El famosísimo “ahhh”: la frase que salvo al mundo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hola mis pirinpinflauticos lectores, esta semana les traigo una revelación “de aquellas”, trata sobre una pequeña frase que salvo al mundo: el famoso “ahhh”. Si, esa pequeña frase que usamos constantemente cuando alguien nos deja sin palabras, cuando nos cruzamos con esas personas que tienen una agilidad impresionante para responderte y quedas pasmado con cara de póker y no sabes que decir o para cuando metemos la pata, esos momentos de mierda que a todos nos ha tocado vivir alguna vez…y lo único que se te viene a la mente es el famoso “ahhh”. Así que a continuación voy a dejarles algunos ejemplos típicos del uso de esta frase, algunos experimentados en carne propia y otros que llegaron a mis oídos. Como siempre espero que les agrade y si no a la conchisumare. 

Situación en el boliche

     1)  -hola linda, ¿Qué haces tan solita por acá?
           -me vine a acomodar la poronga.
           -ahhh… 

     2) -discúlpame muñeca, ¿no hace mucho frío para estar afuera?
          -si, pero tenía un pedito que me estaba haciendo tiritar los cantos y vine a despojarme de él.
          – ahhh…

    3) – ¡flaco me mata como bailas sos re gracioso boluo! ¿Cómo se llama ese estilo?
         –  se llama “me escondieron las muletas pelotuda”
         – ahhh…

Situación tirando un piropo en la calle

     1) – rubia, como me gustaría ser ese perrita que llevas ahí, así me paseas un rato.
          -así te va a quedar el upite también porque la estoy llevando a cruzar.
          – ahhh…

     2) – Adiós doctora, como me gustaría ser accidentado para que usted me cure.
          – pues va a ser un accidentado medio raro porque soy partera yo.
          – ahhh…

     3) – ¡ay papito! Que lindo te queda estar pelado.
          – es quimioterapia.
          – ahhh…

Situación matrimonial 

     1) – decime Rodolfo, ¿Qué tiene esa pelotuda que no tenga yo?
          – 28 años menos, tetas, culo sin celulitis, no le duele la cabeza nunca, etc…
          – ahhh…

     2) – así que me dejas por la guita y el poder ¿y se puede saber quien es ese pelotudo?
          – tu jefe.
          – ahhh…

Situación común de la vida

     1) – ¡Ey prima tanto tiempo! Nos vemos en los velorios nada más ché ¿y tu mami?
          – en el cajón.
          – ahhh…

     2) – ¡appa doña Susana, le esta entrando lindo al asado ta rellenita eh!
          – es una hernia estrangulada de intestino mijo.
          – ahhh…

 En la cola del banco 

    1) – Che dejen pasar a la señora que está embarazada.
         – no estoy embarazada pendejo, sufro obesidad mórbida…
         – ahhh…

    2) – Señor, el cajero me tragó la tarjeta.
         – No funciona con la YPF Serviclub cancherito…
         – ahhh…

Bueno seguramente me olvido de muchísimas situaciones comprometedoras como las que les he relatado en esta nota cortita para que no se aburran, gracias a DIOS existe esa frase que nos saca mas o menos de todo embrollo en el que estemos sumergidos… son esos grandes inventos de la humanidad a los que nadie pudo patentar como suyos.

Los espero la semana que viene con alguna otra pelotudez, chau.

También podes leer:
Distintas clases de pelotudos que uno tiene en el Facebook III 

El año pasado escribíamos:
Los Chacareros

ETIQUETAS: