Viviendo con una Rata

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Vivir en el depto con Don Rata no estuvo tan mal… al principio.

Digamos, los 15 primeros minutos en los que me iba enterando como carajo era posible la vida en ese antro/ sucucho/ pocilga. Pero solo faltaban 3 meses para que mi depto terminara de arreglarse ya que el incendio se había comido casi todo. Así que pensé que con un lugar para dormir Wilson (mi gato) y yo, donde mi cuerpo se recupere paulatinamente de las heridas tanto fisiológicas como psicológicas que la ‘’amiga’’ traviesa del Rata me había causado, sería suficiente.

 La verdad es que cuando uno está de “prestado” en algún lugar mucho no da para quejarse, pero habían algunas cosas en el sucucho del gordo rata que me hacían bastante ruido. 

FB: – Che, hay un problema con la luz.
DR: – No, deja de inventar cagadas.
FB: – Que si, te digo… se prenden y apagan solas culiado.
DR: – Ah, eso no es un problema.. Es que dependemos del vecino que prenda las luces o no, así no garpamos luz. Cuando se fue a laburar llamé al Chicho y empalmamos el cableado, no son tan gruesas las paredes.
FB: – Pero, ¿cómo hago para bañarme con la luz apagada?
DR: – Loco, disfruta la vida, no todo es luz, no todo es iluminación, no todo es bañarse o sea… ¡Jelooou!

Qué le podía decir, es su casa, su estilo de vida, así fue que callado la boca, arreglé el empalme poniéndole un disyuntor con cable de tres pares, y un cable a tierra conectado directamente a la membrana improvisada con latitas de aluminio, que nos abastecería de electricidad e internet utilizando solo energía solar. Aunque mi diseño no fue 100% exacto y más de una vez me termine llevando puesta varias paredes por el abrupto corte de luz o meé afuera del inodoro si el apagón se sucedía mientras hacía mis necesidades fisiológicas. 

A pesar de todo…

Todo iba sobre rieles, yo laburaba para traer el pan a nuestro nidito de amor, la convivencia era buena ya que mi rommate pasaba todo el tiempo en internet, en la play o en el baño. Tuvimos una que otra discusión, ¿pero quién no las tiene?

Como por ejemplo: 

FB: – Che Rata, me parece que no te voy a prestar más la compu, nose que tendrás en esa pedo líquido que llamás cerebro, pero encontré en el historial de mi notebook un par de websites que me llamaron la atención. 

lospicapiedrassex.com
liketobangsheeps.com
comoperderpesomirandotele.com
sexoentrevagabundos.com
cosmopolitan.com/suscripción-anual

DR: – No tengo idea de que lo que me estás hablando. (Pausa de unos 10 segundos) Además,¿ a vos nunca te picó el bichito de la curiosidad? 
FB: – La curiosidad mató al gato, Rata.
Dr: – No, lo que mató al gato fueron los alplax que me afanó el Wilson, lo tuve que tirar a la basura esta mañana.
FB: ¡¿QUEEE?! ¡¡¡WILSOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOON!!!

Pasado el mal rato y unos días después del funeral de 3 días en memoria de mi querido Wilson. Una carta se desliza bajo la puerta. 

Decia algo así:

‘’ Rata, pedazo de cornudo. Me juí. Fingí todos los orgasmos.

Pd: Ah, además me fui con tu jefe, que es tu mejor amigo, que es tu viejo.
¿Cómo me ves como tu madrastra?
Nos vemos en el cumpleaños de la Tía Nilda el miércoles. Abrigate.

                                                                                     Besis  ‘’

No quiso hablar del tema y llamó al padre inmediatamente, le dí su privacidad y cuando volvió, luego de estrelló su celular en el piso y, en una ráfaga iracunda  golpear la pared ; entablamos una charla que decía mas o menos así: 

DR: – ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaa que dolor!
FB: – Tranquilo Rata, no es tan malo. No creo que te hayas quebrado la mano.
DR: – ¡No es por eso! ¡Mi novia me dejó, se fue con mi mejor amigo, mi viejo me desheredó y lo único que me dejó fue este depto!
FB: – Te entiendo perfectamente rata, tranquilo.
DR: – (sniff sniff) A vos tambien te paso algo asi?
FB: – No, pero te entiendo porque hablo castellano también. 

Luego de hacerle un fernecito cargado (cura para todo mal terrenal) se vuelve hacia mí y dice: 

DR: – Necesito descargarme, ¿puedo usar tu compu?
FB: – Si hermano mío, lo mío es tuyo. Además te va a hacer bien escribir, descargá tus emociones en un par de párrafos.
DR: – ¡Ningún escribir culiado!

Los verdaderos amigos saben estar en las malas, así que después de pasar por el seguro de la compu y que me respondan con un ‘’¡La poronga esa era Windows 92, no sirve! ¡Como tu pito! Jajaja. ¡Ptiú!’’ Caminé por las calles del centro y se me ocurrió una idea.

Le compré una guitarra. La música despeja y capaz podía plasmar su tristeza en rasguidos en vez de tocarse todo el día y menguar su dolor  en poluciones continuas. 

FB: – Tomá Rata, un regalito de mi parte..
DR: – Genial, ¡gracias loco!

 (Posa su mirada en el instrumento con júbilo.)

DR: – Me voy a tocar un rato, no me molestes que necesito absoluto silencio y concentración.
FB: – Me parece perfecto per… ¡Ey! ¡Pará!, como vas a tocar si no llevas guitarr… ah.
DR: – Claro, ME voy a tocar un rato, la guitarra capaz la estreno mañana. 

El día que sí me preocupé fue cuando después de mis 12 hs de laburo habituales sin sueldo que me hace trabajar Conep, llegué al depto.

FB: – ¡Rata! Estas sentado en la misma posición desde que me fui culiado. ¿Estás bien?
DR: – Si, es que estuve intentando cambiar de canal con la mente.
FB: – Y… ¿pudiste?
DR: – ¡Por supuesto que no! 

Creí que tener un poder oculto me iba a legrar, pero ni eso… la vida esta en contra mío. 

Al rato lo encontré lamiéndole las tetas a una barbie y llamándola mon amour.

Decidí hablar con él. 

FB: – Rata, ¿seguro estás bien?
DR: – Si, ¿por que lo decís?
FB: – Es que… a veces como que tenés esa tendencia a irte al carajo… de manejar mal las situaciones.

(me mira con un temple pacífico y totalmente zen)

DR: – Soy tu amigo y me conocés, Fernet, los dos sabemos que no es tan así.
FB: – Bueno, si tenés razón, pero…
DR: – ¿¡¿¡¿¡Y SI TENGO RAZON PARA QUE MIERDA HABLAS LA CONCHA DE TODA TU FAMILIA?!??!
FB: – ¿Ves lo que te digo?

Esto fue de mal en peor y en los únicos momentos en los que lo veía sonreír  y/o despejarse es cuando me hacía bromas pesadas, boludeces como cambiar el azúcar por la sal, dejarme videítos que nos hicieran asustar en la compu, asustarme cuando salíamos del baño y cosas así. Razón por la cual lo dejé continuar con sus bromitas, vengándome una que otra vez de él, creyendo que, de paso, iba a ser un factor unificador en nuestra amistad. 

Pero como un niño autista, que fija su atención en una sola cosa y aísla el mundo exterior por completo; sin pensar en posibles consecuencias; empezó a canalizar su depresión a través de las bromas, que fueron subiendo de nivel. Pero yo no me iba a quedar de brazos cruzados.  

Joda: Me cambió la contraseña de la notebook.
Venganza: Puse un balde con agua en la puerta de su habitación.
Resultado: 3 días sin usar la compu. Risas. 

Joda: Me dio una cerveza con laxante.
Venganza: Le metí un gallina  en el baño mientras cagaba.
Resultado: Bajé 2 kilos y medio y me quedó el poporembó como una flor de loto. El cagó sus jeans preferidos, además de un par de marcas de picotazos en los tobillos. 

Joda: Puso azafrán en el tubo de la bañera.
Venganza: Le enmantequé el piso del baño mientras se bañaba.
Resultado: Después del baño se tiñeron hasta los pelos del culo, que no son pocos. Fractura de costilla, 3 puntos en la pera. 

Joda: Me cortó los frenos del auto.
Venganza: Puse el Trinidad Scorpion Butch T. (uno de los pimientos mas fuertes del mundo) pedido de Australia, disuelto en el estuche de sus lentes de contacto y adentro de la media con la que se pajea.
Resultado: Dolor, mucho dolor… inimaginable dolor por mi auto que lo quería mucho. 4 semanas en el taller y 3.500 pesos de arreglos. El Rata paso 2 semanas internado con riesgo de perder la visión y el pito hinchado como un choclo. Que llorón que es. 

Joda: Puso una bomba casera en el microondas con las cenizas del Wilson dentro.
Venganza: Hice un trío con la madre, la ex novia / madrastra y la tía Nilda.
Resultado: Esto fue muy lejos, ya no sé de qué es capaz esa mente retorcida. Ahora estoy escribiendo desde mi placard, con miedo a salir. 

Así que si leen esta nota ayúdenme. Por favor. ¡Se los suplico! La dirección es Calle Falsa 123, ¡manden ayuda! ¡Rápido!

Fuente de las imágenes:
www.avellaneta.oxl.com.ar
www.curiosidadescuriosas.com

 

También podes leer:
Encuesta: ¡Venite a vivir con Fernet y Don Rata! 

El año pasado escribíamos:
Payunia City – Capítulo XI

 

ETIQUETAS: