Católico.

   

ETIQUETAS: