¿Qué especialización médica seguir? – Parte 1

Hola, que tal.

Quiero creer que entre ustedes, lectores de cada día, hay algunos que viven el sueño/infierno de ser estudiante de Medicina como yo.

Si les pasa como a mí, que están en la mitad de su carrera y están pensando en que van a hacer después de recibirse -aparte de correr desnudo por la Arístides gritándole a los 4 vientos que después de 6 años al fin sos libre- probablemente hayan meditando sobre qué especialización seguir.

Acá les dejó mi pantallazo de algunas de las especializaciones que podemos tomar apuntado a deleitarnos un rato de nuestro futuro.

Es importante recordar, que con mucho estudio y trabajo podes entrar a la que vos queras, más allá de si te recibiste en la Universidad de Cuyo, la de Mendoza, la del Aconcagua, o el subsuelo de la Galería Tonza.

Si usted no estudia Medicina, y pertenecen al mundo de los abogados, contadores, diseñadores gráficos, cartoneros, cajeros de Mr. Dog y demás, igual lo invito a leer esta nota, así se puede informar y entretener viendo el martirio que nos va a tocar vivir a nosotros en los próximos años.

Tengan en cuenta que no incluí a la especialización Clínica, ya que es la antesala de varias de las que van a ver a continuación.

Por último, para aquellos que saben muy bien de que va cada especialización, sepan disculpar que no de exactamente en el clavo a la hora de explicar una de ellas. Igual, están en un sitio de humor, no se que esperan. Caretas.

Sin más, comencemos:

CARDÍOLOGIA:

Empezamos nuestra lista con la rama dedicada a aquellos aventureros que quieran tratar a los pacientes “enfermos de corazón roto”

No se malentienda “pacientes con corazón roto” con personas que les han descuajaringado la cara a rechazos y que estén extenuados por fracasos en relaciones, sino con aquellas con problemitas un poco más serios, como hipertensión, infartos agudos, endocarditis, embolias pulmonares y demás.

El papel de los cardiólogos es muy importante también porque a través de su ayuda médica permiten prevenir los infartos, ACV y bobazos que son tan comunes en nuestra península sureña.

Los cardiólogos, irónicamente, saben de amor. Por un lado, saben cortar el amor, diciéndole por ejemplo, a sus pacientes más hipertensivos que corten su relación emocional con las rosquillas y los chocolates Milka, por otro lado saben cómo formar parejas inseparables, como las de los diabéticos con la insulina. Así que ya sabes, si tenes un amigo que tiene media taponada las venas o muy acelerado el pecho, pedile a un cardiólogo que te “haga la pata” con una buena medicación.

Estudiar la especialización toma tiempo, porque además de hacer la súper mega híper residencia tenes que clavarte haciendo también la especialización clínica.

Si después de todo eso, seguís con ganas de tratar adultos con presión cósmica o gordos con colesterol hasta en los ojos, elegiste bien tu futuro.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Tener buen conocimiento de cómo tomar la presión, leer electrocardiogramas, y manejar todas esas máquinas que hacen “Pi-Pi-Piiiiiiiiiiiiiiii” en las películas cuando alguien se caga muriendo en el hospital.

-Saber tratar urgencias médicas como infartos, embolias, y demás cosas que suenan ásperas.

-Saber que paso con el que dijo que te amaba

-Aceptar que es posible que te mueras de viejo tratando de terminar la residencia.

ENDOCRINOLOGÍA:

La endocrinología es la especialización dedicada a los pacientes con problemas hormonales, glandulares o cualquier otra cosa que se pueda asociar con obesidad en adolescentes.

Si elegís esta rama prepárate para ver absolutamente de todo. Desde gordos con hipotiroidismo, pasando por enanos con falta de crecimiento, siguiendo con mujeres barbudas y terminando con adolescentes diabéticos con “alto poder adquisitivo” (Gracias por tanto Cristi).

Por eso mismo, endocrinología es lo más cerca que podes estar de ser un jefe de circo.

Las hormonas son como el Jesucristo del cuerpo humano, están en todos lados. Por ende, si elegís esta rama, te va a tocar meter mano en todos los lugares recónditos del cuerpo humano donde las hormonas ejercen su función. Hacete la cabeza.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Es una especialización muy generalizada, vendría a ser el tenedor libre de las ramas médicas, por lo que si te gusta ver “de todo”, esta es para vos.

-Saber comprender y ayudar en el crecimiento de tus pacientes

-Tener tacto (figurativa y literalmente)

CIRUGÍA PLÁSTICA:

El único tipo de especialización en cirugía que voy a tocar en esta nota es la menos “superficial” si podría decirse. Porque claramente, nadie que se haya hecho una cirugía plástica tiene problemas de autoestima o se siente incómodo con su cuerpo.

Cortando con mi súper sarcasmo, hay realmente gente que requiere cirugía reconstructiva para poder sacarse ciertas anormalidades o deformidades serias con las que pudieron haber nacido.

Y por otro lado está la gente que se hace cirugía cosmética para ocultar lo deformes que son por naturaleza.

No creo que sea un problema hacerse cirugía plástica, ni crítico a la gente que se las haya realizado, yo por ejemplo siempre quise lijarme un poco la nariz (pero es claramente imposible porque necesitarían una amoladora industrial para tal fin) porque sentirme como el hijo de Diego Peretti no es para nada cómodo.

Pero después pienso que si Diego Peretti triunfó con semejante nazo, ¿porque yo no podría triunfar con el semejante tubo de oxígeno que tengo incrustado entre mis ojos?

Y ahí vuelvo a pensar que la cirugía plástica cosmética es una bazofia.

No me desvió más del tema. Si tenes pulso y ganas de transformar abominaciones en modelos esta es tu elección.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Tener buen manejo del bisturí.

-Saber convertir bagartos en cisnes como un artista (siempre y cuando no te agarre por hacer algo al estilo Picasso)

-Tener una billetera muy grande

-No cometer errores (porque las probabilidades de que pases a vender praliné en las calles del centro son altas) 

GINECOLOGÍA:

¿Has visto alguna vez «Alien vs. Depredador»?

Si no lo has hecho, no te la recomiendo, es una película bastante pelotuda.

Pero si la has visto, deberías poder recordar una escena en particular en la que el Predator (El chabón que parece un rugbier con armadura y rigor mortis) se saca la máscara y deja ver toda su cara, horrible, desfigurada, arrugada y llena de baba.

Bueno, si vas a seguir ginecologia, cada vez que le abras la bata a una de tus pacientes te vas a encontrar con esa misma cara del Predator, sonriente, frente a vos.

No estoy exagerando. Es así de tétrico.

Y Dios se ampare de tu alma si te toca una mujer vieja y enferma con sífilis o gonorrea. Lo que veas en ese momento te va a dejar marcado de por vida, DE POR VIDA.

Te va a dejar marcado, como el 7 a 1 dejo marcado de vergüenza a todo Brasil. Pero peor todavía.

Por lo general, es una especialización de minas, aunque te podes encontrar varones también.

Si sos hombre, mucho de tus amigos que no estudian lo mismo que vos, ya te debieron haber dicho a esta altura que tenes que elegir esta especialización sí o sí. Claramente, porque son unos pajeros y nunca vieron la imagen horrible de una cajeta enferma.

Pero obviamente, como cualquier especialización, es válida, y toma su trabajo.

Las residencias son desafiantes y requieren su tiempo.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Ser mujer

-No tenerle asco a nada

-Ser poco sorprendible

-Ser ciego

Próximas entregas: UROLOGÍA, NEUROLOGÍA, MEDICINA SEXUAL, GERIATRÍA, DERMATOLOGÍA, PEDIATRÍA, PSIQUIATRÍA Y ONCOLOGÍA.

ETIQUETAS: