Conclusiones post- elecciones: ¡Despertate Mendoza!

Sentado en la cama una luminosa mañana, mirando por la ventana del piso 2 del hotel en que vivo, me decidí a abordar un tema un poco más profundo, más allá de las historias de niñez, terror o amor imposible que haya escrito para el Mendo. Me centré en la idea de dilucidar que queremos los mendocinos para nuestra vida y de cómo podemos llegar a conseguirlo sin tener que pasar por las garras de nuestra clase política, que parece, de una vez por todas y escudándose en la calidad de hijos de detenidos o nietos recuperados, o de salvadores de la democracia, se ha desligado de los reales problemas de la sociedad.

Partamos de la base de que todos pensamos que esto le está pasando a alguien más, que mientras las empresas estatales se comen o ahuyentan  a la competencia, para luego fagocitarse a sí mismas, a través del excelente manejo de cabezas pensantes puestas allí ya sea por nepotismo o partidismo…pasando por lo desastroso y colapsado del sistema público que se envuelve en una interminable maraña de burocracia ralentizando el acceso a beneficios ganados con esfuerzo por nuestros viejos e hipotecando nuestra futura previsión, el desbocado mercado cambiario y lo flojo de nuestra moneda, que hace imprescindible al billete verde (que ahora es blue), que decir de una inseguridad galopante que ya ha cauterizado nuestras mentes y no nos horroriza cuando vemos o leemos de padres matando hijos o de hijos asesinados frente a sus madres  y un largo listado de desaciertos, propios de una corriente u otra, porque acá si bien es cierto el gobierno es responsable de una gran parte de este despilfarro y mal manejo, no es menos cierto que la especulación del empresariado nos deja como ciudadanos de a pie o en un autito, en la misma situación que vieron los soldados en las playas de Normandia…agachados con dientes apretados, orando para que no nos alcanzaran los misiles que iban desde las trincheras alemanas o los que venían de las lanchas Higginns en el mar

Pero, todos nos hemos preguntado qué hacer… ¿qué hacer? y seguimos mirando Gisella y tomando mate con tortitas cada vez más caras… ¿qué hacer? Y seguimos buscando en las paginas sociales a algún conocido o a nosotros mismos, ¿qué hacer? y compramos una platea en la cancha para ver como en la tribuna del frente los negros son mojados por los bomberos y cagados a palos, piñas y escupos en el ojo por sus pares o por una policía hastiada y subvalorada.

En mi opinión (y aquí de verdad espero abrir debate) debemos empezar a creer que esto no le pasa a alguien más, sino a nosotros, que el país en el que se están cagando estos hijos de puta es el nuestro, que matan a nuestros hijos, no a los del vecino, que roban y trafican a nuestras hijas, no a las del país de al lado, que nuestra harina en Chile se encuentra a patadas y más barata que la local, cuando a nosotros nos dicen que hay desabastecimiento.

Este país de contrastes, multi-recurso (plagado de cosas para explotar y vender) es una potencia potencial, tenemos, soja, vino, hidrocarburos, pesca, ganadería (la mejor del planeta), turismo, recursos hídricos, tierra…tierra por miles de hectáreas esperando ser arada, sembrada y cosechada por sus hijos, que están vueltos a la tv esperando futbol para todos, vueltos al camión que da vueltas por el barrio esperando, pollo, chancho, pescado para todos y criticando por criticar, llamando gorilas a otros hermanos paridos bajo la misma enseña patria, llamando KKs a otros hermanos que vieron el mismo sol que te saluda a diario, sin ponerse de verdad a pensar: ¿Qué hago yo para mejorar esto?, ¿saben que podemos hacer?.

Empecemos a pensar, juntémonos a charlar sobre temas país, hagamos marchas pacificas, pidamos a nuestras autoridades más presencia, eduquemos a nuestros hijos sobre civilidad, no los dejemos ser ovejas ignorantes hambrientas de tv, culos, celulares, Tinelli y futbol para todos.

Despertemos de este letargo y volvamos a ser Argentinos…dueños de su patria e involucrados en todo lo que nos afecte…no vaya a ser cosa que un día despertemos, cada cual en su hotel, y toquemos el timbre para que venga la mucama…obteniendo por respuesta un: “Señor este hotel quebró, agarre sus cosas y váyase”

Escrito por Darkkatt para la sección:

ETIQUETAS: