No hay absolutamente nada de malo en el racismo

El racismo ha sido considerado por mucho tiempo algo sumamente malo por la sociedad contemporánea hasta el punto de ser considerado inhumano y hasta incluso ser penado por ley.

Pero debemos preguntarnos ¿Qué es el racismo en realidad?

Señalar con el dedo a alguien que es diferente a nosotros, llamar a esa persona por su característica sobresaliente en vez de por su nombre y temer y separar a personas ajenas a nuestras culturas son actitudes que lamentablemente ahora están consideradas como irrespetuosas y maléficas. Esto es, obviamente, porque Satanás metió sus cuernos en las mentes de las personas ya que, el racismo existe desde los tiempos bíblicos y no hay pasaje en la biblia que diga que esto es algo malo.

Personalmente, creo que el racismo es una práctica saludable, amorosa y respetable.

Yo sé que me arriesgo a que me tomen por loco, pero tengo sólidos e irrefutables argumentos que respaldan mi filosofía:

1-  Dios nos hizo a su imagen y semejanza. Basta con mirar la serena imagen de Cristo Rey y ver como sus castaños/claros cabellos largos y sus pacíficos ojos verdes nos hace sentir a salvo y amados. Si comparamos esa imagen con la de un negro del África o algún mafioso japones o los ateos indios es más que evidente cuáles son los preferidos del señor y cuáles son los preferidos de satán, así que no hay nada de malo en diferenciar y señalar con el dedo. Es la mejor forma de cuidarnos del diablo.

Si ves a un negro en la calle debes gritar con voz fuerte y repetidas veces ¡¡¡NEGRO!!! ¡¡¡NEGRO!!! para alertar a los demás que están en presencia de aquellos que tienen la marca de Caín.

Aros, cruces invertidas, black metal rocanrolero, clavos… ¿QUE MAS?

2-  Somos los elegidos por Dios, así que no tenemos por qué compartir nuestro espacio y aire con personas de otros países como los chinos, japoneses, coreanos, vietnamitas y gente de la raza que sea a la que pertenece Luciano Pereyra.

Deberían volver a sus tierras y llevarse sus ancestrales demonios, su pokemons, sus notebooks, nedbucs etc. ¡Aquí solo están para poner supermercados plagados de productos peligrosos y satánicos!

Luciano Pereyra, el nuevo look del satanismo asiático.

3- Dios es amor y dios es sabio. Él nos creó a nosotros con el intelecto como para prevenir desastres. Es por esto que cada vez que una persona sospechosa que camina en la calle se acerca y nosotros nos cruzamos de vereda para evitarlo, estamos salvando nuestras vidas, la vida del señor.

Si ves personas de aspecto diferente al correcto, debes evitarlo y de lo posible llamar a la policía.

¡Ya desmentimos el mito del racismo! ¡Ahora somos libres de vivir tranquilos en un mundo para todos!

Un abrazo católico.

También podés leer:
Nightwish, el aquelarre en la tierra

El año pasado escribíamos:
Mendoza es igual que la India 

ETIQUETAS: