María Conchita y su estilo del buen vivir

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Antes que nada voy a avisarles que voy a abrir una cuenta en algún banco NO Argento para juntar plata para mi botellita de branca. Gracias a todos los que colaboran y a los que no ojala venga Pokemon y les tire uno de esos poderes y los deje frígidos toda su vida. Otra cosa, comenten no sean inmundos que no se les va a acalambrar los deditos por poner lo que piensan. Ah mensaje al intento de editor: Mi remera, no te lo vuelvo a decir. Ingeniatelas y mandamela por burro con parálisis, no me importa, pero que me llegue.

Ahora. No es que no pasen cosas en mi vida, todos los días pasa algo nuevo. Pero no ha pasado nada a lo grande. Así que vamos a hablar un poco sobre facilidades de la vida americana.
Cuando llegué no entendía porqué hay tantos autos y no existen el almacén de Doña Rosa. La respuesta es que cargan una paja MUCHO mas grande de la que cargamos nosotros para caminar. Al menos nosotros nos tomamos una caminata de media cuadra para tomarnos el Bondi y sentirnos tercermundistas al menos unas dos veces al día, cosa de no olvidarnos. Acá es así: Si tenés auto, tenés un gran porcentaje a favor a volverte gordito, si tenés suerte puede que hasta seas simpaticón y garches dos veces al año. Si tu sexo es femenino puede que tengas suerte y cuando vayas a una fiesta algún borracho te vea con 30 Kg. menos. Sino tenés auto la cosa es más fácil ya que vas a caminar como mexicano y vas a ser flaquito y no vas a necesitar pagar 30 dólares de gym. Yo tengo auto, pero vivo en una granja y estoy bastante lejos de convertirme en algún integrante de la familia Ingals, de todas formas sigo teniendo mis hábitos de estacionar y caminar. Tampoco voy a ser mentirosa, acá no es como allá que metes el auto a una playa y saliste al centro a comprar. Acá tenés una súper store (me tengo que poner cheta) estacionar tu car y entras.

Acá las facilidades te corretean en tu propia casa. ¿Quién va a querer lavar los platos si tenés un lavaplatos? Respuesta: nadie. Yo al principio toda humilde al estilo María de nadie lavaba mi platito o si veía cosas en la bacha las lavaba igual. Ahora a-la-gar-cha que lo hago, se mete todo al lavaplatos y al final del día que magolla (lavaplatos) los lave. También es cierto que muchas cosas no se pueden meter porque son muy grandes O porque no se lavan bien, bueno yo aprendí que si las miras mucho rato por más fuerza que hagas no se lavan solas, así que tenemos como un especie de trato: si yo cocino lava alguno de los otros dos, pero si yo te ofrezco el postre y te lo sirvo cuenta como cocinar, así que lava lo que no se puede incluir en la maravillosa lavaplatos el que no movió el orto del sillón y se quedo mirando Modern Family.

Otra cosa que me encanta es la secadora para la ropa. Se terminaron todas esas publicidades en donde muestran al artista frustrado con cara de anoche tuve un orgasmo hablando rodeado de muchas sábanas blancas al sol. Metes la ropa en el lavarropas, la sacas, la metes en la secadora y dentro de una hora la sacas, si te olvidaste no importa porque está seca asique no tiene olor a humedad. Que lindo. Vacaciones de colgado de la ropa mojada.

La última y cierro.

Compras online. Si bien ahora se usa en Argentina tenés que comprar un mínimo que de mínimo no tiene nada y pagar envío Y arriesgarte a que el que maneja el camión le den ganas de cagar y se le bloquee la parte motriz del cerebro y doble muy brusco en una esquina y le tengas que decir chau a la leche. Acá compras online, marcas el súper más cerca de esa cadena y te dan dos opciones: Te lo llevo a tu casa o lo pasas a buscar en quince minutos. De cualquiera de las dos formas los empleados te sonríen. Plus: Te sale lo mismo. Cualquier tipo de cosa podes encontrar online y todo viene por correo como en las películas. Si sos habil o argentino hasta podes aprender a evadir impuestos ya que acá son bastantes forros con los impuestos. Cada producto tiene un porcentaje distinto entonces nunca se sabe hasta el momento que pagás cuanto tenés que pagar. Y en eso es una mentira porque los todo por un dólar (que son una maravilla) son todo por un dólar más impuesto. Sin embargo sigo teniendo la esperanza que cuando vuelva a Mendoza me devuelvan los impuestos que voy a tener que pagar a fin de año.


Terminando y declarando que voy a necesitar de mucha ayuda cuando vuelva. Mi mamá me va a dar dos patadas en el orto si dejo la ropa mil años en el lavarropas y muchas mas si pretendo que los platos se laven solos. Tantas cosas extraño de mi Argentina pero tantas otras voy a extrañar de Iu Ei Sei … ni les cuento !!

ETIQUETAS: