¡Salud Mendolotudos!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Conozco a El Mendolotudo desde poco después de sus comienzos, lo seguía esporádicamente, fue evolucionando, lo fui siguiendo un poco más y tiempo después me convertí en escritor. Puedo llegar a decir sin arrepentirme de que fue una de las mejores cosas que me pasó en el año (no tanto el hecho de ser escritor, sino de haberlo conocido y disfrutado).

Con el tiempo fue tomando vida propia, fue evolucionando casi sin que le dirigieran el rumbo. Nunca cambió, sino que se amplió, se perfeccionó, pero sin perder en lo más mínimo los orígenes, la estructura, la forma de ser. Pasó de ser una publicación exclusivamente de humor mendocino a contener también artículos de deportes, política, opinión, cultura, internacionales ¡y hasta horóscopo!

Parte de ese movimiento somos los escritores, un movimiento que se retroalimenta sin notarlo, sin buscarlo, algo nos estimula y sin saber bien qué (y sin que nos interese tampoco qué es ese qué) nos lanzamos a la aventura de cada nota, sin saber qué pasará después, sin buscar nada, totalmente desinteresados, pero felices, y yo más feliz todavía, porque cada minuto que le sacamos de audiencia a programas estúpidos y desculturizantes es un logro, porque el calificar a El Mendolotudo como una página con pésimo contenido es desconocer a las excelentes historias de Marcos Valencia o Don Rubén o ignorar las notas científicas de Alberto Unapiedra o los exquisitos poemas de El Testigo y Diem Carpé. O decir que es una página machista es omitir ala DoctoraLi, lo mismo con Bloody Mary si decimos que somos opositores. Y hasta la genialidad hecha humor del Doctor Bomur, el Ingeniero Conep (los mejores jefes del mundo), Choripán Peña, Aureliano Buendía, las notas de cultura, las del Mendoza Escribe (dándole la posibilidad a cualquiera de poder ser leído), sin olvidarme de todos los otros miembros del staff que no son menos por no seguir ejemplificando.

Porque este espacio “lamentablemente” es un ejemplo de que muchas voces diferentes conviven en un mismo lugar, que no hay bajada de línea, aún siendo de diferentes edades, pensamientos, estilos, cultura… Porque hay cosas que no se ven desde afuera (o tal vez algunas sí), que es lo humanos que son todos, desde el más viejo del staff hasta el más nuevo, y creo que eso es lo más lindo de pertenecer a un lugar como este.

Porque es un espacio que mediante el entretenimiento y también la seriedad  nos permite pensar, debatir, reflexionar, mover las ideas y los sentimientos, y eso es una de las cosas más importantes que hay, porque nos permite estar activos, no dormirnos, culturizarnos, creativizarnos, no estar nunca conformes, ser curiosos, exigentes, demandantes, cosa que escasea, pero no dejará nunca de estar mientras existan espacios como éste.

Porque hemos demostrado que a pesar de las descalificaciones y la parcialidad con la que varias veces trataron a El Mendolotudo, pudimos actuar con altura y mostrando distintos pareceres y voces, aún contrarias, no siendo lo mismo de parte de los lados críticos, evidenciando una total y lamentable falta de profesionalismo por parte de “profesionales”, siendo que ellos nos tendrían que dar el ejemplo.

Porque cada nota es hecha con esmero y con la mayor dedicación de parte de todos y cada uno de nosotros. Además de que es admirable que siendo tantos, haya tantas ideas, tantas notas, tantos estilos, con una destacable redacción y creatividad, le guste a quien le guste. Y porque nos encanta que hayan notas geniales o que hayan causado algo, por más que no sean las de uno, porque además de “colegas” somos lectores de nosotros mismos y admiramos a los otros integrantes del staff. Y todo esto en un grupo en que la mayoría no somos especialistas en letras, ni periodistas, ni profesionales en muchas cosas.

Y lo más importante de todo, lo que más nos motiva a seguir, los que más nos divierten o nos hacen enojar (¡y a veces las dos cosas al mismo tiempo!): nuestros lectores. Cada uno de nosotros tiene sus seguidores, sus clásicos comentaristas, sus “te bardeo siempre” o “te felicito siempre” hagamos la nota que hagamos. También están esos lectores siempre silenciosos, pero que sabemos que disfrutan las notas. Y a veces nos sorprenden, y nos animan a seguir. Porque no somos de palo, porque nos gusta saber que por lo menos una persona nos lee, le gusta lo que hacemos, o no le gusta (¡pero igual nos lee siempre!). Y además porque es increíble la diferencia con comentaristas de otros lados, sean diarios, foros, T!, etc., ya que es un orgullo que sorprendan (a mi o a autores de otras notas) con los comentarios, muchos de ellos fundamentados o apasionados o cosas por el estilo, pero con una gran demostración de creer y saber de lo que se habla.

A todos y cada uno de ustedes, lectores y miembros del staff, hoy, terminando este interesante año mendolotudiano: ¡Gracias! ¡Salud! ¡Excelente 2013! ¡Y Mendolotudo para rato!

Y para no olvidar:

Quiénes somos: click acá
Y nos encantan los comentaristas con avatar: click acá
Y si querés formar parte del staff: click acá
Seguí, ama y admirá a Bestyal Ware por face: click acá

También podes leer:
Guía del buen seguidor K (Segunda parte) 

El año pasado escribíamos:
Canciones para despedir el año 

ETIQUETAS: