10 tipos de hombres que realmente valen la pena

Como una gran lectora del Mendolotudo me lo sugirió, y además porque últimamente ando muy bien atendida, me dieron ganas de hablar a favor de los buenos tipos que no es que abunden, pero existen, y nos hacen la vida mucho más hermosa. El defecto señalado en la nota anterior aparece en ésta como una cualidad atractiva. ¿El secreto? La moderación. No pedimos mucho. El hombre ideal es aquel que nos quiera y nos respete, el que nos considere su mejor amiga y su mejor amante, el que quiera ser el padre de nuestros hijos…

Pero bueno, ya que vamos a pedir….

1- Buenos hijos: Siempre dispuesto a darle una mano a mamá y a papá cuando lo necesitan. Los llama o los visita seguido, se preocupa por su bienestar, se toma en serio sus consejos. Considera que su madre es una mujer, no un set de limpieza o el reemplazo de la empleada. Es cariñoso sin llegar al Edipo mal resuelto. Obviamente como tratan a su madre es un reflejo de cómo nos van a tratar a nosotras, así que si Ud señorita se ha conseguido un hombre buen-hijo, ¡felicitaciones! ¡Y avise cómo lo logró!

2- Buenos conductores: No sé si a ustedes chicas les pasa, pero a mí personalmente que un chico maneje bien (no haciéndose el Fangio, si no bien bien) ¡¡¡me encanta!!! Y me cachondea un poquito también. Que estacione en una maniobra, ¡uf! Me pone como a Eva en un manzanal. Suma muchísimo que sepan de mecánica, y que les guste lavar el auto en cueros (el de una por supuesto). También está buenísimo que les guste llevarte de fin de semana a algún lugarcito perdido por ahí. Ni te cuento si sabe pilotear un avión o manejar una lanchita.

3- Divertidos: Le gusta la fiesta sin querer ser el centro de la misma. Que disfrute bailar a veces suma más que que baile bien. Sabe degustar un buen vino o una cervecita helada, y preparar el fernet como a una le gusta. No hay nada peor para una que el tipo considere el alcohol como algo repulsivo y maligno, sólo para perdidos/as, y las reuniones sociales lo hagan bostezar y empezar a codearnos diciendo: ¿“ya nos vamos?” Qué lindo es que tu pareja conecte bien con todo el mundo, disfrute de un buen chiste o una buena nota del Mendolotudo, y pueda tomar un trago sin terminar tirado en una zanja. Nota aclaratoria: a nadie le gustan los payasos… ¡¡por favor entiéndanlo!! Por lo menos hasta que se invente un teletransportador que nos haga desaparecer antes de que empiecen su acto gay con otro amigo igual de ridículo…

4- Piropeadores: El tipo te mira antes de salir y te silba o te dice: ¡qué linda estás! (el qué linda SOS suma muchísimo más). Es detallista en las cosas que una hace (si es que las hace) para estar mejor: ¡qué bien te ha hecho el gimnasio! ¡Desde que te hiciste las lolas estás más buena que nunca! ¡Esa dieta te está funcionando muy bien! Incluso para caer bien en casa puede soltarle un piropo a nuestra mamá/abuela/tía. Si quiere ver cuerpos ajenos, aprovechará como buen hombre inteligente a hacerlo cuando está solo o con sus amigos; NUNCA delante de una, preferirá antes arrancarse los pelitos de la nariz uno por uno con la pinza de depilar de Florencia de la V.

5- Calentones: Sí, ¡esta vez sí hablamos de ese tipo de calentura! Es genial el hombre tipo boy scout, siempre listo para la acción. Un besito o caricia son suficientes, incluso a veces ni eso. Llega de la calle hecho un huracán y vos quedás a la hora como si te hubiera pasado un huracán por encima. Despeinada y desorientada. Cualquier momento y lugar son apropiados. En el medio del bautismo del sobrinito se te acerca al oído y te dice todo lo que te hará terminada la fiestita en el pelotero. El viagra es para él lo que la capacidad de gestión es para Jaque: nada (fácil hacer leña del árbol caído). Te ve depilándote en bombacha y se pone loco. Le pasás por al lado y te toca inevitablemente, aunque sea la punta del pelo. A la hora de los bifes, realiza (o intenta realizar sin quebrarse o quebrarnos) todas las poses exóticas con las que estuvo fantaseando todo el día. A las mujeres que tengan uno así en casa: ¡¡¡qué envidia guachas hijas-de-una-gran-siete!!!!

6- Independientes pero pendientes: sin ser una sombra, el tipo al que le interesa qué quiere y qué hace su mujer es un grande. No se escandaliza o piensa que la vida lo cagó porque a la hora de la cena la jermu consiguió turno en el dentista. Sabe cocinar, planchar, lavar, lo que sea necesario. Está lo mínimamente interesado en el bienestar de su chica como para  saber cuánto calza o que es alérgica al maní o a la penicilina. Puede ir al supermercado solito de vez en cuando. Si ve a su chica hablando con alguien en la calle, no sufre un ataque de celos. Puede sostener la cartera de su pareja durante más de 5 minutos sin sentirse humillado. Está seguro de lo que quiere,  y quiere ser feliz con su chica.¡¡¿¿ Dios por qué no los hiciste a todos así??!! ¡¡Con un poco más de barro te salía!! Tan rica hiciste la carne de vaca… tan linda la montaña, tan inmenso el mar… ¿y los tipos? ¿¿¿Qué pasó??? Ya estabas cansado… distraído… quizá te fumaste una nube y no distinguiste entre el hombre y el mono….

7- Sencillos: Esto claramente es un gusto personalísimo. Pero debía hacer el contraste con el vago bohemio. Me parece loable el tipo que no se enferma por tener el 0km antes que el vecino de enfrente, que disfruta tanto de unas vacaciones en Punta del Este como en Potrerillos, que no pierde juventud y vida sólo en trabajar. Que puede tomarse un finde con el celular apagado. Que no busca desesperadamente el negocio que lo llevará a la cima en menos de un año. El que gasta carisma y amor sólo para el trabajo, se está perdiendo lo mejor de la vida. Un mejor puesto no te hace una mejor persona, ni siquiera un mejor trabajador. Lo que sí te hace es trepador, a veces. Valore al tipo que tiene al lado, aunque no la pueda llevar al crucero por el Caribe, ¡pero sí tiene tiempo aunque sea para acompañarla a comprar medibachas a Balbi Funcional!

8- Honestos: Basta del avivado que se cuelga del cable pero se compra remeras Lacoste. Basta del que no paga sus impuestos pero va de vacaciones al extranjero. Basta del que vive en el super-hiper-mega exclusivo complejo inmobiliario pero no pagó ni una vez las expensas. Basta del que paga 60 para entrar en un boliche a que los flacos lo empujen y las chicas lo miren con cara de orto, pero se quiere colar en un partido a beneficio. Basta del que gasta 200 mangos en una comida pero deja 2 pesos de propina. Basta del que se queja de la asignación universal por hijo pero ni en pedo le paga en blanco a su empleada doméstica. El tipo honesto puede que nunca sea rico, nunca viva en countries, no será amigo de ciertos magnates, pero nos llenará de orgullo, dormirá tranquilo, tendrá amigos que no lo cagarán ni lo abandonarán, y será un ejemplo para sus hijos. ¡Esos son próceres, carajo!

9- Generosos: Sobre todo con una, porque como dice el dicho, la solidaridad empieza por casa, ¡caramba!  Generosos con su plata pero sobre todo generosos con su tiempo, su comprensión y su buen humor. Ahí descartamos los que son divinos y siempre dispuestos en su trabajo pero llegan a casa y son un ocote total. ¡Un infierno! ¡¡¡El chavoncito generoso es un dulce total que nos despierta la geisha que llevamos dentro!!! Puede pasarse 1 hora haciéndonos masajitos o caricias, no duda en apagar el aire acondicionado o traernos una mantita si tenemos frío, puede escucharnos si tenemos un problema, o si creemos que tenemos un problema, o si creemos que quizá podamos llegar a tener un problema (lo que ustedes llaman enrosque al pedo nosotras lo llamamos análisis de campo). Pruébenlo muchachos, ¡la retroalimentación que esto trae los va a sorprender! Nosotras sí sabemos valorar un acto de generosidad. Bueno, la mayoría… Bueno, creo…

10- Machos: El hombre es macho en la medida que sea menos nena que su mujer. Si tiene más ropa/zapatos/cremas/gimnasio/peluquería/depilación que una, es que necesitamos recambio de hombre o bien incursionar un poquito más en el tema aspecto personal… El hombre macho es el que te deja subir primero al colectivo/taxi/ascensor, el que te sabe arreglar la señal de la tele o por lo menos abolla el TV en el intento, el que ante un ruido se para y averigua qué pasa aunque sea desde la ventana con el perro de un lado y el celular con el 911 ya marcado por el otro, el que se recaga de calor para hacerte un asadito, el que se sube al techo para agrandar la gotera en su intento de achicarla, el que termina todo magullado después de una pelea con el camionero que te tocó el c… sin saber que estaba con 5 compañeros del club de box, el que toma bebidas de colores marrones o negras, sin cerecitas/mentitas/paragüitas decorativos, el que come el lomo o la pizza con la mano. Aclaración importantísima: los eructos, pedos, escupitajos, olores, etc ¡¡¡NO SON UNA DISTINCIÓN DE MASCULINIDAD!!!!

¿Hermoso no? No hablamos del hombre perfecto, que todos sabemos que es el que le tunea los camellos a los Reyes Magos.

Ahora, joven argentino, si tienes entre 30 y 32 años y te sientes identificado con más de dos ítems… www.ladrali-analizameesto.com ^-^

ETIQUETAS: