La influencia del Olimpo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los antiguos griegos fueron influenciados por diversas tradiciones religiosas. Pero aquí es dónde, podría decirse, comienza todo. Ellos crearon dioses a nuestra “imagen y semejanza” Con virtudes, defectos y rasgos netamente humanos, como el amor, el odio, la envidia, etc.

Para comprender esto, es necesario nutrirse de los textos mitológicos. Éstos explican el origen y el carácter de los dioses y como tales, su relación con los seres vivos.

Una de estas influencias “externas” fue la civilización Minoica o Cretense, que se basaba principalmente en el culto a la Madre TIERRA. Esta Diosa encarnaba tanto la vida como la muerte. El comienzo de la agricultura, trajo como consecuencia, una segunda deidad, relacionada con ella, pero que regulaba las estaciones y los ciclos de cultivo.

La introducción de nuevos dioses se debió principalmente a la influencia de nuevos vecinos, y es así que surgen “rivalidades” entre dioses. Por ello es que superando estas trivialidades, logran aunar las distintas tradiciones para hacerla una. Cabe citar como ejemplo que Zeus, dios de los cielos, rivalizaba con Hera, diosa de la tierra. Zanjaron la situación de una manera sencilla. Convirtieron a Hera en hermana de Zeus y no solo esto, sino que también en su esposa.

También tomaron prestados dioses extranjeros. De Chipre le compraron el “pase” a la Diosa Afrodita, diosa del amor, que a su vez, era una adaptación de la diosa Cananea Astarté, cuyo rastro nos lleva a Ishtar, de Asiria, a Isis de Egipto y de ahí a Inanna de Sumeria. Pues bien se ve, que ya en ese entonces el mundo, por lo menos en cuanto a la religión, se estaba globalizando.

La tradición oral, dio paso a los textos más conocidos por nosotros. La Ilíada y la Odisea, atribuidos a Homero (otras corrientes, atribuyen estos a varios autores). Esta escritura se sitúa aproximadamente en el siglo VIIII antes de Cristo, que es cuando la escritura griega toma forma alfabética estable. La Ilíada establece la cantidad y el rango de los doce dioses que regían el destino de los hombres, desde el Olimpo. Los doce Olímpicos, actuaban y sentían como los humanos, solo que ellos eran inmortales y sus fuerzas e inteligencia eran superiores.

Podríamos decir que el Panteón Olímpico se formaba así:

Los Seis hijos de Cronos (Dios del Tiempo) y Rea (Diosa de la Tierra)

  1. Zeus
  2. Hera
  3. Démeter
  4. Hestia
  5. Hades
  6. Poseidón

Y los restantes se completaban con la 2ª generación de Olímpicos:

  1. Ares
  2. Atenea
  3. Apolo
  4. Artemisa
  5. Hermes
  6. Afrodita
  7. Hefesto

Y ya no son doce… son trece y seguimos con las coincidencias y paralelismos.

Hesíodo, (poeta griego 700 a.C.) compiló mitos y leyendas en una gran obra titulada Teogonía. En ella relata la creación del mundo y las luchas fratricidas hasta la llegada de Zeus al poder, después de destronar a Cronos.

El auge y cultivo de la filosofía, comienzan a cuestionar a la mitología. En el siglo VI a.C. la diferenciación entre el logos (pensamiento) y el mito, fomentó una ola de escepticismo y la razón primó ante la mitología.

Pero, más que nada, fue el escandaloso comportamiento de los dioses, el que hiciera que los hombres pusieran en duda, las normas morales establecidas. Con el tiempo, la manera caprichosa de comportarse, la necesidad de ganar los favores de los seres humanos y sus profundas contradicciones, dieron paso a la reprobación y posteriormente a la búsqueda de una “nueva religión”.

Con esta necesaria introducción, les iré semana a semana, contando sobre los Olímpicos de cómo a pesar de los siglos, seguimos de una manera u otra, creyendo en lo mismo.

—————————————————

Próximos capítulos:

  1. Zeus el golpista
  2. Hera la eterna cornuda
  3. Poseidón el revolucionario frustrado
  4. Démeter La gran mamá
  5. Hades el maldito
  6. Hestia la chica del hogar
  7. Ares un violento
  8. Atenea La más piola
  9. Apolo Un eterno incomprendido
  10. Artemisa la incogible
  11. Hermes El buchón
  12. Hefesto El laburante
  13. Afrodita la ninfómana
Fuentes:
Mitos. Diccionario de la mitología Universal (Cotterell, Arthur)
Los Mitos Griegos (Robert Graves)
Teogonía. Trabajos y días (Hesiodo)

ETIQUETAS: