Los 17 mandamientos para el alumno universitario

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Durante mis momentos de estudio me pasa una cosa curiosa, me concentro en todo menos en lo que estoy estudiando. Y en ese barrileteado o viaje interestelar, me puse a pensar en una nota para hoy. Obviamente, nada lejos de lo que estaba estudiando iba a salir en la nota, por ende el resultado fue el siguiente: las máximas más máximas, consejos de una estudiante consternada a estudiantes principiantes; elaborando una especie de modelo de alumno, de cosas que siempre nos ocurren a nosotros y siempre nos van a seguir ocurriendo cuando decidamos apegarnos a los libros de por vida.

  1. Usarás hojas borrador, aprovechando de ellas cada espacio en blanco que veas.
    Usar cada parte de una página. Cada bono de sueldo de tu papá. Cada factura de la luz o el gas. Si es necesario, borrarás con corrector las letras que obstruyan tu camino. Todo para que los resúmenes sean los más autosustentables del mundo
  2. Tardarás lo necesario cada vez que te tengas que poner a estudiar.
    Tu preparación incluirá la búsqueda de un buen mate y el correcto nivel entre azúcar y yerba. Incluirá también la compra de un resaltador si se te terminó la noche anterior o recargar el fibrón del pizarrón blanco. Así te lleve media hora, así te lleve toda la vida. Por más que tu madre piense que estás evadiendo las hojas, por más que tus amigos de facebook te digan que dejes de boludear. Te será indispensable para arrancar con tus estudios.
  3. Cargarás tu mochila al 200%, la ley es no parar hasta terminar como el Jorobado de Notre Dame.
    Es como si nuestro cerebro se programara para meter cosas en espacios reducidos. A veces hasta sentís que jugás al tetris con tu cartuchera, lentes, carpeta, desodorante, etc. Pero siempre lográs el objetivo de hacer entrar una cosita más.
  4. Llevarás todas las carpetas, por si las moscas.
    Es típica la de llegar a la facu y que te digan: no si adelantaron el tema de la semana que viene. Y vos, que ya tenés escoliosis por el ítem anterior, no trajiste nada más que un par de hojas y los apuntes en un folio, para llevar menos cosas. Pero el profesor te cagó y decidió está mañana, luego de leerte la mente, que iba a cambiar el temario. Corriendo a la fotocopiadora a sacar los temas de esa clase de nuevo, porque siempre los vas a necesitar por equis razón.
  5. Llevarás 3 lapiceras de más o ninguna si a tus compañeros les vas a garronear.
    No hay estudiante que no haya tenido el problema de las lapiceras fantasma. Son como los tesoros de los pasillos de la facultad. Te comprás una Bic divina para empezar a tomar apuntes y al otro día ya no está en la cartuchera. Entonces te llevás 5 de más, y las escondés en la mochila adentro del estuche de los lentes, para que nadie se percate de tu tesoro. La que tenés en la cartuchera la metés bien escondidita y rogás que esté cuando vuelvas del descanso.
  6. Te bañarás lo justo y necesario durante épocas de examen.
    Tampoco tendrás tiempo de depilarte. Lo notarás el viernes antes de salir a bailar, cuando tengas que usar la depi-lady de chewbacca. Para las cejas y el bigote no hay tiempo, el verano que viene cuando terminen las mesas vas a dedicarte a eso. Con un baño cortito, en esas zonas críticas, la podés pilotear hasta rendir. Después ya no hay nadie que se te acerque ni para consultarte una duda del parcial. Es buena estrategia a la hora de evitar carroñeros de parciales viejos.
  7. No usarás lápiz para resumir, corrés el riesgo de quedarte dormido en el intento de leer una hoja.
    Nunca entendí a las personas que usaban este método para estudiar. Para mí, si la hoja no parece la bandera gay, no se puede estudiar de ahí.
  8. Usarás lentes de descanso, aún así no lo indique el oftalmólogo.
    Para evitar la ceguera estudiantil acompañada de jaquecas a mitad del semestre no hay mejor método que unos buenos lentes de descanso. Incluso a veces te ayudan a concentrarte un pelín más…o será pavada psicológica mía nomás.
  9. Evitarás cada distracción.
    Estudiar contra una pared de espaldas al televisor y computadora es la clave del éxito. La pared deberá ser blanca o de color poco imaginativo.
  10. Si sos mujer, te pintaras una uña por cada hoja que estudies.
    De esa manera terminarás si o si de estudiar. Si son más de 10 hojas aplica dos manos o píntate las de los pies también. Si sos hombre intentá cortándote las uñas o afeitándote secciones de la barba. Puede que en épocas de estudio no vuelvas a tener la oportunidad de acicalarte.
  11. Tomarás recreos cortos en facebook, si facebook permite que sean cortos.
    Bueno, no es necesario ser Einstein para saber que los recreos de estudio de facebook suelen comenzar con una intención de ser de 5 minutos y terminar siendo de media hora (con suerte).
  12. Soñarás con una materia la noche anterior a rendirla.
    Esto aumentará la superficie de tus ojeras, pero también la de tus conocimientos. Como levadura en el pan…pero en el cerebro.
  13. Nunca estudiarás un sábado a la noche.
    Está comprobado que no sirve una mierda. Estarás atento a las actividades de los demás y no te concentrarás por los celos de los que sí pueden salir. Pasar el mal rato acompañado con un vino es aún peor, lo verás al otro día reflejado en tus resúmenes.
  14. No estudiarás con resaca.
    Es peligroso y arriesgado, como sacarse un moco y manejar por la Boulogne Sur Mer en hora pico.
  15. 6 cosas que llevar a la hora de rendir:
    cartuchera, hojas, calculadora (opcional según carrera), pastillas de carbón, música para relajarte y un saquito de té de tilo. Nunca se sabe cuándo vas a necesitar estas cosas, pero puede que en algún momento las necesites.
  16. Estudiar con el mate es indispensable.
    Vas a protagonizar el “Meando por un sueño” y “Destilando yerba mate” en tardes intensivas de estudio. El pis será oscuro al principio, pero al final lo vas a poder usar para limpiar el inodoro.
  17. Empezarás el estudio con lo más corto, y terminarás con lo más largo.
    Finalizar el estudio con lo más largo aumenta la autoestima del estudiante. No lo hace terminar el estudio a la mitad de un apunte, eso da estrés facultativo y ganas de tomarse vacaciones en Jamaica.

Si se me pasó alguna me acordaré más tarde. ¡Ahora a seguir estudiando!

Fuente de imagen:
http://premedfaq.com/pre-med-major-quit/

También podes leer:
El hombre choto

El año pasado escribíamos:
Problemas de grande

ETIQUETAS: