Eterno Atardecer: «Cuerpo Gitano»

–¿Te acordás cuando fue la primera vez que sentiste algo… fuerte por alguien? –me dijo la Flaca mientras teñía de coral una veintena de uñas. –¿Qué…? La televisión solía ambientar nuestra escena previa antes de…

Se dice de mi…

En un pueblo donde desinflarle la bicicleta al Padre Vicente, robarle mandarinas y quinotos del negocio a Doña Elvira, o faltar al colegio para jugar al billar en lo de los López, era la diversión…

Eterno Atardecer: “Con la vista afiebrada”

Entramos con Sotomayor al restaurante tipo diez de la noche. La recepcionista nos recibió las invitaciones, y nos indicó que detrás de una cortina de tiritas plásticas de colores estaba nuestro destino. Sotomayor manoteó un…

Eterno Atardecer: «El Intruso»

–¿Un viajecito?, ¿a dónde? –Me contestó mientras nos escurríamos la llovizna mendocina, de este invierno que se hacía llamar otoño. –¡Sí!, un viaje, el que sea… Unos días, los tres solos. ¿Qué te parece? –Naa,…

¿Qué agitas guacho?

Antes que nada quiero aclarar que si venían a buscar una dosis de humor en esta nota se pueden ir yendo  a leer otra cosa. Yo sé que probablemente me critiquen, pero me chupa un…

Eterno Atardecer: «La última cena»

Sobre una mesita ratonera, en el balcón del departamento, compartimos la cena. Una palomita a la cacerola, con ensalada mixta y otra de zapallitos, fueron la excusa que encontramos para los tres tintos descorchados. La…

Eterno Atardecer: «El nombre del beso»

–Así que ¿Dana…? Mira vos… –Sí, Rubén. Nunca te lo dije, pero si mal no recuerdo, tampoco lo preguntaste. ¡Algo tan importante como el nombre!, y se nos pasó. Aunque hubieron varias cositas que no…

Eterno Atardecer: «Ni una palabra»

–¿Qué hacés acá?, ¿qué buscás? Mi ¨Buen día¨, es un perro mojado al lado de la tormenta eléctrica que es su voz. –Sí, buen día. ¡¿Qué vas a tomar?! Ehmm…, pienso lo que ya le…

Eterno Atardecer: «La vida es un baile»

No hablamos. Pasaron las horas de las promesas y sobrevivimos. Cuando el bullicio del conocerse se transforma en un sonido bajo el agua, le llegó el turno de despertar a los sentidos. Cuando anticipamos lo…

Eterno Atardecer: «Testigos Falsos»

Nos pasamos hablando la noche en su plenitud. Se acercan la plebe y los feudales de la velada, pero ella esquiva con sabiduría, cada una de las mordidas saben llegar. La charla crece a medida…

Eterno Atardecer: «El lado B»

El reloj de pared que tengo en la cocina me es fiel y me recuerda que son las 9.07 pm. Cuando uno deja de ser importante para uno, el tiempo envejece con nosotros. Mis corridas…