Te invitamos a participar a “El club de los feos”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuando uno es feo, pero feo en serio, fiero, complicado de rostro, complejo de físico, de belleza difícil de digerir, tiene solamente dos caminos para copular: o es poseedor de mucha guita, cosa de poder vestirte con la mejor ropa, ir a los lugares top y despilfarrar biyuya a mansalva, andar en buenos autos, tener lancha y cuatris, vivir solo en un semipiso céntrico y poder hacerle regalos deslumbrantes a las mujeres, pasando a ser un “feo con onda”, o una “belleza exótica”, o, si no se tiene guita, se debe ser extremadamente bueno en algo, sino el mejor. Un guitarrista de la puta madre, un poeta letrado, un auténtico hijo de puta gitano y ganador, un abogado deslumbrante, un filósofo inspirador, un enólogo maravilloso, un médico brillante o ser destacado y genial en tu profesión. Ahí también podes ser feo y seducir por tu carácter, por tu actitud, por tu sapiencia. Ahí tu rapidez mental nivela la balanza con tu cara de chota y podes levantar.

Ahora… muchos también pueden tener la malísima leche de ser feos y encima tímidos. Es lo peor, es como pagar caro un restaurant de comida de mierda, como recibir de herencia una deuda, como tenerla chiquita y encima precoz. Es lo peor de lo peor, porque no solo sos rechazable a la vista, sino que encima estropeas cualquier intento de avanzar.

Peeeroooo… por si esto fuera poco, para colmo de males, vivimos en esta provincia cerrada como poto de Ken. Todos sabemos que en Mendoza coger es una empresa difícil, con las armas adecuadas (guita o carisma) te la podés rebuscar para no morir de un coma láctico, pero la cosa se complica cuando la naturaleza nos soltó la mano y nos regaló una caripela zarpada, esas que en “Locos por el Fútbol” valían 10000 puntos…

Entonces, fiero querido, si tus interacciones con mujeres son casi nulas, no has visto una concha ni en figuritas y tenes menos chances de ponerla que el Papa… desde El Mendolotudo te traemos la solución, a vos, que al igual que varios acá, no nacimos con cara de niño bien parecido y que la policía cada vez que nos ve nos pide el DNI. Si, si, cascoteado de mi vida, para vos, llego…


Acá no va a venir Will Smith a tirársela de negro pijon, ni ningún aporteñado casanova choto a convertirte en el chamuyador del mundo. No señor, eso no va a pasar. No te vamos a enseñar nosotros, los amos de la incogibilidad, cómo levantar (ya que seremos los primeros alumnos), tampoco le vamos a pagar a un orador verborrágico que te venga a dar cátedra de algo que no vas a hacer. La solución es mucho más sencilla, práctica, real y posible.

Al Mendolotudo lo lee mucha gente, entre todas esas personas hay muchas chicas lindas, pero lindas posta, realmente riquísimas para ser concretos. Minas que EN TU VIDA te van a hablar, te lo aseguro, peeeero, que son buena gente y de buen corazón. Entonces, como cuando se es lindo la vida es mucho más fácil y todo sale bien, han decidido aportar su granito de arena para que nosotros, feísimos muchachos, podamos, por lo menos, vencer esos fantasmas tamaño baño que nos acosan y podamos, al menos una vez en la historia de la humanidad, cruzar palabras con ellas para ver que se siente.

Los citamos en un salón, que lógicamente se va a llamar “CFU” (Club de Feos Unidos), a una clase mensual. Se sientan todos, ordenados, con sus lentes de aumento bien puestos, las caras lavadas, peinados y perfumados, se acomodan los brakets, se sacan la remera de adentro el pantalón y se dejan de comer las uñas.

Entonces entran al salón ellas, mágicas, despampanantes, verlas te hacen bien a la vista y te alegran la vida, todas top, todas preciosas, con onda y de onda, risueñas y angelicales, talladas a mano las hijas de puta, como un séquito de princesas reales. Se presentan frente a la horda de muertos y elige cada una, entre la multitud acalorada de perdedores virgos ansiosos, precoces y atiborrados de nervios a un feo del montón. Entonces se separan, se van armando tipo “parejitas” y se sientan en una mesa, trago, jugo o lo que sea de por medio, y entablan una charla, distendida, informal, simpática. Incluso hasta podemos plantear escenarios, que no solamente hagan alusión al boliche, como la cola del banco, una mesa de un bar, el gimnasio, la pileta, la playa, un cumpleaños donde caes de garrón y no conoces a nadie, etc.

Lógicamente no están con vos, NO ESTAN CON VOS, obvio no quieren que te las levantes, por supuesto que tus incipientes atines van a quedar en la nada misma, peeeerooooo, por primera vez, como nunca antes en tu vida, vas a sentir lo maravilloso que es que te hable una linda, que te mire y te dirija la palabra, que te escuche, te responda y entable una conversación con vos.

Seguramente ella se te va a cagar de la risa, por supuesto que luego le va a contar a sus amigas de lo feo que eras y de lo difícil que fue charlar con vos, de eso tenes que estar seguro, peeeero en algo te va a ayudar. En esa mesa va a haber una carta, de un lado verde, del otro lado roja. Entonces te vas a tener que animar a hablar, porque ella te va a dar un mínimo pie, pero si o si vas a tener que hablar (sabiendo que seguro no te la levantas esto debería funcionar como un placebo). Con esa tarjeta ella te va a marcar las frases acertadas con verde y va a mostrarte el rojo cuando comiences a banquinear, o digas algo estúpido, como preguntarle el signo, contarle que pelis ves o si viene siempre al mismo boliche. Al principio vas a transpirarte entero, vamos a tener dosis de Decadrón para el que le agarre urticaria, además de ventilar bien el congreso para que no se desmayen los feos, pero después de cuarenta o cincuenta intentos quién dice…

Lo innovador de esto es que vas a tener a tu disposición un montón de chicas re contra ricas, divertidas, cancheras, intelectuales, seguras, dispuestas a hablar con vos, a sacarte los miedos de hablar con mujeres y así vas a lograr sentirte más confiado para la próxima vez que tengas la oportunidad de acercarte a una minita… ¿No es genial hijo de puta? ¡CHUPAME LA PIJA GABRIEL ROLON!

Vas a estar en un lugar donde te vas a sentir cómodo, un lugar lleno de onanistas losers como vos, que hacen de la paja un deporte olímpico y que a cada rato se le explotan los cuetes en la mano…

¿Y Porque hacemos esto? Porque también somos feos y sabemos que siendo lindo la vida es más fácil y queremos que los amigos del Mendo sean felices.

Y pensalo bien, acá todos ganan: porque obvio a la mendocina divina le encanta que la alaben, rica del papi que reside Mendoza, que no se une a Greenpeace porque te dan asco los bichos, además siente que está ayudando a los más necesitados, o sea, a nosotros, y vos vas a sentir lo lindo que es qué alta rica te mire, te preste atención y escuche que le hables de los terribles guisos que hace tu vieja, de lo mucho que te gustan los Simpsons, de la joda que te haces con tus amigos en los cibers, de lo fantástico que es ser fanático de las Tortugas Ninja y de cómo te terminaste el Mario Bros en una hora.

¿Cómo inscribirse?

Manda un email a [email protected] asunto “club de los feos” con tu:

  • Nombre y Apellido.
  • Edad.
  • Foto no por favor, ya sabemos que sos feísimo.
  • O dejanos un comentarios con tus datos en esta nota.

Nosotros te vamos a contactar con la fecha, la hora y el lugar del evento.