10 Tips infalibles para calmar a una mujer enojada

enojo-control

Se podría decir que las mujeres se enojan hasta por el más mínimo detalle, pero cabe destacar que vos también sos un pelotudo importante y la cagás bastante seguido. Aprender a ser realista y asumir ciertas culpas, te va a ayudar a sobrellevar situaciones en las que ellas se ponen como locas.

Si bien personalmente creo que no hay nada más hermoso que ver a una mujer enojada (No sé qué clase de mambo tendré, pero me dan unas ganas frenéticas de garcharmelas), prefiero que no sea conmigo, es por eso que aplico varios de estos tips que te voy a tirar a continuación.

Fumate un pucho. Prendelo  tranquilo y escucha atentamente el planteo que te está haciendo. Quizás te está rompiendo las pelotas, porque no notaste que en lugar de tener unos aritos, cremita tiene unos beige. Seguro  te dan ganas de enojarte a vos también, pero no lo hagas. Enojarte con una mujer que ya está caliente, es como querer morder a un perro.  Respirá profundo y seguí el resto de los consejos.

Admití que la cagaste. En este caso, lo ideal es que le demuestres que entendés su problema y hasta sos responsable de él, pero no de su reacción emocional de loca. Hace un tiempo me tocó lidiar con mi mamá enojada y se calmó muy fácil, le dije: “Mamá, entiendo que estas caliente porque te perdí los tuppers ¡Pero no es para que me escondas los comandos de la X-box exagerada!”.

Caminen. Parece una chotera, pero es muy importante que canalice la energía por algún lado. De este modo, comienzan poniéndose de acuerdo en una actividad conjunta y va bajando un cambio. Si lo ves desde otro lado, ya lograste que vaya con vos y no contra vos.

Usá las frases mágicas del tío Don Rata: “Tenés razón”, “Estoy de acuerdo” y “Disculpame”. Generalmente los hombres somos orgullosos, las dejamos que tiren toda la mierda y esperamos a que se le pase sola, pero con estas tres frases bien dichas van a bajar un cambio. Mucho mejor si realmente te nacen del corazón.

Usá el combo especial auto ataque del tío Don Rata. Este me llevó años aprenderlo y entender sus variantes, consiste en aplicar las frases mencionadas arriba sumadas de un piropo y una bardeada a vos mismo, por ejemplo: “tenés razón mi vida, soy un pelotudo de mierda por mandarme esa”, “Tenés razón linda, soy un mugriento de mierda, como me voy a limpiar la guasca con tu sábana, disculpame”. El secreto de esto, es que aflojan porque ellas te están delirando y vos también te auto insultás, entonces paradójicamente están del mismo lado y no enfrentados.

Nunca minimices su planteo. Hay tres cosas que vuelven loca a una mujer y puede llegar a matarte: Que le chupes la axila sin previo aviso después del gimnasio, que te quieras coger a su mejor amiga y que trates su problema como una pelotudez. Que para vos sea una tontería no significa que ellas piensen lo mismo, aunque esté exagerando mucho, tratá de entender la raíz del problema sin minimizarlo.

No busques excusas. Otra tendencia que tenemos los hombres y la cagamos mal. Nuestras excusas nunca van a ser lo suficientemente válidas como para mandarnos las cagadas que nos mandamos, asique tomá el camino más corto y admití que sos un huevón.

Mirala a los ojos. Cuando no la mirás a los ojos, interpretan que vos también estás enojado. Si te está exponiendo su molestia es porque quiere ser escuchada, cuando te hable, mirala a los ojos y demostrale que tiene tu atención, a menos que tenga altas tetas  y sea tu prima, si es tu prima y tiene buenas tetas miraselas todas.

No des información. A veces, en el afán de querer calmarlas, terminás dando info que te perjudica y la va a hacer calentar más todavía, por ejemplo: ”Pero gordita si yo no hablo con ninguna chica, la Vane solo es una compañera del laburo”. No lo olvides, no des nombres ni pruebas de nada, recordá que sos inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Buscá hacer las paces. Como todos sabemos la parte más linda de las discusiones es EL GARCHE DE RECONCILIACIÓN. Después de la discusión, tratá de llegar a un acuerdo, clávate media pasti de Viagra y no se te va a bajar ni a garrotazos, vas a tener que pedir franco en el laburo de tanto coger.


ETIQUETAS: