Locura de amor | Carta para Julieta

Querida Juli: Vuelvo a escribirte, como todos los días, esperando a que esta vez, por fin me contestes. Estoy solo en mi habitación y, a través de mi ventana, veo un hermoso manto de estrellas…

En un espejo vi | Fin

En los últimos treinta días los síntomas de Julieta, por así decirlo, empeoraban de una forma espeluznante. Su trastorno cognitivo “prosopagnosia” o ceguera de rostros, se volvía cada vez más inestable, veía al hombre de…

En un espejo vi | Sexta Parte

Julieta se encontraba en un estado de hipnosis transitoria, completamente confundida. Toda la noche del sábado, e incluso la madrugada del domingo, sentía que estaba viviendo en una realidad surrealista: era como si no reconociera…

En un espejo vi | Quinta Parte

Ese sábado por la mañana arrancó como una inclemencia climática severa que tomó a todos por sorpresa. Julieta se movía y gritaba sin parar por toda la habitación en ropa interior, exclamando a su paso:…

En un espejo vi | Cuarta Parte

Había pasado una semana desde el incidente ocurrido en la escuela para el día del maestro y las personas seguían hablando del hecho. Micaela, en un principio amenazó a Julieta; sin embargo, ella tuvo que…

En un espejo vi | Tercera Parte

La actitud de Julieta cambió tan paulatinamente con sus semejantes que lo tomaron más como una muestra de rebeldía que por un trastorno de bipolaridad. Vivía enojada consigo misma, sufría ansiedad al no poder ver…

En un espejo vi | Segunda Parte

Todas las personas que se relacionaron con Julieta, a lo largo de sus dieciséis años, la conocían por varios de sus atributos. Aparte tener una belleza natural y ser muy simpática, era una muchacha muy…

En un espejo vi | Primera Parte

Las piernas le dolían a más no poder y se sentía cada vez más cansada. Había seguido a su madre toda la tarde por la feria y ya habían recorrido más de dos veces todos…

Con el diablo adentro

Esta es mi historia: cuando tenía quince años me encontraba solo en mi casa, jugando videojuegos. Mis padres acostumbraban a salir solos varias veces al mes, y como yo era un adolescente que comenzaba a…

El mensaje de Whatsapp | Quinta Parte

Se sentía cada vez más furioso y agitado. Era como revivir la noche en que mató a Florencia. Inhalaba todo el aire que podía, sin embargo, sentía que sus pulmones nunca se llenaban, era como…

El mensaje de Whatsapp | Cuarta Parte

Se encontraba muy adolorido, debido a que durmió en suelo. Durante la noche, tuvo terribles pesadillas, donde la sangre lo perseguía por toda la casa e incansablemente su teléfono no paraba de sonar. Fue cuando,…

El mensaje de WhatsApp | Tercera Parte

Después de la desagradable escena, Leonardo condujo a más de ciento veinte kilómetros por hora, casi colisiona tres veces antes de llegar a su domicilio. Cuando llegó, tenía a ligera sensación de que alguien lo…

El mensaje de WhatsApp | Segunda parte

El sol se colaba con delicadeza entre las rendijas de la ventana de su habitación. Todo para él estaba metido dentro de una nebulosa tan grande como la misma galaxia de Andrómeda. La sensación en…

La Gente sombra | Fin

Emmanuel salió de su habitación completamente asustado. Había dormido toda la noche abrazando a su mascota debajo de las sábanas. Ruidos de ultratumba resonaban en la cocina, semejantes a gritos guturales y reír de demonios.…

La gente sombra | Cuarta Parte

Emmanuel caminaba de regreso a su casa triste, asustado y acongojado, “¿qué mierda fue lo que escuche? ¿Fue la voz de mi hermano? ¿Estoy por descubrir que hay vida después de la muerte?”. Pensaba mientras…

La gente sombra | Tercera Parte

Llegó muy temprano a la biblioteca de la facultad, Emmanuel estaba exaltado, no podía pensar en otra cosa que no fuera en la cinta que su hermano había escondido, la duda, el temor y el…

La gente sombra | Segunda Parte

Emmanuel quedó completamente impactado, era la primera pista real que tenía algún indicio de lo que le había pasado a su hermano, se recostó en su cama y evaluó todas las posibilidades. “¿Qué hago?”, pensó,…

La gente sombra | Primera Parte

—Todavía no puedo creer que se fuera—dijo Emmanuel muy triste y enojado. —No sabemos lo que pasó—le dijo Gloria a su hijo Emmanuel—. La policía todavía lo está buscando. —Mama, por favor, vos lo conocías…

Horacio y el duende

Horacio era un gran ganadero de la zona; tenía tierras, riquezas y una gran familia. Un día de verano, una tormenta azotó su campo, a pesar de la ferocidad del clima, no sufrió daños mayores,…