Cotos de golpes y disparos para ciertos eventos

Lamentablemente y por casualidad, el día lunes me tocó presenciar los tristes y lamentables hechos en la venta de entradas para el súper clásico del futbol argentino, o sea el River – Boca o Boca – River, o como ustedes quieran llamarle. Pero lo que más bronca me dio de todo esto, fue cuando volví a pasar más tarde, después de terminada la venta de entradas. El despelote que armaron estos infelices y la mugre que habían dejado en la calle estos chimangos malditos era de no creer. Estos chimangos, por el solo hecho de hacerse ver ante la sociedad o cámara de tv que se atreve a filmarlos, comienzan haciendo chistes grasas y cantando cantitos veinticuatro horas antes del partido, creyendo muy en su interior que las ondas acústicas de sus voces llegarán a oídos de los jugadores y eso va a hacer que su equipo gane. Eso da lugar a llegada de los chimangos más remolones, o sea, ese que viene con la cajita vino pecarí en mano y que es mejor perderlo que encontrarlo.

Lo triste es que la unión de chimangos crea despelotes y mugre, además crea un no se qué en tipos como yo. Por lo tanto ante estos eventos, y las consecuencias que estos generan, y tratando de no peder la razón, caigo en la misma idea que me da vueltas desde hace años.

Cada día que pasa, trato de convencerme de que nuestra provincia necesitamos cotos temporarios de caza, digo temporario porque lo haría por unas cuantas horas y en lugares determinados, pero bueno, es una idea.

Para el que no lo sabe, los cotos de caza son lugares a donde uno puede ira a cazar, ya se perdices o lo que fuere, pero que cuentan con autorización. Y ante tantas variedades de chimangos dando vueltas por Mendoza o por cuanto evento encuentren por allí, veo que el número ya ha desbordado mi capacidad de absorción.

Cabe destacar que tenemos distintas variedades de chimangos, también existen los dos sexos, o sea que la chimanga también existe. Las variedades vienen desde el chimango pura sangre o real, chimango mestizo que vendría a ser una cruza y el chimango simple. Para que se entienda bien, esta clasificación se da igual que en la sociedad mendocina, por ejemplo: un Vila sería un chimango real o pura sangre, ¿de acuerdo?

En realidad mi idea no es exterminarlos, al contrario, mi idea radica en cotos de golpes y disparos de balas de goma y de pintura, por el simple hecho de que reciban, tengan y recuerde para otra ocasión. Claro está que la apertura del coto sería al primer desmán que provoquen los chimangos, y por supuesto, cada acierto tendría un puntaje, sin dudar que el puntaje más alto sería para el chimango pura sangre o real.

Es como ir a dispararles a los patitos de ferias y recibir un premio.

Pero primero quiero que veamos cada especie:

Chimango pura sangre o real: los típicos hight society o clase alta de Mendoza, el caretón que te encontrás en las filas de recitales o de distintos eventos. Ese que ante la presencia del chimango simple y de sus chistes de cuartas, les hace sonrisitas y los alienta a seguir con sus boludeces, que ante el grito del chimango simple a la hora de saltar, salta para que no lo caguen a trompadas. En su interior cree que ir a ver el partido a la popular es como estar en la banda de Al Capone pero es una cagadora rata de alcantarilla. Sin lugar a dudas, que en el momento de tirar su botellita de coca co…la y el paquete de cigarrillos los tira en la calle, para no desentonar con el chimango simple. Debido a que son con los que menos uno se encuentra en ciertos eventos, el valor por darle a este chimango sería de 100 puntos.

Aquí algunos ejemplos de ellos:

Sonrisita picarona del Chimango mientras piensa «que rica se las estoy haciendo giles»
Otros que les encanta chimanguear pero solos se comen los mocos
Este es el peorcito, se hace el «pulenta» y vive de la plata del papito en un barrio privado

Chimango mestizo: este caso es como la clase media, no sabes como se van a comportar, es todo un camaleón, no por que sea un forro, sino porque tiene las dos caras, puede parecer pura sangre o real o puede comportase como el chimango simple. Ya sea emo, rolinga o lo que sea, no sabes para qué lado va a partir, lo que sí es seguro que ante el grito del chimango simple se prende, y en cualquiera. También al momento de hacer mugre se comporta como el chimango simple. El solo hecho de ser difíciles de diferenciar, su valor sería de 50 puntos.

Aquí algunos ejemplos de ellos:

Este no sabes para que lado dispara ¿es tonto o puto?
Este definitivamente es el ejemplo del espécimen…

Chimango simple: se reproduce sin control y es inmune a todo, este es el chimango que no tiene cura alguna, con estos si que no hay caso, por más que les expliques que la educación es pública y gratis en la Argentina no va a hacer uso de ella. Son los más top de las hinchadas de futbol y de los piquetes. Creen cantar como Plácido Domingo, Pavarotti o Carreras, pero cantan boludeces desagradables. Lo peor es que siempre están en pedo o drogados, no podes espera nada de ellos, salvo quilombos y mugre. También, si te animas a meterte en su sub mundo, te consigue lo que quieras. Como este es el más común, te lo encontras en todos lados y lo que vos queres es perderlo más que encontrarlo y al que más ganas tenes de cagarlo a golpes o a tiros, su valor sería de 10 puntos.

Aquí algunos ejemplos de ellos:

Típico chimango urbano que se cree «piola vago»… sin palabras
Este encima de chimango, malísimo y te la raja…
Aca vemos al chimango simple junto a un chimango mestizo

Creo sin duda alguna, que esta idea no es para nada alocada y que muchos de nosotros, sin ser amantes de las armas y de los golpes, estaríamos felices y contentos, además de predispuestos a ir a ciertos cotos y realizar una pequeña práctica con el solo hecho de tenerlos prolijitos y en fila india esperando a que levanten la voz.

Ya veo llegar las críticas por racismo o xenofobia, pero entiendan, es solo un poco de intolerancia hacia ciertas actitudes de la sociedad mendocina, por lo tanto no es racismo y mucho menos xenofobia.

También podes leer:

Nuestro viejo pelotudo lo anticipó 24 horas antes

Los Mendolotudos y nuestras tardes refrescantes

ETIQUETAS: