Lo que nadie cuenta: tráfico de órganos en Mendoza

Lo-que-nadie-te-cuenta-tráf

Yo a este tema lo he estado investigando mucho desde diciembre de 1978, y sé que por ahí este personaje se ha prestado para la joda por un tiempo, pero se me acabó la piola de humorista y me ha pintado tocar temas más serios, y con este la verdad que necesité de mucha ayuda.

Quiero antes que nada darle las gracias al doctor Carlos Villalba, quién vía Facebook se contactó conmigo y comenzó a meterme en el tema, consiguiéndome valiosos testimonios que ayudan a comprobar la veracidad de esta nota, proporcionando nombres y apellidos.

Como primer dato a tener en cuenta y explicado muy sintéticamente, el tráfico de órganos está íntegramente ligado a la donación de los mismos. Se han conocido casos de muchas personas que de buena fé decidieron ser donantes y luego de eso fueron víctimas de atrocidades sin nombre.

Pasemos con el primer testimonio, proporcionado por Héctor Mamaní vía inbox a través de Facebook, (el texto está copiado tal cual para no adulterar la declaración de Hector, sepan disculpas la ortografía).

“Hola Dn Rata me dijo carlos que te contara lo que me paso la otra vuelta con mi hermano el julian. La cosa es que el decidio donar órganos, el es el empleado de Rosaens, un hombre onesto y muy solidario, por eso él quiso donar los órganos, y vinieron y le atracaron todo el local, te paso la foto del órgano que está buscando a ver si nos podés ayudar”

Conmovido por el relato, y al ver la foto fue cuando decidí hacer la nota y no dedicarle una mera publicación en Facebook, esta es la perturbadora imagen que recibí el día lunes:

Este es el Casio M3435 que le afanaron al Julián, la situación es preocupante porque se lo robaron con caja y todo, pero le dejaron el cargador y sin el mismo el instrumento básicamente no sirve para una pija.

Luego me entró otro mensaje de Roberto Arancibia (También está copiado textualmente).

“Hola raton mira el otro día dejé estacionado el órgano en la puerta de casa y me lo robaron, un bajon porque no le había puesto la alarma te paso la foto a ver si vos podes darme una mano hermano”

Al ver la foto me mandé a la comisaría con alguna data que pude recopilar y logré que luego de una investigación pudieran dar con el paradero del órgano y de otros electrodomésticos que el salame este había dejado “estacionados”.

 

Luego de estos dos casos esporádicos, logré descubrír que el tráfico de órganos en Mendoza existe, y es un tema muy preocupante, si no miren estos documentos que conseguí de las cámaras de Ciudad.

También podés leer:
Si sos periodista, estudiante de periodismo o un ser humano, leé esta nota

El año pasado escribíamos:
Eterno atardecer : «El lado B»

ETIQUETAS: