Una alumna rompe el silencio y la obligan a pagar uno nuevo

No todas son buenas noticias en el tranquilo pueblo de Dorrego. Todo marchaba sobre rieles cuando un suceso inesperado se desato en la Universidad Maza, que repetimos, hasta este entonces, era una universidad donde reinaba la paz y el silencio.

Alvaro Gelardi, profesor de la materia “Biología aplicada a ecosistemas pequeños II” llegó de la terapia con su psicóloga y pidió que sus alumnos sacaran una hoja para un examen sorpresa. A lo que los alumnos respondieron con un “Huuuuuu viejo botón” según nos cuenta Carlitos, el celador.

El profesor pidió que todos hicieran silencio y les entregó una fotocopia con preguntas. Según nos cuenta Camila (compañera de Tami) todo hasta ese momento iba muy tranquilo hasta que una alumna, hasta ese momento totalmente desconocida por sus compañeros esbozó:

-Pame ¿Me prestás el corrector?

-¡QUE CONCHA PASA AHÍ! ¿QUIÉN ROMPIO EL SILENCIO? ¡ME ESTAN CAGANDO LA VIDA HIJOS DE PUTA!¡No puedo soportar todo esto, el divorcio, los pibes, el tomate a 50 mangos, y ahora esto! Dijo alterado, el profesor recibido en la UNC.

-Yo no quiero ser botón profe, pero fue la Tamara. Dijo Marcelo, quien según sus compañeros, ha salido ganador del premio al alcahuete de la clase en tres ocasiones seguidas.

-Usted señorita va a pagar lo que rompió…

-¿Pero qué rompí?

-El silencio…ahora se va a tener que hacer cargo y comprar uno nuevo para la institución.

-Pero profes…

-Profesor nada, lo vas a comprar nuevo…

-Pero como voy a compra…

-Voy a llamar a la policía.

Foto gentileza de Querido Diario

Una tarde triste para el crimen, pero feliz para la justicia. Tamara fue sentenciada a 3 años de prisión ya que presentaba antecedentes similares. El Comisario Ibañez nos detallaba algunos: “Ruptura de huevos a  su novio”, “romperle la pija al padre para que la lleve a Chacras un viernes por la noche”, “Rompió bolsa en su segundo embarazo”, “romper la chota con el ruido del secador de pelos”, “rompe, rompe, rompe, bien guillao. Rompe, rompe, rompe”.

Ayer por la tarde, los padres de la acusada se mostraron emotivos en la red social Facebook, poniendo en su muro: “La verdad desconocemos a nuestra hija, nunca había tenido un comportamiento similar. Pero no se preocupen, nosotros vamos a seguir posteando en los días que esté menstruando así no la extrañan”.

ETIQUETAS: