Aclarando los tantos

A raíz de la sarta de pelotudeces que se escribieron en la nota de Bloody Mary, nuestra última incorporación al staff, es que escribo esta nota, estilo “editorial” o “nota de la redacción”. (click acá para ver la nota de Bloody)

Bloody entró al staff porque yo mismo hacía tiempo que venía buscando alguien que escribiese contrario a mi ideología política. Por una nota donde yo criticaba al gobierno actual apreció y la verdad que la mina es una joya (click acá para ver mi nota). Si ahondan en el muro de la Fan Page de el Mendolotudo van a ver la cantidad de veces que pedí por “un oficialista zurdito y un puto”. La idea era que alguien equilibrase la balanza de mis notas opositoras al gobierno y mis notas homofóbicas y machistas.

Así como una de nuestras primeras integrantes fue la Doctora Lí, que apareció para darle con un caño a nuestra onda machista y misógina, es que aparece Bloody Mary para hablar sobre “la otra cara” de la moneda. Por lo menos a mí, en lo personal, me gusta escuchar el otro campanazo. Y creo que a la mayoría también le gusta saber.

Una de las cosas por las que más me quejo es por la desigualdad y la falta de consenso político. Si leen un poco mis notas se van a dar cuenta. Me vivo quejando de que están creando una Argentina para unos pocos, donde la clase media como yo se está perdiendo, donde cada vez hay ricos más ricos y pobres más pobres. Entonces, si todas las semanas largo una bomba con ese tema y calo y calo el hueso, ¿no sería hipócrita de mi parte prohibir o no permitir que entrase en nuestro staff alguien que piense distinto a mí? Si día a día me quejo porque la “figurita nueva” que entra al poder lo único que hace es bastardear y ensuciar campañas pasadas, tirando todo a la mierda y empezando de cero, sin continuar con los buenos actos y concensuar para que no sucedan los malos hechos, entonces ¿no sería estúpido si niego la posibilidad de que alguien escriba opinando distinto a mí? ¿Qué sentido tendría si sobre lo que tanto me quejo no lo hago donde tengo la posibilidad?

Creo que la única solución que nos queda es “empezar por uno mismo”. Creo que vamos a cambiar como país, si empezamos cambiando como personas, desde nuestro círculo íntimo hacia los demás, desde adentro hacia fuera, desde casa al mundo. Ha quedado demostrado que ningún dirigente político piensa en nosotros como país, ninguno nos ampara a todos, ninguno tiene conciencia social. Cada puto que entra al gobierno es corrompido y corrupto en poco tiempo, se acopla a sus colegas ladrones y estafadores y se olvida del pueblo. Entonces, si pienso que el cambio está en nosotros, ¿Cómo no voy a fomentar la igualdad, el debate, la multiplicidad de opiniones, la diversidad de ideologías en mi lugar, en mi sitio, en mi espacio? ¡La reputa que lo parió che!

Como un presidente es el “líder” de un país, con el Ingeniero Conep somos los “líderes” de El Mendolotudo, entonces… ¿Qué sentido tendría si nos vivimos quejando de la desigualdad y la pregonamos acá mismo, donde mandamos nosotros?

Tenemos el grave defecto de tildar rápidamente a la gente de “algo”, de etiquetarlo de una forma. Es facilísimo tirar un comentario bien berreta y vacío y tildar de zurdo o de facho, de oficialista u opositor, de esto o de aquello a alguien sin ahondar un poquito en los conceptos, en la idea y en el verdadero significado de estos adjetivos.

Sueño con un país para todos y este es mi lugar, mi medio, mi “casa”, si mi lucha no la empiezo por mi lugar, debería ahogarme con mis propias palabras entonces, por traidor a mis propias ideas.

Es por ello que me voy a seguir quejando, es por ello que voy a seguir exponiendo mi descontento con el gobierno y es por ello que Bloody Mary va a seguir escribiendo fiel a su estilo oficialista, diciendo lo que se le cante el forro de los huevos (ovarios en este caso) y escribiendo sin más filtros que el corrector de ortografía. Creo que el 50% de la población a favor de la presidente, es un motivo más que válido para abrirle la puerta.

Al que le guste bien, y al que no que razone.

Y para que vean que seguimos fieles a nuestra «filosofía política» los invito (y casi que los obligo) a leer esta nota:

Filosofía política de EL MENDOLOTUDO

Sin otro particular, les mando un abrazo a todos.

Dr. Bomur (o “the big boss”)


ETIQUETAS: