Arte erótico: Milo Manara y sus trazos exitantes

Recuerdo que quería mejorar mi dibujo del cuerpo femenino. Como con cualquier otra cosa, se me ocurrió buscar en internet gente que lo hiciera mejor que yo. De pronto aparecieron unas líneas inigualables. Bocas que ni Dios dibuja! Piernas, gestos, pechos con la curva perfecta. Estas mujeres habían sido trazadas por una mano magistral: Milo Manara.

Fue amor a primera vista. Qué decir cuando descubrí que además sus historietas estaban construídas a partir de un erotismo muy surrealista: El perfume del invisible, Desnuda por la ciudad, El Click. Le dio material a mi imaginación por años.

Quiero rendirle tributo a este genio de la ilustración y el porno de nivel. Me resulta difícil elegir, pero hablaré de tres de sus cómics que cuentan entre mis favoritos.

Gulliveriana
Versión hot de la historia de Gulliver dónde la señorita en cuestión pasa de gigante a diminuta, siempre sin “bragas”, como buena chica Manara. Me encanta porque raya lo naive, es muy bizarro y a la vez los personajes parecen vivir las historias con absoluta naturalidad. Es como un cuento de niños porno, ideal para leer antes de irse a dormir (paja mediante).

El arte del azote 
Un tren, dos pasajeros que coinciden en un vagón. Mucho tiempo para indagar sobre los vicios del acompañante. De la teoría a la práctica en un solo viaje. Una historia ideal para tomarle el gusto a esos pequeños golpes que tan bien nos hacen.

La metamorfosis de Lucio
Ambientada en una Roma licenciosa, la historia de Lucio toma un drástico giro cuando, después de tener sexo con la esposa del rey, es hechizado y convertido en burro. Con su nueva apariencia –y todo lo que conlleva- deberá sortear diversas situaciones para volver a ser humano. Gracias Manara por no dejar en blanco el espacio que ocupa la zoofilia en nuestro corazón.

Ahora, una galería imperdible de su arte erótico:

Y acá por si quieren deleitarse con algunos de sus trabajos.

http://es.zizki.com/milo-manara

unachicalmodovar.blogspot.com.ar

banner copia