Mendocinos re tecnificados: Bienvenidos al tren

Como todos los grandes medios de comunicación de la provincia, El Mendolotdo no podía ser menos y mandó su corresponsal a cubrir la visita de la presi a Luzuriaga, Maipú. Allí llego Bloody, un poco tarde porque antes tuvo que trabajar para su profesión  real.  Sin cámaras ni grabadores, pero con agudo sentido de la observación y  justísimo en el momento en que el tranvía se acercaba lentamente, vitoreado, aplaudido, festejado con bombos y banderas.

Fue un día feliz y soleado, como todo día peronista. Desde temprano en la mañana se percibía en el ambiente la emoción, la ansiedad, la alegría de una localidad revolucionada por la visita de la presi. Yo –que frecuento la zona- esperaba el micro en la esquina, bien tempano en la mañana y veo una cara conocida, sonriente que se asoma por la ventana de un auto:

 -¡¡¡¡Bloody!!!!! ¡¡¡Hoy viene la presidenta!!!!-

-¿A qué hora loco?

-¡A las doce y media!

-¡Uh tengo que laburar, en una de esas llego!

Y alcancé a verla. Bajando a los saltos del 174 presencié el momento. Llegó con más de una hora y media de retraso. El clima era increíble. Aromita a choripán. Gente de traje y gente de remera. Estudiantes. Mujeres. Bebés. Niños. De todo. Calor humano. Caras amigables. Muchas, pero muchas banderas, que no dejaban ver casi nada. En las banderas y en las remeras, la cara de Evita, del Che, de Tupac Amaru. Todos bajo el sol. Puro aguante. Mucho Bombo. Mucho chivo. Y ese día sí que habían cosas nuevas bajo el febo ardiente. Los vecinos jóvenes de Luzuriaga han crecido mirando las vías inutilizadas del tren. Hoy pasa el tranvía. Medio de comunicación que mejorará por completo el traslado hacia la ciudad. Como en las grandes cities del mundo. Inauguración vía teleconferencia del tramo sur de la línea de alta tensión Comahue-Cuyo. Obra energética de la puta madre. Inauguración del nudo vial de la calle Paso y Acceso Sur. Comunicación vía teleconferencia con Tecnópolis y charla con alumnos que han logrado terminar el secundario con el Plan Fines. Cosas buenas, cosas nuevas.

Llegó la presi y venía con todas las pilas. Contagió entusiasmo a la gente. Se la vio emocionada. Pidió enrollar las banderas, pero no bajarlas. Inteligente, precisa, alegre. Así se la sintió a la presidenta. Me encuentro con un amigo y me dice: -¡¡Está riquísima la vieja!! Che, no te metas por allá porque te van a apoyar-  Y se fue. Muchos aplausos y nada de quilombo. Qué lindo es querer una gestión, que lindo es ver a la gente confiar.

Pormenores de la farándula política mendocina no puedo contarles: quién entró al tranvía, a quién dejaron afuera y todo  ese puterío no lo manejo porque el mendolotudo es puro pulmón y no dio para llegar al centro de la escena. Ni para comprar un coca con el calor que hacía. Nos limitamos a observar los alrededores. Cosa que por cierto estuvo muy copada. Toda la onda este gobierno.

También podes leer:

Ella y él

ETIQUETAS: