Los soldados de Dios – 2ª Parte

Mercaderes italianos, fundaron el Hospital de San Juan, en las cercanías del Santo Sepulcro. A éste hospital, lo atendían monjes benedictinos. Que a instancias de su Abad, los mismos fueron convertidos en caballeros, recibiendo obviamente, la aprobación Papal, para crear la Orden de los Hospitalarios. Así cómo los Templarios, recibían donaciones y privilegios, con tierras en Francia, Italia, España y las islas Británicas. A poco tiempo de su fundación, ya contaban con una veintena de fortificaciones.

Tengamos en cuenta que, estas instituciones, no solo se mantenían con las donaciones, si no también con lo que sus tierras producían, por lo tanto, las prebendas comerciales de las que gozaban, también rendían sus frutos económicos.

A dichos de San Bernardo… -“Matar a un pagano es ganar la gloria, puesto que le da gloria a Cristo”

Así, la muerte en la batalla, era tomada como un martirio, por lo tanto no pedían ni daban tregua. Por ellos no se pagaban rescates si eran capturados.

“¿A quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida. ¿Quién me hará temblar? Si un ejército acampa contra mí, mi corazón no tiembla; si me declaran la guerra, me siento tranquilo”, es el Salmo que repetían cuando iban a la batalla.

La Iglesia Católica, apañaba y cuidaba a las órdenes religiosas, que solo podían ser juzgadas por ella misma y con el privilegio de solo responder a las órdenes del Papa. Todas estas ventajas, animó a otras congregaciones, a sumarse al estamento de monjes militares… así surgieron Los Caballeros Hospitalarios de San Lázaro, de la orden eclesiástica de San Agustín (Agustinos).

Una regla que se cumplía a rajatabla, era la de que si algún monje, contraía lepra (enfermedad muy común en esos años) debían abandonar la Orden y sumarse a la Hermandad de San Lázaro, creando así el mito de que todos los guerreros de esa Orden tenían esa enfermedad.

Otra Orden surgida en esos tiempos, fue la de Nuestra Señora de Montjoie. Fundada por el Español Conde Rodrigo. Y el nombre es tomado del grito de algarabía de los peregrinos al ver Jerusalén (mont joie, en idioma francés, significa “monte de la alegría”).

A medida en que las Ordenes iban ganando espacio político y económico, sus detractores comenzaron a acusarlas de avariciosas, porque rivalizaba con los Obispos zonales, por el control de los territorios, su feligresía y las donaciones. También se los acusaba de ser crueles, porque forzaban a los paganos a convertirse al Cristianismo a punta de espada. Hubo casos en los que estas acusaciones, tenían sustento… Al no ver cumplidas las promesas del Duque Dandolo, los Hermanos, no dudaron en degollar parte de la población de Constantinopla a fin de tomar revancha por el incumplimiento.

A pesar de todo, las Ordenes eran demasiado valiosas para prescindir de ellas. Contaban con redes de espías, soldados altamente entrenados, poder económico, mucha información y por encima de todo, muchos reyes y condes, concertaban con ellas Letras de Cambio. Cosa que convirtió al Temple, en el Banco Mundial… Un FMI del Medioevo.

Lo que marcaría la decadencia de éstas Ordenes, fue la pérdida de Tierra Santa. Cayeron en poder de los musulmanes primeramente Jerusalén… Jaffa… Sidón… Para solo quedar en poder de la Cristiandad, el Puerto de Acre y algunas ciudades de poca importancia… Pero para el año 1291, la avanzada islámica, hizo perder lo poco que quedaba. El 5 de marzo de ese año, el ejército mameluco, puso sitio a la Ciudad, protegida por unos 15000 caballeros. Durante un par de meses, los monjes guerreros, contuvieron a los sitiadores, hasta que el 18 de mayo, se rompieron las defensas de la ciudad, que fue tomada por los musulmanes. Todos los Caballeros murieron durante el asedio y posterior saqueo. Y así perdida Acre, se perdió la última posesión Cristiana de ultramar, terminando así con el auge y apogeo de las Ordenes Militares.

Solo dos Ordenes sobrevivirían a estos acontecimientos… Los Hospitalarios y la de los Caballeros Teutónicos del hospital de Santa María de Jerusalén. (La Orden Teutónica).Para el año 1310 Los Hospitalarios se establecieron en la isla de Chipre hasta ser expulsados en el 1522 por el Imperio Otomano. Y en el año 1530, el Emperador Carlos V, les cedió la isla de Malta y desde ese momento, cambaron su denominación por la de Orden de los Caballeros de Malta.

He de retomar el hilo de los acontecimientos, al momento de la fundación de la Orden de los caballeros Teutónicos…

Entre los Teutónicos, se distinguían tres clases de Hermanos, caballeros, sacerdotes y sargentos. Los caballeros debían ser nobles de sangre alemana y su cometido era defender el corredor de tierra que conectaba a Jerusalén con el mar. Perdida Tierra Santa, su cometido se trasladó principalmente a Europa, luchando contra los pueblos eslavos, para convertir a toda la Europa Occidental al Cristianismo. La Cruzada Báltica, fue sufragada con las encomiendas levantadas en el resto del Sacro Imperio Germánico, pues las únicas posesiones que tenían permitidas eran su espada, un hábito, algunas insignias de la Virgen y de San Jorge. Leían la Biblia entre comidas, mantenías silencio durante las marchas y se auto flagelaban los viernes.

Al someter Europa de Este, los teutónicos experimentaron un crecimiento muy importante, además de relajar un poco las reglas de la Orden. Con las tierras Conquistadas, se convirtieron en grandes hacendados. Levantaron hospitales y residencias para caballeros ancianos. Fundaron cerca de un centenar de ciudades y miles de villas bajo su protección. Crearon compañías de exportación e importación. Comerciaban con oro, plata, hacienda, tejidos y productos del cultivo. Todo esto regenteado desde su Fortaleza Marienburg, junto al río Vístula (Polonia) lugar de residencia del Hochmeinster o Gran Maestro.
Pese a todo esto, la Orden fue decreciendo debido a la cristianización de Europa… se quedaron sin objetivos… Posteriormente, Los Teutónicos invadieron territorios Lituanos, a pesar de haberse convertido su monarca al cristianismo. Esta acción fue el detonante de la batalla de Grünwald, llamada también Batalla de Žalgiris por los lituanos o Batalla de Tannenberg por los alemanes, se libró el 15 de julio de 1410. El Gran Ducado de Lituania y el Reino de Polonia y sus aliados se enfrentaron a los Caballeros Teutónicos. Fue la batalla decisiva de la guerra que tuvo lugar entre 1409 y 1411 entre polacos y lituanos, por un lado, y los caballeros teutónicos, por otro, terminando con la derrota de estos últimos. El Estado Monacal de los Caballeros Teutónicos fue vencido en la batalla y la Orden nunca recuperó su influencia anterior. La batalla es el acontecimiento bélico más importante de la historia de Lituania y uno de los acontecimientos más importantes de la historia de Polonia y se considera una de las grandes batallas de la época medieval, con unas 12.000 víctimas. Otros varios miles de caballeros, fueron capturados, torturados y posteriormente decapitados.

El Castillo de Malbork es la fortaleza gótica más grande del mundo construido con ladrillos de estilo gótico báltico con su formidable museo Teutónico forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde diciembre de 1997.

Primera parte: http://www.elmendolotudo.com.ar/2014/04/26/los-soldados-de-dios/