¿Qué especialización médica seguir? – Parte 2

La semana pasada les traía la primer parte, que pueden leerla acá: ¿Qué especialización médica seguir? – Parte 1

Ahora arranco con la segunda parte, espero que ENJOY!

UROLOGÍA:

La urología se encarga básicamente de dos cosas, primero de que tengas unos riñones felices, fuertes y sanos, y segundo, de que –si sos hombre– tu palo se encuentre en condiciones óptimas para el crimen.

Al igual que ginecología, te vas a encontrar con un safari de barbaridades visuales muy difícil de digerir. Vas a tener que tratar todas las enfermedades que se puedan dar desde los riñones hasta su salida en hombres y mujeres. Todas.

No tengo palabras para explicar la cantidad de cosas que pueden haber en ese trayecto. Dependiendo de la persona podes llegar a encontrar herpes, hongos, vesículas, focos de luz, y vaya a saber qué cosa más.

Sinceramente, no sé cómo estará el tema de los sexos acá, pero la verdad, yo como hombre, no  tocaría la opción de ninguna forma. Pero si sos de los hombres que si les gusta tocar, bueno, vos sabrás.

Si estás seguro de elegir esta rama, prepárate porque vas a sentir más próstatas que Freddy Mercury.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Tener buena “percepción física” en los exámenes corporales

-Estar acostumbrado a tener fluido en las manos todo el tiempo

-Tener empatía con el pobre diablo que tenes enfrente

-Al igual que ginecología, ser una persona reconocida por tenerle asco a nada.

NEUROLOGÍA:

Si te vas a inclinar por descubrir los grandes misterios del cerebro humano, por un lado te felicito por elegir esta rama y ser tan valiente de afrontarla, por otro lado te doy la bienvenida al mayor infierno existente en materia de residencias.

Neurología y Neurocirugía son legendarias por ser las que tienen las residencias más arduas, más complicadas de entrar y, por sobretodo, en las que vas a recibir el más difícil trato por parte de los médicos encargados que te van a tratar de sirviente bastante seguido.

Vas a servir más café que los pubertos que atienden el Starbucks de Palmarés.

Si eso no te desanima e igual decidís intentarlo, y si por alguna formación de las fuerzas de las suerte te logras especializar, estas en lo más alto que podes estar.

Y si sos realmente bueno, vas a cosechar la guita en pala.

Si tu personalidad no fue completamente destruida en tus años de interno, tu perfil sería el de un tipo serio, un poco testarudo y medio amargo. Como ese profesor que todos tuvimos en la secundaria que se candidateaba al tizazo cada vez que hablaba.

Igual, repito, a Neurología entra si queres, salí si podes.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Saber aguantar 87 horas despierto

-Saber cómo hacer un Expresó Latte

-Ser masoquista

-Hacerte la idea de que podes formar una familia, tener hijos, terminar en un asilo y morir de viejo, todo mientras sos residente.

MEDICINA SEXUAL:

Si alguna vez soñaste con gritarle a una de tus pacientes “Ovula babosa, ¡OVULA!” este es tu destino.

Aunque no es una rama “per sé”, la medicina sexual (entiéndase medicina destinada a la fecundación) es una forma que han adoptado varios ginecólogos, urólogos y obstetras.

Sé que no debería ponerla como una especialización, ya que no lo es.

Pero esta bueno para recordarles a aquellos que quieran seguir ginecología o urología, que no necesariamente van a tener que pasearse por todos los genitales enfermos del oeste argentino, ya que hay alternativas como esta.

Lo más molesto de esta alternativa, puede ser el momento incómodo que se da al decirle a una mujer que su ambiente interior es muy hostil como para lograr la concepción, o a un hombre, que sus “pibes” no son lo suficientemente rápidos, inteligentes o fuertes como para entrar al óvulo.

En ambos casos, es un garrón el hecho de tener que darle a alguien la noticia de que es estéril y que tiene la misma potencia sexual que un Fiat 600.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Ser ginecólogo o urólogo (y estar cansado del morbo diario de las dos)

-Tener sinceridad

-Saber poder dar una noticia brutal como la que es la infertilidad

-No ser un/a imbécil que se ríe en situaciones innecesarias (imagínate lo que sería eso) 

GERIATRÍA:

La geriatría es la rama dedicada a tratar a los más ancianos.

La ensalada rusa de patologías que vas a ver tienen un rango bastante grande, que va desde Demencia senil, pasa por Enfermedad de Parkinson, continúa por Artrosis y culmina con juanetes gigantes en los pies.

Al ser sincero, y conocer a un par de doctores que se desarollan en este campo, hay que entender que el éxito en esta rama es bajo ya que lo que se busca siempre es alargar la vida del paciente un poco más en vez de que curarlo forever and ever.

En ese sentido, la Geriatría se parece mucho a ser un hincha de Racing, estás acostumbrado al fracaso, pero no le das bola y seguís para adelante.

En realidad, y es necesaria la aclaración, quien trabaja esta rama no fracasa al hacer todo lo posible, pero si puede tener una sensación de fracaso fuerte al ver a sus pacientes partir.

Si la elegís vas a hacer un par de cosas fuera de lo común para el médico clínico convencional, desde salir a caminar para charlar con tus pacientes hasta cambiar pañales.

Lo bueno de esta rama, es que quienes le saquen el mayor provecho van a poder dilucidar que las ganas de vivir de algunos viejos es comparable con la de pibes de 15 años. Y van a sorprenderse aún más viendo como esas grandes ansias prolongan la vida y la enriquecen aún más.

Al igual que cuando un niño recibe un nuevo juguete o un albañil recibe un plato de ravioles, la felicidad que genera ver a una persona con verdadera alegría y tranquilidad en sus últimos años de vida es algo muy grato.

Aptitudes personales que favorecen para seguir esta especialización:

-Tener buena comunicación con los más viejos

-Entender bien que el fracaso es algo común

-Hacer “el aguante” psicológicos a los pacientes hasta el final

-Saber si es mejor usar Pampers o Huggies

Próxima entrega: DERMATOLOGÍA, PEDIATRÍA, PSIQUIATRÍA Y ONCOLOGÍA.

ETIQUETAS: