101 Situaciones espantosas (del 41 al 50)

41- Pegarle un grito al perro que te está por mear la rueda, del susto el animal sale disparando y lo atropella un camión, reventándolo y desparramando las tripas por los aires, todo al ritmo melancólico del llanto de su dueño, un nene pobre y descalzo, con la cara embarrada por mugre y lágrimas.

42- La estás poniendo en el auto y un móvil de la policía se te arrima de improviso a pedir documentos por averiguación de antecedentes.

43- Estar en una fiesta de fin de año de la empresa y ponerte a hablar mal de tu jefe entre unos colegas amigos tuyos. En eso ver que hay uno que no conoces, entonces entre risas (tuyas y de todos por las tremendas barbaridades que estas contando) le preguntas ¿vos de que área sos? Y te dice, “soy el hijo del dueño”.

44- Estar con un amigo tomando un café, ver que viene una mina y decirle “a esa putita me la cogía hace unos meses, le encanta chuparla, que le acaben en la boca y que le hagan el orto” y tu amigo te mira y te dice “es mi mujer”.

45- Estas en la playa haciendo rostro, de lentes, parado cancheramente mirando minas y de pronto unos pibitos que juegan a las paletas te estampan tremendo pelotazo en las bolas del cual no podes levantarte por cinco minutos.

46- Mandar un email que diga “no me puedo olvidar de vos, la paso genial cada vez que estamos juntos, ¿Qué haces el viernes a la noche? ¿queres que salgamos? yo creo que no tengo nada” y olvidarte de poner CCO a las siete minas que hasta ese momento te estabas tiroteando.

47- Ves una mina venir de frente, te mira, te sonríe, abre los brazos para saludarte con un abrazo, vos la mirás fijo y abrís los tuyos, un poco dubitativo, de pronto pasa al lado tuyo y se abraza con su amigo que venía caminando atrás de vos.

48- Que uno de tus amigos se destape y le cuente al grupo que es gay y todos te miren a vos por ser el que siempre elegía dormir en la carpa con él cuando se iban de campamento, dormir en la pieza con él en las vacaciones e ir en el mismo auto que él a todos lados.

49- Abrir la puerta de la pieza de tus viejos y verlos en pleno 69 voraz.

50- Que tu novia te agarre haciéndote el misterioso con el celu, te lo quite y se lo deje ella. En ese momento llega ese maldito mensaje que no debía llegar y lo lee en voz alta, dice así “bueno, cuando te logres escapar venite para mi casa porque estoy en tanga y re caliente para que me hagas de todo como el otro día chanchito”

También podes leer:
De la 31 a la 40

El año pasado escribíamos:
Home Alone