Costumbres nuestras que incomodan a los yanquis

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Como sabrán, sigo correteando al sueño americano y perdiendome muchas cosas del otro lado del continente. Hoy me enojé por eso. Mucha gente poniendo cosas en clave en Facebook y yo era la única pelotuda que no entendía nada. Aaaaa-nda a cagar vos y las frases del orto. No me deprime eso, pero cuando pasa, te das cuenta que estas out.

Como tamién sabrán estoy en el país donde Halloween es una cuasi fiesta nacional. Todo un preparativo que voy a intentar explicar.

Todo comenzó hace una semana cuando Cleotilde me informo que teníamos que ir a buscar las calabazas para hacer la puta artesanía de cavar el zapallo. Bueh, fuimos y volvimos como con siete de distintos tamaños pero todos tan grandes como el culo de Nazarena Vélez ( no el de antes, el de ahora que esta gordita). Mi cara de horror venía como anillo al dedo, halloween (lease jalowin) estaba tan en puerta como mormon a la siesta.  Para vivir la experiencia americana teníamos que disfrazarnos e ir a una fiesta con vasos rojos como en el cine de trasnoche de canal nueve.

Nos pusimos en marcha con las muchachas y lo primero fue ir a ver disfraces. La concha de la pata mas puta de la granja, yo tenía la ilusión de comprar alguno, pero como soy yo, la cosa NO tiene que ser sensilla. Primero que nada, el disfraz que no era digno de uná película porno casera era una poronga con sombrero. Las casas de halloween acá son el palacio a la perversión, el sueño del pajero macabro. Eso si y me saco el sombrero, venden DE TODO para la ocación y tienen una consigna en común: Garche al cliente con los presios, yo comprendo que con la venta en este mes tenes que sobrevivir casi todo el año, pero no me violes sin previo aviso. Para que tengan una idea, me gustaba un traje de reina de corazones, al estilo Alicia en el País de las Maravillas. E’taba maaaaannnnsoooo el trahe loco ! Pero sabes qué? Experimenté una especie de repulsión hacia el atuendo cuando pregunté cuanto salía, 80 dólares, 320 pesos argentinos. Me fui por donde vine.

Imaginación algunas veces es lo que me sobra, algunas otras es lo que me falta. A las puteadas porque día que pasaba día que mis amigas encontraban algo, no iba a ser tan puta de cagarles la idea. La verdad y con el cocodrilo argentino y el instinto de supervivencia tampoco iba a gastar un solo dólar en esto, o no por lo menos 80. Pasé desde regalo a vaca. Es una cagada tan grande cuando tenes un clavo en el medio del cerebro que no te deja ver las cosas con claridad. Hasta que me iluminé y decidí ser una bruja, si bueno, yo se que no es lo más original pero es lo mejor que me quedó. A parte que fue al módico valor de 12 dólares mi sombrero con plumas. Ojo, no cualquier bruja, Una bruja con plumas. Muaajajajajajajaja

El sábado a la noche partimos via party en Greensboro. Compramos unos vinos y gracias Jebus yo no manejaba esta vuelta asique piedra libre para la borracha con sombrero ! Algo que tiene de genial este país es que la vergüenza no es una marca de nacimiento. Lo juro, Los trajes que más me gustaron fueron : Un flaco vestido de Lady Gaga fue genial, un grupo se encargo de ser el lobo, caperucha roja, la abuela y el leñador. Ojo que vi cosas inmundas también,o sea, el sentido común en algunos casos se pierden en la primer caída de chiquitos. Yo comprendo que cada uno tiene ilusiones de retoño, pero flaca, si tenes 95 kg en materia grasa y te queres vestir como Marilyn hay algo que no funciona, manejalo. Eso era la calle. Adentro del bolique la cosa estaba medio caldo, mucha gente con disfraces y borracha. Se armo una piñadera de cómo veinte flacos, estaban batman, un pollo, dracula, un doctor, un pingüino entre otros. Espero que la banana se haya salvado, sino nadie se la va a querer comer toda machucada. Tengo que reconocer que unos mexicanos repartieron coscachos hasta que se cansaron y salieron ilesos.  El pedo se me paso rapidísimo y me dediqué el resto de la noche a interrogar gente sobre la eleccion de su disfraz. En fin, con dolor de patingas volvi a casinga.

El domingo sali a hacer Trick or treat, Smell my feet. Give me something good to eat !!! (truco o trato, huele mis pies. Dame algo bueno para comer) Si en español suena para el ogete. En fin, la familia se junto con otras familias con niños, cenaron como a las seis de la tarde, cosa que yo omití, y salimos a caminar y a golpear puertas. Algunas casas estaban geniales ! La gente mayormente espera a los chicos sentados en el porch (porche según el cine de trasnoche) y les dan caramelos y por ahí alguna que otra cosa hallowenia tambien.  Caminamos como dos horas acompañando a los pequeñitos, lo bueno fue tomando vinito ! (ah los cagué eso si rima!).

Ahora me gustaría mis queridos lectores que: Se coman un asado por mí y que me hagan llegar que les gustaría saber de este país. Eso si, no sean sexopatas !

Acá les dejo unas fotos de algunos disfraces que mas me coparon.


ETIQUETAS: