Lo despiden por decir que tiene los huevos a 2cm del culo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Eran apenas las 11 de la madrugada cuando vibraba el teléfono, era Conep. El mensaje decía: “Hora:11:30/ lugar: mi baticueva”. Sinceramente al principio no lo entendí, al decir verdad aún no sé por qué puta le llama baticueva a su departamento, pero respeto la locura del chabón.

 Así fue, que a esa hora asistí al depto en cuestión y me encontré con un papel en la puerta que decía: “colectivo: grupo 2 / parada: 2 cuadras después de la plaza”. Me mande a la parada, toco timbre pasadas las dos cuadras de la plaza y el colectivero me dice con cara sospechosa: “Lugar: locutorio / box: 2”. Llego al locutorio, entro al box indicado y encuentro escrito con pinta labios en el vidrio “Llamame, firma, Conep”.

¡Riiing riiing!

– Hola, ¿quien habla?

– Soy yo choto, el Rata.

– Heee rata, ¿no te tenía agendado a vos?

– Si culiado, pero me has hecho recorrer media Mendoza para entrar a este locutorio y llamarte ¿Esta pasando algo misterioso?

– Ah si, no sabes, echaron a la mierda a un tipo en un maxikiosco-despensa-verdulería en Rodeo del Medio y estaría bueno que hables con el tipo y escribas una nota para este miércoles, era eso.

– Pero la concha de la lora! ¿No me podías decir eso por whatsap, pelotudo?

– Y si choto, pero ¿donde estaría lo divertido? Jajajaja.

Luego de caer en otra jugarreta del cuasimodo este, me tuve que tomar un taxi hasta la verdulería en cuestión y ahí estaba “El Cholo”. Al llegar al lugar me encuentro con un tipo grande, no parecía ser él sujeto despedido, hasta que lo vi cagar a patadas a un caniche toy que le estaba meando el pantalón, “tiene que ser él”, me dije. Así fue que mi primera imagen de Cholo, fue la de in tipo de la edad de mi viejo, tirando a un caniche toy debajo de un colectivo.

Luego de ver esa escena lo invite a un café para calmar los ánimos y ahí me lo contó todo. “Empecé esta mañana, y no paraban de dejármela picando como para tirar chistes muy grosos Rata, vos me tenés que comprender”. La gente al principio se lo tomaba mal, después empezó a tomárselos como el ojete y al final un par de viejas botonas se calzaron la gorra y empezaron a hacer capturas de pantalla de mis contestaciones súper divertidas, y fueron a mostrárselas a mi jefe.

Estos son los screen shots que las vecinas llevaron a la oficina del jefe de Cholo:

Esta nota está dedicada a la memoria de Celso Jacker, un crack. Él siempre me pidío que en su tumba le escriba bien chiquitito (para que se acerquen a leer) “Choto culiado, me estás pisando”. QEPD.

También podes leer:
Prejuicios que exasperan

El año pasado escribíamos:
Horóscopo de la semana

ETIQUETAS: