Con la triste y pobre mentalidad del tercer mundo

Si bien creo que nuestro país es el mejor, y que como nuestra provincia no hay otra, resulta difícil cuando, después de estar unos días fuera de tu país o provincia, y nada más ni nada menos que en un país del primer mundo, no encontrar una pila de diferencias.

El primer golpe de efecto ocurre cuando volvemos a nuestro país y apenas pones pie en tierra, te das cuenta de que entraste al tercer mundo.

Es triste, realmente, sentir estas emociones encontradas y no ponerte a pensar en lo que sería nuestro país si fuéramos y tuviéramos una dirigencia coherente, y obviamente, sin olvidarnos de nosotros mismos, sus habitantes.

Como siempre, para mí, que vivo en esta provincia, es mucho más importante lo que pasa acá, por lo tanto, a las diferencias las hago con respecto a nuestra provincia.

Hay que ver lo práctico que son estos tipos, desde las habitaciones de los hoteles, hasta en el alquiler de suite, tienen lo que deben tener para que puedas moverte tranquilamente. Si vas a una oficina estatal, no ves a nadie haciendo cola y mucho menos, empleados con cara de orto, mal hablados y brutos, no los ves comiendo a media mañana, o haciéndote esperar como acá, como si el tiempo fuera gratis, es más, tratan de facilitarte las cosas.

Allí no existe el auto base, el auto cuenta con las normas de seguridad como Dios manda, no pagas por aire acondicionado, vidrios eléctricos, tapizado de cuero, en fin, eso es algo standard para ellos, no es opcional.

Impacta ver la cantidad de autos que circulan por las diferentes ciudades del país del norte y en la forma en que manejan, resulta que los tipos son sumamente respetuosos, tampoco tenemos que ir muy lejos, date una vuelta por Chile y listo.

Pero, sabiendo uno de ante mano todo esto, hay que observar los tranvías, subtes y trolebuses del país del norte y acá encontramos algunas diferencias, y muy notorias.

Si bien subtes no tenemos, solo hay que comparar, por ejemplo, los de Chile y los de Bs. As. o los de Washington y Bs. As., sin mencionar el estado del los coches como el de las estaciones de los mismos.

Pero lo que le compete a Mendoza, es el caso de los trolebuses y tranvías. Al ver los trolebuses en EE.UU. lo que notamos es que son nuevos y una maravilla, los fabrican ellos y se ve que son bastante eficientes.

A diferencia de los nuestros, que en los únicos casos que tuvimos trolebuses 0 Km. fueron cuando llegaron los japoneses Nissan-Toshiba que reemplazaron a los antiguos Mercedes Benz que vinieron de Bs.As para inaugurar los recorridos en los años 60, y los Uritzky Ziu de fabricación rusa, para que se entienda, en 1984 llegaron los trolebuses rusos por un intercambio comercial de vinos con Rusia, intercambio que cagamos gracias a la manga de delincuentes que se encontraban en el poder y que enviaron vino adulterado con agua, eso llevó a la cancelación del intercambio comercial entre Mendoza y Rusia por muchos años, además, cuando llegaron estos trolebuses, se reformó la ley de tránsito provincial, ya que estos superaban el largo permitido.

En 1988 llegan 58 troles Krupp Aero de fabricación Alemana, también usados y que pasados unos años, fueron vendidos para brindar servicios en la provincia de Córdoba, ¿Qué fue lo que pasó aquí?

Pero ahora, tenemos 100 trolebuses New Flayer, de fabricación canadiense y con más de 20 años de uso y realmente, se ven como cuadradas peceras y bien armatostes. Pero esto no es todo.

Estoy impactado con la Metrovía, y con la propaganda que se hace sobre esta, sin olvidar que debajo de ella se encuentra “Gestión ET Jaque”, que pedazo de hijo de puta, hay que ver el diseño del tren en las publicidades de los diarios, que lejos quedan de las unidades que han adquirido para realizar los trayectos.

Es más, estos tranvías, traídos de San Diego USA, y que tienen más de 30 años de uso, obviamente son eléctricos, imagínense cuando nos corten la luz en verano para que puedan moverse estos bichitos, ¡Dios mío!

Lo que no me queda claro, y lo digo con mucho dolor, es que somos tercer mundo, tenemos mentalidad de tercer mundo y seguiremos siendo así hasta que las cosas cambien.

Es increíble ver la poca capacidad que poseen nuestros dirigentes, trogloditas nulos de sapiencia, incapaces de incluir a las universidades y generar proyectos propios y a futuro.

La provincia ya tiene más de 50 años prestando servicios de trolebuses, por lo tanto, hay experiencia para que se genere, en estos casos, proyectos propios de fabricación nacional. No me puedo explicar, como una provincia como la nuestra, que tiene universidades de primer nivel y que da profesionales prestigiosos, no convoque a ingenieros ni a diseñadores para suplir estas líneas de trabajo.

Pero claro, hay negocios de por medio, ahora se entiende el porque del tercer mundo, no se apuesta por la capacidad de los profesionales de nuestro país y a una futura industria nacional, la cual es totalmente carente en este país y provincia y que además, es futuro de fuentes de trabajo.

Pero claro, es mejor gastar una pilada de guita de más en una fiesta nacional de la vendimia consecuente a un gobierno nacional, al que no le importa un carajo Mendoza, solamente le interesa recibir por debajo de la mesa el sobre de las mineras.

O invertir 40 millones para refaccionar un estadio para quedar bien con el mafioso de Grondona y con el futbol para todos.

Pero que le vamos a hacer, estos dirigentes de cuarta, que dicen ser progresistas y que adulan a cuanto papanatas este en el poder, no se dan cuenta de que poseen una mente tercermundista y nunca, pero nunca, van a invertir en un futuro mejor, por que les calienta poco y nada nuestra gente, nuestra provincia y país, solo les interesa saciar sus bolsillos.

También podes leer:

Cobos vs Jaque – Jaque vs Cobos

ETIQUETAS: