Crónicas de un estudiante universitario parte 2: Los mitos de la facultad

Ya sea por envidia, odio o solo mala leche la gente te mete en la cabeza miles de ideas acerca de cómo va a ser la vida en la facultad. No sé si es porque le agarran bronca a la facu, o porque quieren que te vaya mal para tener ellos tu puesto. A veces es mejor no escucharlos, dejarlos pasar…pero estar, están siempre.

Cuando entré en la facultad una de las primeras cosas que aprendí, además de aprender a tomar apuntes a la velocidad de la luz y tener la calculadora en la mochila como tatuaje en la piel, fue a cómo hacer oídos sordos a los rumores y mitos sobre las materias y todo lo que eso conlleva. Me gustaría que ustedes también estén advertidos al respecto, y sepan lo que se les viene encima o lo que ya tienen en sus oídos a estas alturas para poder encarar las cosas de otra manera. Los que ya pasaron por esto, espero entretenerlos.

Van los mitos:

Mito nº 1: “La materia esa no la ha sacado libre nadie en 10 años, ¡vas a tener que recursarla seguro!” FALSO. Durante mi primer año de cursado todos decían eso de muchas materias y resultó no ser para nada cierto. Los que tienen madera de estudiante se sientan unas vacaciones en la sillita y mágicamente aprueban libre lo que sea. Las personas tenemos diferentes capacidades intelectuales pero todos tenemos la posibilidad de tener la voluntad necesaria, de “ponerle huevos”.

Mito nº 2: “Esa que te dijeron que era promocional es mansa mentira, nunca la vas a promocionar porque te la hacen re difícil los muy cabrones” MENTIRA COCHINA. Todo se puede promocionar así como toda la energía se conserva o toda vida universitaria es aburrida. Es ley.

Mito nº 3: “Si estudias solamente de los apuntes no la vas a sacar. Todas las materias se tienen que estudiar de libro para aprobarlas” NEVER. Los apuntes el profesor los armó con toooodo su esfuerzo por una razón, y no porque estaba al pedo y tenía ganas de hacerte gastar plata en fotocopias. Si no entendés los apuntes, andá al libro. Si entendés el apunte, aférrate a él como botella de cerveza helada en medio de la ruta a San Juan, o como el hijo de la Difunta Correa a la teta de la madre…

Mito nº 4: “Si vas a clases de consulta el profesor te ve la cara y cuando te toma un oral te ayuda porque ve que sos aplicado” BURRADAS. A clase de consulta se va cuando uno no entiende ni con libros ni con videos interactivos ni con cuadros comparativos. El profesor ve miles de caras por año y está más concentrado en explicar y que entiendas antes que en cómo te va a ayudar. El aprobado se gana con conocimiento, no por la cara. Eso seguro te lo dijo algún estudiante que se interna en las consultas de lunes a viernes porque tiene miedo de quedarse en soledad con el toco de hojas que tiene que estudiar, le da alergia el resaltador y quiere que el profesor le resuma el tema.

Mito nº 5: “Las notas las publican 2 semanas después de rendir, son re pastosos para corregir” ZANDECES. Pobre el profesor que se mata corrigiendo para tener las notas lo antes posibles. Un tarado anda subestimando a las cátedras porque se cree copado y piensa que por tener las notas antes le va a ir mejor. Hay momentos en que es mejor que las notas tarden, porque si son malas y las ves…te da el bajón y cagó la materia que venías preparando.

Mito nº 6: “Las materias es mejor rendirlas escritas que orales”. PAPARRUCHADAS. Lo cierto es que cuando rendís una materia oral el profe te va guiando y si la embarras la podés corregir sutilmente y salir completamente ileso. Además, es menos lo que te piden y más fácil de chamullarla. Ahora, si sos de los que les da la patada nerviosa, tomate un ansiolítico o escuchá música zen antes de entrar a rendir. ¡Mucha Suerte!

Y bueno, estos son unos pocos de muchos que pasaron por mis oídos y que por el momento no recuerdo. Espero que con estos consejitos les vaya mejor o al menos se saquen las fobias que tienen. Saludos mendolotudos terrícolas.


También podés leer:

Crónicas de un estudiante universitario.

Hace un año

¿Que me Contursi?… Predicciones de Agosto por Alicia.


ETIQUETAS: