Presagio

—Pero... ¿entonces usted es Galamiel, el vidente más grande de la historia? —Bueno, eso es una exageración de los libros. Yo solo tengo visiones. —Pero jamás se equivocó... —Digo lo que veo, y eso siempre…

Que me sorprendas

Tal vez no sea un galán, no me interesa mentirte ni con gestos desvestirte ni cogerte con un plan. Yo quiero que me sorprendas cualquier tarde, cualquier día, con una risa perdida, con tus manos…

El secreto de la verdad de la vida

—Que estén en este taller es el comienzo, un comienzo que ya no podrá detenerse. Cuando ustedes liberan de su cabeza la atadura a lo negativo, el desenlace es automático, nada ni nadie puede detenerlo.…

La real dimensión del “deber ser”

La física quántica dice que hay múltiples dimensiones que se desarrollan al mismo tiempo pero con resultados diferentes. Es complejo de explicar pero esta historia sucede ahí, en una dimensión diferente a la nuestra. En…

99 noches

Estaba de pie frente a la ventana. Enfrente de la ventana pero él en la vereda y ella en el tercer piso. Él pensaba que no había ninguna mujer tan linda como ella. No podía…

La foto del pasillo

Hace unos meses entré a San Nicolás de Bari, la conocida iglesia de la av. Santa Fé, en Buenos Aires, y al salir una mujer con un niño me detuvo preguntándome por algún sacerdote. La…

El único presente

Mirándolo así no había ninguna solución. Por la radio anunciaron que acababa de detectarse un sismo de nueve grados Ritcher en Sumatra y ellos navegaban a escasos cientos de kilómetros de allí. El aviso de…

El Mago

El murmullo de la gente se fue callando hasta que dos o tres “shhh” enmudecieron la plaza. El mago metió sus manos por las mangas de su saco, se quitó y se puso nuevamente los…

La trampa

  Comunmente Gregorio daba dos golpes largos de timbre en la puerta y salía corriendo. Esa era su manera. Podría pensarse que era una cosa de chicos, una travesura que han hecho todos los niños…

Días de pesca

Todas las tardes salía y miraba el mar rugir lejano nutriéndose con la nariz levantada y los ojos cerrados las oleadas amargas de la sal en el viento. El cielo plomizo, como de costumbre, frío,…

La receta del bueno de don Serapio

El camino de tierra que lleva hasta la localidad de Maestro Forcchino en realidad no es de tierra. Es hora de contar algunas cosas que se desconocen de Maestro Forcchino. Esther Anamélida de Salondra era…

La Postal

Después de llenarse la mente de calles de agua y caminos sin semáforos dejó Venecia. Camino a Milán se desvió un poco y se detuvo en un restaurante para comer. En otro restaurante diferente al…

Los Ricos

—Ahora que soy rico, Paula, voy a comprar una lanza alta que se pueda clavar en la arena y que en el otro extremo tenga un equipo de música, con una sombrilla para que no…

Del otro lado del umbral

Noelia corrió un poco la cortina y lo vio bajar de un auto. Cerró la cortina y se quedó pensando. Al ratito sonó el timbre. ¿Qué querría? Esperó. ¿Y ese auto…? Se acercó a la…