6 pasos para elegir al chongo perfecto

eldiariodebridgetjonessobrevivire_g

No hay situación más horrible que engancharse con lo que consideramos un chongo. Cuando esta desgracia ocurre, nos planteamos los motivos primeros por los cuales nos metimos en semejante quilombo emocional. Primero, la influencia de nuestras madres y abuelas que, a pesar de creer que hemos extinto cualquier resabio de sus anticuadas ideas, aún permanecen ocultas en nuestro profundo interior. Me refiero a la idea del príncipe azul que nos ame incondicionalmente y viceversa. Todas por más ligeras de tanga que seamos sabemos y confiamos en que esa persona especial llegará en determinado momento de nuestras vidas a llenar el espacio vacío de nuestros corazones por el resto de la eternidad.

Otro factor que influye en esto son las películas románticas onda Diario de una Pasión o Dulce Noviembre, películas del orto que afloran en nosotras la esperanza de que hay un tipo ideal para vos, a pesar de que de la boca para afuera escupas lo contrario.

El problema se presenta cuando ya venís bastante cagada de las relationships anteriores y por ahora querés un caballero que te aplaque el incendio de tus pantaletas de vez en cuando y expeditamente, sin ningún tipo de compromiso y/o promesa. Lo que se llama un simple garch and go.

Ahora querida amiga, con una mano en el corazón, pasado un tiempo en el que te están garchando de manera sublime y cuando ya entra la confianza, las cosas pueden llegar a confundirse. En este caso es predecible que no solamente quedés con el orto roto sino también con el corazón, ya que el muchacho en la mayoría de las veces se escudará ante esta desafortunada situación detrás de la frase: “Esto era sin compromiso”. O sea, traducción literal: “Me encanta como nos garchamos y me da pena tener que dejarte porque como una re pelotuda te enganchaste”

El momento en que la pifiamos es al elegir al sujeto de experimentación. Hay ciertas características destacables que se tienen que tener en cuenta, todo en vano, aclararé, porque como dijo Anthony Quinn en “Un paseo por las nubes”, las mujeres somos criaturas del corazón (Por no decir que somos unas imbéciles emocionales)

1)Elija tipos que usen reiteradamente estas frases: “No tenía crédito para contestarte”, “Me quedé sin batería”, “Me llegó tu mensaje pero ya estaba durmiendo”, etc. Al principio usted será tan chota de creer semejante infamia, pero con el tiempo (esperemos) usted se dará cuenta  de que eso es realmente un chongo. Mujeres con síndrome del trapo de piso abstenerse de meterse con estos sujetos.

2)Examine cuidadosamente a la novia. Probablemente usted sea tan imbécil de ver en ella la esperanza de que él puede llegar a tener una relación formal. No se engañe. Recuerde que él va por lo menos una vez a la semana “al fútbol”. Con usted desnuda en un hotel de mala muerte.

3)Elegir a alguien que sea totalmente egoísta en todo, menos en el sexo y en pagar el telo. Llegará un momento en que el flaco irá a comprar forros y el rata del quiosquero no tendrá monedas para darle vuelto, le dará  Butter Toffes y él se los regalará a usted. Usted amiga, como buena exponente idiota del género, verá en esa acción una declaración de amor y/o propuesta de matrimonio. Nada de gestos y detalles, elija al más desabrido de todos en eso.

4)Véalo solamente cuando tenga la mente libre de influencias dañinas. Las hormonas nos vuelven locas, estamos cerca de nuestros días, vió varios programas de Utílisima y Discovery Home and Health, su mejor amiga se casará, sus nonos cumplieron 50 años de casados, etc. Todos estos son detonantes para ver equivocadamente al Príncipe William en el tipo que se está volteando. Evítelo.

5)No se encariñe. Esto no es un caniche mini toy o una foca bebé. Llegará el momento en que se empezarán a coger mejor que las primeras veces al descubrir los gustos y preferencias de cada uno. Está bueno tener química en la cama, lo que no está bueno es que usted vea a lo que tiene encima como si fuera algo más que un consolador con cuerpo. Apenas vislumbre un atisbo de sentimientos, con todo el dolor del mundo, deséchelo.

6) Evite los consuelos tontos y desesperados. Los tipos saben que hay mil minas que garchan como los dioses. Solamente usted representa la comodidad de levantar el celular y obtener un garche delivery sin complicaciones, ya que sabe que caerá sin la bombacha puesta. No crea que por su destreza para tirar la goma le generará algún sentimiento. Craso error.

Bueno chiquis, con esto me despido, no sin antes recordarles que a pesar de encontrar algún espécimen que reúna todas las características anteriores, es probable que la demencia sentimental femenina se manifieste igualmente hacia el susodicho.  Qué se le va a hacer. Somos, muy en el fondo, verdaderamente criaturas del corazón.

ETIQUETAS: