Si Colón hubiera sido argentino

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

He de preguntarme muchas boludeces a menudo, pero creo que esta, en base a mucho esfuerzo fue una de las mejores. ¿Cómo hubiera sido la historia si Cristóbal Colón hubiera sido Argentino?

Por el trajín de mis ideas, mezclando la historia y el ahora, hubiera sucedido lo siguiente: Cristóbal Colón hubiera nacido en Tucumán, de esos de encontrarse las cosas antes de que la gente las pierda. Hubiera cursado sus estudios en algún colegio público de la zona, y seguramente hubiera tenido una infancia feliz. Acérrimo a los libros, sobre todo de geografía y alguno que otro de historia, se destacó entre sus pares por sus ideas alocadas de siempre hacer las cosas distintas. De más grande se interesó por el comercio, que pronto se volvería su profesión habitual. Cristóbal intentó llevar sus ideas transgresoras y revolucionarias a sus negocios, ideas impensadas por sus pares.

El señor Colón, hincha fanático de Colón de Santa Fe, comercializaba productos con nuestros pares venezolanos, llevaba todo tipo de granos, barriles de petróleo, y demás productos ilegales por vía marítima a través del océano pacífico. Así  también traía, sobre todo dinero para el gobierno argentino. No se sabe bien porque, de la misma manera que lo hizo Antonini Wilson. Dicen las malas lenguas que el fin era financiar campañas políticas. El joven Cristóbal sindicalista nato, empezó a tener problemas con el fisco, se cobraban muchos impuestos, gastaba mucho en coimas, ya que nuestros vecinos chilenos no se la hacían tan fácil. pero sus ambiciones capitalistas y espíritu aventurero lo llevaron a buenos aires, se decía que allí había un puerto, por donde él podía comerciar libremente ya que en Argentina con algún regalito a quien correspondía podía simplificar el asunto. El problema era el siguiente: Cristóbal no tenia un mango, y se decía, que el mundo terminaba a pocos kilómetros mar adentro. (típico pensamiento argentino). Pero nuestro inteligentisimo conquistador tuvo un sueño donde se le apareció un tal carlos saul que con palabras claras y sutiles le dijo: -no nesario tanto dinero Cristobalito, hablá con la reina. Ió eso iá lo hice… sino preguntale a la gente de ecuador por el tema de las armas- y así fue que Colón después de comerse un chori y tomarse una gaseosa en plaza de mayo, se dirigió a la casa rosada y  pidió audiencia con la reina. luego de exponer su idea, y aunque la reina le dijo que estaba loco, que lo que pretendía era imposible, llegaron a un acuerdo. La reina le concedió tres yates, uno de ella, el otro de un señor llamado amado, pero que estaba a nombre de otra persona y el tercero de un tal shocklender, amigo de la bruja del pueblo, la señora eve; Se decía que era el diablo escondida bajo un pañuelo. El trato consistía en principio era llevar la mercancía a venezuela por el océano atlántico y luego ir hasta unas tales islas caiman por un encargo de la reina a llevar unas bolsas con el signo pesos y entregarlas a una empresa fantasma de un tal loco baez.

Colón estaba hecho, ya tenía todo, excepto la tripulación. Nadie quería morir, nadie quería jugar con el azar, el miedo aterraba a los posibles candidatos. Así que fue en busca de presos, personas privadas de la libertad por diferentes delitos, sin embargo no tuvo suerte, ellos le dijeron que con el sueldo que les pagaban, y con el aguinaldo que percibían andaban bien, así que desistieron. Al desanimarse por tal suceso llamó a un tal julito bebido y al animal fernandez, muy amigos de la reina, ellos le consiguieron algunos barra brava y a un grupo de campesinos, o camporistas algo así.

Ya estaba todo listo, los yates zarparon hacia lo desconocido, con los temores de una nueva travesía y la ilusión del por venir.

El problema surge cuando en las profundidades del Atlántico se encontraron perdidos, habían perdido el rumbo ya que las brújulas con las que contaban eran made in china, y de juguete. (Las habían comprado en la salada junto con unos salvavidas de patito). Al ver que el mundo no terminaba allí Colón envalentonado después de tomarse unas birras mientras timoneaba, decidió seguir.

Luego de unos meses navegando, se pudo oir un grito. Tierra, Tierra compañero, grita la malvada contramaestre Milagros Sala ( la mas corrupta y violenta de toda la tripulación). Y era así, habían llegado a tierra firme, pero no sabían donde estaban.

Era un nuevo continente, la gente hablaba español, pues coño, habían llegado a España. Colón sin distracciones fue derecho al grano, y tuvo gran éxito en conceptos comerciales con los europeos, les cedió tierras argentinas a cambio de espejitos de colores, agua y petróleo por joyas enchapadas en oro y bañadas en plata. Una amenaza como comerciante nuestro conquistador argento. Sin embargo faltaba aún el encargo de la reina. preocupado por ello, decidió seguir con la travesía, caminó durante tres mes continente a dentro y como por arte de magia dio justo en el clavo. Un pueblito llamado Suiza, conocido como “paraíso fiscal”, fue quien le acepto las bolsas con signo pesos sin preguntar nada, y así la nobleza argentina podía de cuidar su tesoro sin ser investigados. Para no tener quilombos, la reina nombró a Cristóbal embajador de Taiwán, donde vivió muy feliz hasta el último de sus días.

Cruel historia de un Cristóbal Colón Argentino envenenado por un sistema de corrupción del cual ninguno de nosotros somos ajenos.

ETIQUETAS: