Programas de TV que influyeron en mi sexualidad

La respuesta no la tengo, pero si reconozco que un niño criado solo frente a la caja boba puede terminar siendo un borracho, gay, asesino serial o modelo devenido a RRPP de bar de la Arístides.

En mi caso siempre fui un niño solitario, prefería las lecturas complejas, los videos educativos, con poca actividad física y momentos de esparcimiento al aire libre, pero también en momentos me llamaban la atención ciertos programas, series  o dibujos animados. Y es aquí donde le aconsejo a los padres o tíos…  controlen lo que sus hijos ven, no porque esté malo ser gay, pero si es malo ser gay con la mente cagada por la influencia de la TV, que es mi caso.

Jem and the Holograms

La serie nació como un grupo de chicos (varones) que se transforman (¿travestis?) en mujeres, Hasbro la empresa que creó la serie para lanzar una muñeca cambió esto para evitar confusiones. La historia se desarrolla en Los Ángeles, donde Jerrica es la hija de un empresario discográfico, y ante la muerte de este se propone proteger el patrimonio familiar que se ve amenezado por el malvado Eric Raymond. Su padre le deja antes de morir unos aros de regalo, que al ponérselos genera hologramas, Descubre un depósito con instrumentos y vestimenta con la formarán una banda con otras amigas y poder así cumplir su objetivo.

Analizándolo ahora, pienso que en realidad si eran travestis, Jem tiene el pelo rosado, un maquillaje artístico onda Drag Queen, tacos muy altos, y la voz forzada. En qué cabeza entra que poniéndose aros vas a transformar al mundo, en la de una loca solamente.

Frutillita

Nació como el personaje de una tarjeta postal que se hizo tan popular que luego pasó a ser una muñeca y luego un dibujo animado. Frutillita vive en Fresilandia  (re gay el nombre) que era como una mesa llena de cosas dulces pasteles (tortas, ¡que justo!), y acá destaco la influencia nuevamente del color rosado, su sombrero en forma de frutilla, y hasta el gato que tenía de mascota era rosado. Ella vivía adentro de uno de estos pasteles y se la pasaba regando las frutillas y acariciando al gato (típico de la vida cotidiana de un gay). Me llama la atención que calzaba como del 40 (Ej. Flor de la V).

Rainbow Brite

Esta niña tiene la tarea de llevar color a todos los rincones de su mundo, para ello cuenta con un cinturón mágico y un grupo de amigos que la ayudan, montada en un caballo blanco debe cumplir ardua tarea. Los amiguitos varones son re locas, parecen mis amigos media hora antes de ir a Queen los sábados, se ponen todo encima, le entran al corrector de ojeras sin asco y spray que dá calambre. No está mal pensar que este dibujo es muy gay, porque la historia esa de llevar color a todos lados, pasa, cuando inaugurás tu departamento de soltera\o y llega tu amigo gay ya te lo quiere redecorar, meter rosado en algún rincón, muchas estrellitas, flores, y cuanto detalle minúsculo pero llamativo pueda existir. ¿Qué mierda era la mascota que tenía? Aún no lo descifro.  ¿A la amiga negra no le podía poner un poquito de blanco para que sea tierra de siena natural? pero bue ese otro tema. Igual se parece a una colega del Mendo.

My Little Pony

Ponis, o unicornios enanos con alas, que hablan, de peinados raros, y con tatuajes carcelarios no son recomendables para los niños.¡¡¡ ROSADO ROSADO y más ROSADO!!! Si de chico mirabas esto y te gustaba…hoy sos tremendo homosexual con amor por los caballos que soño con ser campeón de salto, las calzas de montar te hacen una figura increíble seguramente, el uso de la fusta marca una tendencia hacia la autoflagelación, típico de los gays sadomasoquistas. El exceso de simbología como estrellas, corazones y flores puede provocar fijaciones en el futuro, y trastornos obsesivos por el zodape.

La Ranita Demetan

Uno de los dibujos animados que lleva a un mundo infantil la verdadera y patética vida de un gay con problemas de depresión. Se asemeja mucho a la vida de una loca pobre del Gran Mendoza, ejemplo Las Heras. Viven en un lugar horrible con olor a estanque podrido. Rodeado de alimañas que siempre están al acecho. Como en la serie, la rana (o el gay estableciendo un paralelismo) se enamora de otra que no es de su clase social, y padece múltiples sufrimientos por ello (¿coincidencia?). Me recuerda a las locas de medio pelo que hacen un esfuercito por comprarse una pilcha como la gente y se mandan al boliche a levantar a los más lindos y top, los cuales los miran con cara de “’¿Qué hace el hijo de mi mucama acá? Andate a Miró que ahí van otras como vos”. Esta rana provocó en mi generación grandes trastornos de personalidad, complejos de inferioridad, y baja autoestima. Le sumo que le gustaba tocar la flauta… pura casualidad.

Otras series que también podemos agregar son los Osos Gummi (osos, justo una denominación de la comunidad de gays gordos y pelodos), La Familia Ingalls (Laura era re torta y se la trincaba a Nellie Oleson en el establo), La Niñera (la odio la ropa que usa), Los Pitufos (una gran orgía era eso, la pitufina era la madama y les hacía poner el orto a todos para bancarse el Koleston), Winnie Pooh (el más gay de todos, era el Canci del bosque), Mickey Mouse (¿se la habrá manyado a Minnie alguna vez? naaa) y otros tantos, pero los dejo en paz por el momento para seguirla en otra nota.

ETIQUETAS: