María Conchita y su buen comienzo de semana al mejor estilo Yankie

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los lunes siempre van a ser lunes. Acá y en Norteamérica.

.

Voy a empezar aclarando que son las siete y media de la mañana y HOY me levante al pedo a esta hora porque Cleotilde decidio llevar ella a la nena al colegio y dejarme al mas pequeño durmiendo porque esta medio enfermo, yo tambien estoy media enferma por si les interesa. Pero no me voy a morir por un simple resfriado de otoño. Necesito dormir, estoy de mal humor. Asique voy a usar esto como una suerte de terapia.

El viernes a la mañana me junte a desayunar con mi grupo internacional a un lugar que se llama ihop (aijop se pronunciaria), es una especie de cadena de comida no rapida. Requicito principal para laburar ahí: No haber tenido sexo nunca en tu vida o que la frecuencia sea navidad, tu cumpleaños y el aniversario de casados de tus viejos. Deducieron que la moza era una porqueria? Espero que haya quedado claro. Entre todo el almuerzo que te sirven como desayuno pedimos unos panquetotototototes, los mios tenian salsa de frutillas y bananas en rodajas. Estaban buenisimo pero no los pude terminar lo cual me deprimio porque la Alemana arrazo con los suyos en 15 minutos y yo tarde 45 quejandome porque estaba pagando mas de lo que podía comer. Necesitaba a Chuck Norris dandome una patada carateca en ese momento.

El sábado a la noche mis planes fueron tranquilos porque tenía pensado un domingo un toque atareado mentalmente y no es estudio a lo que estoy señalando. Cine por seis dólares y popcorn gigante por otros cinco dólares dividido en tres y gaseosa individual. La pelicula fue la promedio que dentro de cuatro años el canal nueve va a pasar como estreno una y otra y otra vez. La pude ver sin mucha concentración. De ahí nos fuimos cenar a un lugarcito piola. El mozo por demás buena onda nos preguntó de donde eramos y se acerco a la mesa en un promedio de dos veces cada diez minutos. Con esto señalo que los mendocinos no somos los unicos pelotudos que nos emocionamos cuando vemos un turista.

Al otro día y hablo por el domingo experimente lo que es una autentica Feria Americana, la típica con los juegos y ésta con algunas otras cosas que en las películas NO muestran. Pagamos ocho dólares la entrada. A la derecha nos encontramos con una carrera de chanchos con un relator y una no sexy ayudante, el ganador fue el numero dos. Miles de puestos para comer donde las normas de higiene son de otro planeta. Vimos un supuesto show de acrobacia que duro cinco minutos y la virginia es el té. Había un galpón lleno de Gallinas con medallas, juro que nunca imagine ver tantas razas de gallinas todas juntas. Si se revelaban estabamos en el horno. Pasamos a otro galpón y encontramos cabras. Los dueños las bañaban y les ponian como batas. Ahí vimos un concurso de belleza cabrera digno de Rial. La numero 5 empezo a los empujones con la numero 3 y las dos quedaron descalificadas. De ahí caminamos y encontramos lo que traducido seria “La aldea del ayer”,paseamos un poco y fuimos a la parte de los juegos.

Miles de puestos con gente donde la palabra agua y jabon juntas no tiene significado aparente y se parecen mucho mas de lo esperado a los “timadores“ en el capítulo de los Simpsons. Todos gritando al mejor estilo cancha para que la la multitud juegue en sus puestos y con suerte no gane nada. Los juegos clasicos y gente de todo tipo como la familia fat americana, la familia horrorizada y el chico al que nadie le dijo que llevar a la novia a ese tipo de lugares no es lo mejor que le puede pasar y probablemente después de eso no la ponga por un buen tiempo. Tambien cosas interesantes como la mujer araña, el niño de dos cabezas, el hombre de tres ojos a tan solo 50c. No es joda. Lo que si me llamo la atención fue ver cajeros automáticos cada 20 metros. Reflexionando un poco pensé que en Argentina alguien se las ingenia para salir corriendo con la maquina en la espalda y gritando Ehhhhh wasiiii coshe!

Volviendo al tema. Caminamos como dos horas y yo imploraba a los dioses romanos que a ninguna se le ocurriera querer subir a ninguno de los juegos porque no solo me daba asco pensar que algun niño previo a subir se comio un pancho y después decoró el juego con lo procesado, sino que la fila para la puta montaña pedorra rusa era de 40 metros. Por suerte no lo sugirieron y mi cara de culo algunas veces tiene fines productivos. Nos topamos como con una especie de salon, entramos y lo primero que vi fue unos setenta bizcochuelos cortados a la mitad con carteles y algun que otro con premios. Que país por favor !! Concurso al mejor bizcochuelo, el sueño de doña chela la vecina sin vida propia!! Después una vitrina llena de tortas con motivos halloween. Lo mejor era la cara de nada de los chicos que cuidaban los proyectos de ciencias de unos 20 colegios. Le ponían la mejor onda para poner cara de malos pero si un maniatico venía corriendo con un cuchillo en la mano dispuesto a comerse toda la repostería en exposicion estoy segura que salían corriendo.

Para cerrar, salimos de ahí, se largo a llover y nosotras habíamos estacionado el auto en un supermercado como a muchos kilómetro por inmundas de no querer pagar 8 dólares y casi nos pisa un auto que venia un poco rapido. Eso si, llegamos al estacionamiento y la lluvia paró por supuesto, sino no seria mi vida. Arrancamos, nos fuimos a cenar a las seis de la tarde a la casa de nuestra coordinadora. Llegué y me bañe para sacarme el olor a todo que tenía y me fui a dormir.

Hoy, Lunes te odio.

ETIQUETAS: