El arte del auto-boicot

Día del examen final. Sí, otra vez la facultad presente en mi vida. Viviendo los nervios del año con
uno de mis compis más compis de la facu. Sentados los dos en un pasillo de la facu, renunciando a
repasar para evitar un colapso de conocimientos, charlando de las moscas que vuelan y los perros
que ladran. En una de esas, llega la profesora que nos iba a tomar el examen. En uno de mis afanes
por sacar nervios de mi cuerpo le tiro el comentario a mi amigo: “Ahora sí, voy a autoflagelarme
al baño antes de que lo haga la profesora, ya vengo”. El otro estuvo tentado de risa hasta la hora
de rendir el examen (obviamente por la imagen de la profesora con un látigo) y ejerció el efecto
que quería: ninguno de los dos tenía nervios o al menos los canalizábamos mediante risas, dolores
abdominales y alguna que otra foto graciosa subida a las redes sociales.

Obviamente el tema de autoflagelarme en el baño era joda (no tenía los materiales necesarios
en la mochila) pero me quedé pensando en el porqué de esa necesidad de golpearse, de tirarse
abajo, autoflagelarse, cuando las situaciones pueden tomar rumbos tan distintos. Con qué
facilidad se puede revertir una situación y dejar de verla como algo trágico.

Sumado a mis pensamientos estuvo el curso que hice de la fundación “El arte de vivir” y algo hizo
click en mi cerebro. Todas las piezas se juntaron y entendí la frase ultra conocida de “el dolor
siempre está, el sufrimiento es opcional”. ¿Puede ser posible que la causa del fracaso sea uno
mismo? ¿Somos tan salames que llegamos a ser nuestro propio obstáculo?

Yo lo creo así desde la semana pasada. Creo que existe dentro de cada uno de nosotros un
pequeño duende verde que nos indica que disminuir nuestra autoestima y caer es bueno, y es ese
mismo duende la causa de que fallemos, nos caigamos y nunca lleguemos a la meta. Es sabido que
cuando decís no, el universo dice: “listo dijo no, dejálo y que así sea”. Vamos a diferentes casos.

Día 585 del noviazgo. Sentados los dos en el auto, rumbo a casa de sus padres para cenar. Noche
mendocina, semáforo de la calle Boulogne Sur Mer. Charlan. Ella pregunta lo mismo por décima
quinta vez en este mes: “¿Vos realmente me amas?” Duendecito verde interior dice: “No me
quiere, no sé si me quiere, voy a preguntárselo una vez más a ver que si en esta oportunidad está
distraído y me dice que no”. El que busca encuentra decía mi abuela cuando jugaba con los demás
jubilados a las escondidas. Qué pregunta pelotuda esa del querer o no querer, en definitiva el que
pregunta está esperando con ansias que le respondan: “no, no te quiero más”. Un típico caso de
auto-boicot.

Vamos a otro caso, más del tema estudiantil. Antepenúltima mesa de examen. 35 días de estudio,
145 termos de mate, 5 atracones con facturas de dulce de leche, 3 amigos vistos, 13 salidas
rechazadas y las últimas 2 noches usando la gotita para pegar un ojo. Una apariencia deplorable y
una cara de pánico símil mujer de Psicosis al ver a la profesora/profesor. Entra el primer alumno
de la mesa, sale y preguntás: “¿fue difícil? ¿Qué te tomaron? ¿Es aprobable? ¿Está idiota la vieja?”
Para qué preguntar semejantes cosas si vas a terminar averiguándolo por vos mismo. Quizás el
chico desaprobó porque no estudió lo suficiente, quizás el hecho de que desaprobara uno no
quiere decir que todos los que vengan después lo van a hacer. El duende verde dice: “si el chico

desaprobó, hay un 99.9999% de que me pase a mi también”. Y así tiramos al inodoro todo indicio
de autoestima, estudio y ganas de aprobar.

Caso número 3 y uno de los más comunes de todos. Hombre de 30 años de edad, 3 años de
experiencia laboral, doctorado y maestría, promedio 9.5 en la facultad. Llega a su segunda
entrevista de trabajo de la empresa en que presentó el currículum. Ya pasó la primera, lo que
indica que está dentro de los preseleccionados para el puesto. Probablemente el mejor de los
postulantes. Un problema: es experto en el arte de boicotearse. Un día antes está nervioso y
el duende verde le indica que hay 9 postulantes mejores que él. Se siente rendido. Al otro día
“sin querer se queda dormido” y llega tarde a la entrevista y no le dan el trabajo. ¿Casualidad?
¿Torpeza? ¿Acto fallido?

Miles de casos más en los que el duendecito verde nos gana y terminamos cediendo por no saber
enfrentarnos a nosotros mismos. ¿Lo ideal? Confiar siempre, si no es en uno mismo puede ser
en el currículum, en los apuntes o en el amor que damos, cualquiera sea el caso que nos ataque.
En definitiva terminamos siendo los únicos responsables de lo que nos pasa, y podemos manejar
nuestras vidas mucho mejor de lo que lo venimos haciendo. Podemos tirarnos a llorar por un amor
pasajero o levantarnos, empilcharnos y volver como nunca al mercado de cabezas de ganado.
La decisión y la diferencia radican en cada uno, y que tan experto nos hacemos en el arte del
autoboicot al tirarnos en manos del destino y no mover un dedo sobre nuestras vidas.

Podemos ir a autoflagelarnos al baño, o cambiar la actitud e ir a pegarnos unos golpecitos en la
cara para avivar esa palidez nerviosa que nos caracteriza en momentos críticos. The decision is
ours.

También podés leer:
Las mejores notas de Madame Barrilete

El año pasado escribíamos:
Post Crucifixión

ETIQUETAS: