Insólito: Nueva ley de matrimonio con uno mismo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El tema del matrimonio se ha ido desvirtuando de como era en sus orígenes, no hace falta mirar mucho para descubrir que ahora se permiten matrimonios entre personas de cualquier sexo, religión y color. Pero el casamiento con uno mismo era lo que le estaba faltando al sistema para terminar de ser igualitario y justo realmente para todos.

El primer caso registrado de enamoramiento hacia uno mismo, data de épocas muy antiguas, con el resonante caso de Narciso, quien al ver su figura en el reflejo del agua, quedó perdidamente enamorado de sí mismo.

Para hablar de este tema hemos traido a quien fue el precursor de esta nueva Ley, él es Marcos.

Bienvenido Marcos, contale  a la gente que esto de enamorarse de uno mismo y cuál es tu historia en particular.

–          Y todo empezó cuando vi a Marcos (se señala a él mismo), sentí como que fue amor a primera vista, él es tan bueno y gentil conmigo, me hace sentir cómodo y la verdad es que a veces me hace pensar que siempre fuimos el uno para el otro.

–          ¿Cómo se conocieron?

–          Fue en GEO, yo estaba en el baño y …

–          NO, no fue en GEO, era en Iskra (se responde a él mismo girando la cabeza).

–          Bueno gordo, lo que importa es que era un boliche (responde girando la cabeza para el otro lado).

–          Es que eso es lo que me molesta, que te olvides esos detalles…

–          Entonces Marcos, vos estabas en el baño de un boliche y ¿Qué pasó?

–          Ahí fue cuando estaba lavándome las manos y lo vi, era tan espectacular, tenía tanta onda…

–          Tonto, ahora la querés arreglar. Siempre me hace lo mismo Don Rata, me mira con esos ojos, me dice algo lindo y ya me tiene de nuevo a sus pies.(Gira su cabeza a la izquierda y se empieza a tranzar una mano, mientras con la otra se toca la pierna)

–          ¿Y después cómo hiciste para conquistarlo?

–          Fue muy difícil para mí, traté de evitarlo toda la noche, pero inevitablemente nos cruzábamos a cada rato, me emborraché y traté de olvidarlo esa misma noche.

–          A mí me pasó algo parecido (cambia el tono de voz y gira la cabeza), como que trataba de evitarlo también, pero al otro día abro mi Facebook, y ¡plash! Apareció él.

–          Recuerdo que al principio me daba cosa hablarle, estuve días enteros tratando de no hacerlo.

–          Cuando me habló se me hizo imposible ignorarlo, ahí descubrí que nos gustan las mismas cosas, los mismos lugares, es increíble.

–          No gordi, vos sos increible.

–          Na na na, ¡vos!

–          ¿Ahora están de novios?

–          Si, en realidad estamos conviviendo juntos hace un año, Marcos hasta entró a trabajar conmigo.

–          Vivimos todo el día pegados, nos bañamos juntos, comemos juntos, vemos la tele y después a la camita (pone cara de picaron y se toca su propia rodilla).

–          Bueno Marcos, gracias por tu tiempo.

–          De nada

–          No hay de qué…

La historia de Marcos y Marcos, llegó hasta la legislatura provincial donde se ha pasado a un cuarto intermedio, que no es ni el más caro, ni el más biorsi del telo, es un cuartito donde te podés echar unos polvos y quedas bien.