Los aforismos de Fernando Hidalgo | Entrega número 154

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Volví, y en Asia aprendí muchas cosas que no las voy a compartir porque indudablemente ustedes no están preparados para tal sabiduría.

  • El hijo hombre siempre supera la altura de la madre.
  • Todo fascista es borracho e infiel.
  • Los buenos concilian el sueño, pero los malos disfrutan más de las horas de desvelo.
  • Cuando subas al trole seguramente notarás lo siguiente: los primeros asientos van ocupados por la delegación del pami, en el medio las minas ricas y en la parte de atrás los pendejos que van a la escuela, tirando la piolita del timbre una y otra vez.
  • A las pelirrojas les gusta que le acaben en el cuello.
  • Si caés en cana, seguramente serás golpeado, cagarás en bolsa y te robarán la vianda. Es ley.
  • Las maestras de primaria, pasado los cincuenta años, tienen aliento a naftalina y los pendejos no le dan ni media bolilla.
  • Los hombres exitosos trabajan en los noticieros o conducen cualquier pelotudés que le larguen al aire, sino mírenme a mí.
  • En todas las paradas del trole que va de Las Heras a Godoy Cruz hay un pelagato esperando subirse. Posta.
  • En el centro de Mendoza, hay más cuidacoches e inspectores de tránsito que cagadas de paloma en la plaza San Martín, eso si.. si te afanan el stereo no hay ningún municipal que les saque multa. ¡¡Ninguno!!

 

ETIQUETAS: