Animarse a olvidar, eso tan sencillo y complejo

Muchas veces sufrimos por amor, lloramos, bancamos cosas que nunca pensamos que íbamos a soportar, nos denigramos y miles de cosas más, todo por amor. ¿Qué pasa cuando te cansas? ¿cuándo ya no queres sufrir mas? ¿cuándo decidís olvidarte de esa persona?

Resulta, mis amores, que para poder olvidar a una persona primero hay que querer olvidarse de esa persona, ¿a qué me refiero? Hace tiempo ya que estoy mal por un muchachin que en pocas palabras, me complica la vida. Cansada ya de hacer miles de cosas para que me dé una oportunidad, decidí rendirme, y ahí, es cuando apareció la palabra olvido. Se me rompía el corazón de solo pensar que me tenía que olvidar de esa persona a la que tanto amaba y amo, que tenía que dejar de pensar en el, dejar de buscarlo… dejar de quererlo. Lo intente miles de veces, o en realidad, creía que lo intentaba. El caso es que olvidarse de una persona resulta muy difícil, todo este tiempo me mentí a mi misma diciendo que me iba a olvidar de él, pero no fue así. No fue porque le seguí mandando mensajes, lo seguí llamando, seguí siendo la estúpida que esta siempre y la que se presta para cualquier cosa, porque lo que en realidad lo que pasaba, era que no quería olvidarme de él. Lo que yo realmente quería era una oportunidad, era poder estar con él.

Hoy me di cuenta que no hay que perder el tiempo con las personas que no nos quieren, que es mejor “no obligar a las personas a que te quieran, hay que obligarlas a que se vayan de tu vida, porque para poder decir hola a la persona correcta, hay que decir adiós a la persona equivocada” y porque para poder decir adiós a la persona equivocada primero hay que estar decidido a olvidar. Olvidar mensajes, besos, abrazos, miradas… olvidar el amor.

Al principio decir chau es lo mas difícil, y cada vez que intentas olvidarte lo que más haces es acordarte, pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que lo que vale realmente es que vos seas feliz, y si esa persona no te puede hacer feliz, entonces no es para vos, y por más que lo intentes y lo intentes, eso no va a cambiar.

Hay que animarse a olvidar, y darse la oportunidad de ser feliz.

ETIQUETAS: